Nadar puede mejorar la salud física y mental de las personas

47
nadar salud física mental
Foto: Cortesía

A medida que nos adentramos al verano y suben las temperaturas, cada vez somos más los que nos lanzamos al agua en busca de una serie de beneficios para la salud física y mental, y nadar puede ser no solo una buena alternativa, sino una más eficaz medida para ello.

Al utilizar todos los músculos, la natación garantiza un entrenamiento completo del cuerpo y, como tal, 30 minutos de ejercicio en el agua equivalen a 45 minutos en tierra, según Swim England.

Incluso una sesión de natación tranquila puede quemar más de 400 calorías por hora, más del doble que caminar.

Nadar podría traer beneficios para la salud física y mental

El bajo impacto de las actividades acuáticas, en contraste con correr, las convierte en las opciones perfectas para quienes sufren lesiones leves, así como para las personas mayores.

Te puede interesar: Vacunas y tratamientos para combatir la viruela del mono

Y no se trata solo de beneficios a corto plazo, sino que la natación también tiene beneficios duraderos.

Los nadadores habituales tienen un 28% menos de riesgo de muerte prematura y un 41% menos de riesgo de muerte por enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, según un informe de la Comisión de Natación y Salud de Swim England en 2017.

Aguas tranquilas

Aunque los estímulos de nadar en la salud física están ampliamente documentados, los beneficios para la salud mental de echarse al agua son menos conocidos, pero igualmente impactantes.

En 2019, casi medio millón de británicos que viven con diagnósticos de salud mental dijeron que la natación había reducido el número de visitas a un profesional de la salud médica, según Swim England.

La natación en aguas abiertas en particular, con sus temperaturas naturalmente más frías, se entiende cada vez más como un beneficio para la salud mental.

Foto: Cortesía

Dopamina se manifiesta en la natación

La hormona del bienestar, la dopamina, se libera al meterse en el agua fría, asegurando un subidón de endorfinas que puede durar horas después de secarse.

Las investigaciones sobre las propiedades antiinflamatorias del agua fría llevadas a cabo por la Universidad de Portsmouth, Reino Unido han aportado un creciente número de pruebas anecdóticas de que puede amortiguar las respuestas inflamatorias que provocan ansiedad y depresión.

Se sabe que el mero hecho de estar en un «entorno azul», cerca del océano o de una masa de agua, reduce las respuestas al estrés.

El Dr. Mark Lieber reflexionó sobre el impacto transformador de los breves «chapuzones» en la piscina para ayudar a aliviar el peso del año anterior, literal y figurativamente.

«Lo primero que pensé al sumergirme en el agua fue que me sentía un poco más flotante de lo habitual, probablemente debido a los kilos añadidos por la cuarentena», dijo Lieber.

«Pero mientras seguía fluyendo por el agua, mi preocupación inicial por el aumento de peso fue sustituida por una sensación de catarsis, como si el agua me limpiara del estrés acumulado durante la pandemia de coronavirus».

«Brazada tras brazada, podía sentir que mi estado de ánimo se levantaba, mi mente se despejaba y mi cuerpo se aflojaba».

Foto: Cortesía
Un «momento de epifanía»

Rachel Ashe, fundadora de Mental Health Swims, es un testimonio vivo del impacto mental positivo de la natación en aguas abiertas.

Mental Health Swims es una comunidad de apoyo entre pares dirigida por voluntarios que organiza encuentros de aguas abiertas en todo el Reino Unido.

Tras recibir un diagnóstico en cuestiones de salud mental en 2018, Ashe se dedicó inicialmente a correr, pero perdió la confianza después de algunos aterradores resbalones en el hielo durante el invierno.

A finales de año, se sentía «realmente mal» y «todo era un reto», pero el día de Año Nuevo, Ashe, literalmente, se lanzó a un nuevo futuro.

Ashe aceptó el desafío del “Loony Dook», un evento anual en el que los intrépidos participantes se lanzan a las aguas heladas cerca de Edimburgo, Escocia. Ashe regresó a la playa temblando, pero cambiada.

«Fue muy doloroso y no lo disfruté», dijo Ashe a CNN Sport, «pero la sensación tan extraña de conexión con mi cuerpo después de haber vivido infelizmente en mi pobre mente durante tanto tiempo fue un verdadero momento de epifanía para mí».

Seis meses después, 30 personas se unieron a Ashe para una reunión de natación y el crecimiento del grupo ha sido exponencial desde entonces, incluso durante la pandemia.

Con información de | CNN

Obtén información al instante, únete a nuestros grupos de:

Whatsapp y Telegram

Síguenos en Nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @miaminews24official

Twitter: @miaminews24

Facebook: Miaminews24.com