Descubren el dinosaurio volador más grande de Sudamérica

108
Descubren el dinosaurio volador más grande de Sudamérica
Foto: Warpaintcobra | Descubren el dinosaurio volador más grande de Sudamérica

Científicos de la provincia de Mendoza, Argentina,  presentaron los restos del pterosaurio, una especie de dinosaurio volador, el más grande jamás encontrado en sudamerica; cuales fueron encontradas en el sur de la provincia de Cuyo.

El equipo paleontológico, responsable del descubrimiento, nombró a la especie Thanatosdrakon (Dragón de la Muerte) amaru (en honor a una deidad).

Los huesos fósiles de Thanatosdrakon se han encontrado en un sitio cerca del río Coloradoen rocas del Cretácico tardío, estimadas en 86 millones de años.

Te puede interesar: ¡Insólito! Una pareja recibió a una refugiada ucraniana y él se escapa con ella

Según información publicada por el sitio MDZOL, los restos fósiles estaban excepcionalmente bien conservados y corresponden al esqueleto axial (vértebras); y al esqueleto apendicular (huesos de las extremidades anteriores y posteriores) de dos ejemplares.

El equipo que realizó el hallazgo estuvo encabezado por el director del laboratorio del Museo de Dinosaurios de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), Bernardo González Riga.

El dinosaurio volador más grande de Sudamérica

Las tareas de excavación y extracción del ejemplar fueron coordinadas por el coordinador general de esta institución, Leonardo Ortiz.

El trabajo se deriva de los estudios realizados entre 2014 y 2019 por Ortiz mientras desarrollaba su tesis doctoral como becaria del CONICET.

Sus análisis, tanto en aspectos evolutivos como paleoecológicos, han permitido identificar al Thanatosdrakon como una de las especies voladoras más grandes del mundo.

Los coautores de la publicación y directores de su tesis doctoral fueron González Riga, especialista en dinosaurios y tafonomía; y Alexander Kellner, director del Museo Nacional de Río de Janeiro y eminente especialista en pterosaurios.

Ortiz indicó que “los pterosaurios (reptiles voladores) fueron un grupo muy singular de animales que vivieron desde el Triásico hasta el Cretácico; y representan los primeros vertebrados que adquirieron la capacidad de volar activamente”.

“Comúnmente se los confunde con los dinosaurios, un grupo estrechamente relacionado”, advirtió.

Foto: Cortesía

Nueva especie de Pterosaurio

Después de años de investigación, el equipo pudo determinar que los restos estudiados corresponden a una nueva especie de pterosaurio; porque los huesos tienen características únicas nunca antes vistas en otros ejemplares encontrados en diferentes partes del mundo.

Un aspecto que llama la atención de los investigadores de Thanatosdrakon es el tamaño de sus huesos; que corresponden a un ejemplar gigante; el más grande de Sudamérica y uno de los más fuertes del mundo.

“Es inusual encontrar muchos huesos de grandes pterosaurios en buen estado de conservación. Este aspecto es crucial, porque Thanatosdrakon conserva elementos nunca antes descubiertos en otros azdárquidos gigantes”, dijo el experto.

La buena conservación de los restos permitió interpretaciones sobre la anatomía de estos animales; los cuales destacan por ser los vertebrados más grandes que alguna vez volaron en la Tierra.

Por su parte, González Riga destacó los estudios tafonómicos y sedimentológicos que se realizaron, los cuales permitieron conocer el ambiente donde vivieron estos animales y cómo se preservaron.

Dinosaurios en sudamerica

Además del dinosaurio volador más grande de Sudamérica; hace 80 millones de años, el territorio que actualmente ocupa Argentina no sólo era dominado por enormes herbívoros como el Patagotitan; también por depredadores implacables que competían por la supremacía de la cadena alimenticia como el Llukalkan aliocranianus; la especie recién descubierta en Sudamérica, cuyo nombre en mapuche significa “el que da miedo”.

Se trataba de un carnívoro bípedo de la familia de los abelisáuridos, un grupo de depredadores caracterizados por sus crestas óseas y un hocico achatado que alcanzaban de 5 a 9 metros de largo y habitaron el supercontinente Gondwana.

El cráneo fue hallado en la Formación Bajo de la Carpa en la Provincia del Neuquén, en la región sur de Argentina; donde un conjunto de formaciones geológicas y yacimientos paleontológicos forman el llamado Grupo Neuquén. Los resultados del descubrimiento fueron publicados en el Journal of Vertebrate Paleontology publicados el 30 de marzo de 2021.

El Llukalkan aliocranianus es una de las diez especies de abelisáuridos conocidos hasta ahora que se distribuyeron en el hemisferio sur; hace más de 80 millones de años. A diferencia del T-Rex, el Llukalkan poseía un cráneo corto, pero dotado de una poderosa mandíbula con dientes afilados y extremidades pequeñas, pero con garras prominentes.

Foto: NatGeo
Cazador implacable

Además, el análisis de su bóveda craneal demuestra que esta especie se diferenciaba del resto de la familia por su olfato desarrollado; y sobre todo, un oído más sensible, similar al de los cocodrilos contemporáneos.

Esta última característica fue confirmada tras hallar un pequeño seno posterior lleno de aire en la región del oído medio, una disposición anatómica nunca antes vista entre los abelisáuridos.

Gracias a estos sentidos, se cree que el Llukalkan aliocranianus era un cazador implacable, que podía realizar persecuciones a gran velocidad gracias a sus poderosas patas traseras.

Este conjunto de características aportan nuevas pistas que confirman la teoría de que los abelisáuridos tomaron senderos evolutivos diversificados, poco antes del gran evento de extinción que puso fin al reinado de los dinosaurios sobre nuestro planeta.

Con información de | Cadena 3 |

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste https://wa.me/qr/JBQICRYC7TZAN1

Estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficial