Acné corporal: ¿por qué salen granitos en los glúteos?

487

Los granos en los glúteos son una de las afecciones dermatológicas más comunes y, en la mayoría de los casos, generan mucha incomodidad. Pero no tienes de qué preocuparte. Antes de manipularlos, sigue leyendo: te damos algunos consejos que te pueden ayudar a hacerlos desaparecer y prevenir su aparición.

Aunque el acné es una afección que suele asociarse a la adolescencia, hay muchas personas adultas que siguen padeciéndolo. Este problema abarca, además, el acné corporal, que puede da lugar a granitos muy molestos y poco estéticos.

Los glúteos son una de las zonas donde más comúnmente aparecen estos granitos, ya que es este área abundan las unidades folículo-sebáceas, que fácilmente pueden dar lugar a pápulas y pústulas cuando, por alguna razón, se infectan. Aunque a continuación te vamos a dar algunos consejos que puedes poner en práctica para liberarte de estos granitos puntuales, si tu problema persiste, lo más aconsejable es que lo consultes con un dermatólogo que pueda determinar el origen del problema.

Especialmente en otoño e invierno, muchos de nosotros tendemos a desarrollar acné corporal. Debido a la ropa que utilizamos, menos transpirable que la ropa de verano, y a la sudoración, es común que aparezcan granitos en distintas zonas del cuerpo, sobre todo la espalda y los glúteos. La piel de estas áreas se irrita con facilidad debido a la fricción provocada por la ropa y la humedad, que favorece la proliferación de bacterias. todo ello provoca que aparezcan espinillas que se inflaman con rapidez y que pueden dar lugar a granitos bastante incómodos.

Otra posible causa de esta afección es la obstrucción de los poros. La espalda y las nalgas son zonas en las que abundan las glándulas sebáceas y, si están bloqueadas, pueden inflamarse o infectarse con facilidad. Los desequilibrios hormonales y la mala alimentación también pueden aumentar el riesgo de que aparezcan estos granitos.

¿Cómo tratar el problema?

No te preocupes. Tenemos buenas noticias. Aunque no existen métodos 100% infalibles para deshacerte de los granitos en los glúteos, este problema puede mejorar –y mucho– siguiendo los consejos que te damos a continuación.

1. Usa ropa interior transpirable
Como te hemos dicho, uno de los factores que favorece la aparición de granitos en los glúteos es el uso de la ropa interior equivocada. Si padeces o has padecido este problema alguna vez, te aconsejamos que evites la ropa interior de fibras sintéticas y, en su lugar, utilices braguitas de algodón, un material mucho más respetuoso con la piel. En cuanto a los pijamas, lo ideal es utilizar prendas ligeras de algodón.

2. Evita la fricción
Para proteger tu piel –esto puede aplicarse a todo tipo de prendas– lo ideal es que utilices ropa de algodón y no demasiado ajustada. Esto evita en gran medida la aparición de pústulas y folículos infectados.

3. La exfoliación es clave
Si tu piel es propensa a los granitos, la exfoliación debe ser un paso obligatorio en tu rutina de cuidados. Exfoliar a fondo tu piel una vez a la semana es clave para eliminar las células muertas de la piel y limpiar los poros. Te recomendamos que para cuidar tu piel todo lo posible, utilices exfoliantes elaborados a base de ingredientes naturales o que seas tú misma la que elabore sus propias mascarillas. Por ejemplo, con café, azúcar o miel.

4. Cuida la higiene
Puede parecer obvio, pero una buena higiene es esencial si quieres deshacerte de los granitos. Con esto no solo nos referimos a la ducha y las lociones corporales. Además de esto, es fundamental que cambies de toalla regularmente –no debes usar una toalla de ducha más de tres veces– y que laves tu ropa interior a, al menos, 60 grados.

5. Una dieta saludable
Nuestra dieta desempeña un importante papel en el desarrollo de afecciones cutáneas. Y es que una dieta desequilibrada o demasiado rica en dulces puede desencadenar problemas de acné corporal, incluso el tabaco puede fomentar la aparición de estos problemas. Por eso, si quieres prevenir estos granitos, es fundamental que lleves una dieta completa y equilibrada, y, sobre todo, que bebas al menos 2 litros de agua al día.

Fuente: enfemenino.com