Estadounidenses Milgrom y Wilson ganaron el Premio Nobel de Economía

63
premio nobel economía 2020
Imagen de los ganadores del premio nobel de ciencias económicas 2020. Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson, se muestran en una pantalla en una conferencia de prensa en Estocolmo, Suecia, 12 octubre 2020. Foto Cortesía

Los estadounidenses Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson, matemáticos y profesores de la Universidad de Stanford,  obtuvieron este lunes el premio Nobel de Economía 2020, “por sus mejoras en la teoría de subastas y la invención de nuevos formatos de subastas”, anunció la Real Academia de las Ciencias Sueca.

Los ganadores recibirán un total de 10 millones de coronas suecas, el equivalente a USD $1,14 Millones.

Te puede interesar: Programa Mundial de Alimentos ganó Premio Nobel de la Paz 2020

Milgrom, de 72 años, obtuvo en 2012 el premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA por el mismo motivo. De igual manera,  Robert Wilson, de 83 años, lo consiguió en 2015.

En 1994, las autoridades estadounidenses utilizaron por primera vez uno de sus formatos de subasta para vender frecuencias de radio a operadores de telecomunicaciones. Y desde entonces, muchos otros países siguieron su ejemplo. “Sus descubrimientos beneficiaron a vendedores, compradores y contribuyentes de todo el mundo”, resaltó la nota de la academia sueca.

Nacido en Detroit, Milgrom se licenció en Matemáticas en Michigan y se especializó en Estadística en la Universidad de Stanford, donde enseña desde 1987.

Por otro lado, Robert B. Wilson (Geneva, Nebraska), es profesor emérito de la misma institución, y tuvo a Milgrom entre sus alumnos. Sus trabajos no son un ente abstracto y teórico: Permitió a las arcas públicas recaudar sumas multimillonarias al ser capaces de diseñar nuevos formatos de subasta de bienes y servicios difíciles de vender al modo tradicional.

Sistema de subastas ganador del Premio Nobel de economía

“La gente siempre ha vendido cosas al mejor postor o las ha comprado a quien hace la oferta más barata. Hoy en día cambian de manos bienes todos los días en las subastas por valor de sumas astronómicas de dinero. No solo objetos domésticos, arte y antigüedades, sino también activos financieros, energéticos y materias primas. Y las adquisiciones públicas también se pueden realizar como subastas”, subrayó jurado refiriéndose al campo que ambos revolucionaron.

En un sistema donde buena parte de los ingresos obtenidos por gigantes como Google provienen de subastas digitales, y compañías como eBay volvieron universal a la subasta de objetos. Se puede decir que ambos estudiosos son pioneros. Sus modelos permitieron a los Gobiernos mejorar la competencia y sacar partido en los mercados eléctrico, de telecomunicaciones o de campos petrolíferos. “El principio fundamental de las subastas es que quien más puja es quien puede obtener más beneficio con la licencia, por lo que suele ir a las manos del que mejor puede explotar el negocio. Es una asignación eficiente mientras a la vez recaudas más para el sector público”, añade Ganuza.

Wilson explicó que Internet cambio profundamente un campo en el que lleva trabajando cuatro décadas. “Las empresas realizan subastas continuamente, como las de anuncios en Google, pero también subastas públicas y en los mercados financieros”, señaló.

Redacción de MiamiNews24 con información de El Cronista/ El País