corales archivos - Miami News 24
Etiquetas Mensajes etiquetados con "corales"

corales

Dos astronautas se entrenan esta semana en las profundidades del mar frente a la costa de Florida para las «condiciones hostiles» de futuras misiones a la Luna y Marte, y de paso siembran corales para salvar en la Tierra sus amenazados arrecifes.

«Estamos listos para ir a vivir y trabajar en el fondo del océano», escribió este martes en su cuenta de Twitter Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la Agencia Espacial Europea (ESA) que comanda la misión a unos 19 metros bajo la superficie marina, cerca de Cayo Largo.

La nueva edición de la Misión de Operaciones en Ambientes Extremos de la NASA (NEEMO, en inglés) reúne a astronautas y «un equipo de apoyo en tierra» de las agencias espaciales estadounidense y europea, así como expertas medioambientales que trabajarán hasta el próximo 20 de junio en pruebas para viajes de larga duración.

Una de ellas está relacionada con la construcción e instalación de «árboles de coral» en las inmediaciones de la Base de Arrecifes Acuario, reserva submarina que la Universidad Internacional de Florida (FIU) tiene a unos 10 kilómetros de la costa de Cayo Largo.

«En el interior de Acuario, los acuanautas y los astronautas abordarán una serie de experimentos e investigaciones humanas relacionadas con los viajes espaciales de larga duración», manifestó Bill Todd, líder del proyecto NEEMO 23, en un comunicado.

Cristoforetti está acompañada de la candidata a astronauta de la NASA Jessica Watkins y las investigadoras marinas Shirley Pomponi y Csilla Ari D’Agostino, entre otros especialistas en hábitat.

«En muchos sentidos, Acuario funciona como la Estación Espacial, con procedimientos establecidos, roles y líneas de tiempo ajustadas», manifestó Cristoforetti al inicio de la misión.

Durante su misión, las astronautas imitan bajo el mar algunas de las destrezas necesarias para explorar la superficie de otros planetas mientras ayudan a salvar los corales, indicó por su parte la Fundación de Restauración de Coral (CRF, en inglés), organización no gubernamental que participa en NEEMO 23.

«Las travesías diarias del fondo marino, o las actividades extravehiculares en la jerga espacial, están repletas de tecnología y pruebas de concepto de operaciones, así como de complejas ciencias marinas», dijo Todd.

Durante su misión, las astronautas viven y trabajan bajo el agua junto a científicos marinos para entrenarse en vuelos espaciales y otros objetivos relacionados con misiones espaciales, como la Estación Espacial Internacional (EEI) y futuras misiones al espacio profundo a la Luna y Marte.

«No sucede todos los días que llegas a vivir diez días bajo el agua donde tienes esta flora y fauna marina increíblemente rica», manifestó Cristoforetti.

Los «árboles de coral» fueron desarrollados por CRF y ahora son utilizados por los grupos de restauración de coral de todo el mundo para el crecimiento rápido de grandes cantidades de corales.

Se trata de una estructura de PVC (policloruro de vinilo) atada al fondo del mar y con flotadores en la parte superior, a la que se le cuelga hasta un centenar de fragmentos de coral, del tamaño de un dedo, para que se desarrollen.

Los corales crecen y se reproducen sexualmente a través del desove, pero también asexualmente mediante la «fragmentación», cuando, mediante condiciones favorables, una rama se rompe y cae sobre el arrecife, y puede volver a unirse y comenzar a crecer una nueva colonia.

Este segundo proceso es aprovechado por CRF, que ya tiene siete viveros en Florida que albergan hasta once especies de corales.

La siembra de corales en aguas profundas supone otro reto para los ambientalistas, explicó Amelia Moura, directora del programa científico de CRF.

Moura precisó que el ambiente en la base Acuario es «completamente diferente» a los sitios en donde tradicionalmente cultivan corales.

«Es una oportunidad emocionante para comprender mejor cómo diferentes especies de coral y diferentes cepas genéticas dentro de ciertas especies reaccionan a diferentes ambientes, diferentes comunidades de peces y diferentes condiciones de luz», indicó.

Al finalizar NEEMO 23, FIU se hará cargo del nuevo vivero, estudiará los corales jóvenes, observará las tasas de nutrientes y herbívoros y cómo estos cambios están influenciados al ser en las profundidades del mar en la base Acuario.

Fuente: Diario las Américas

corales
referencial

Los extensos corales de las Islas Vírgenes estadounidenses, la península de Yucatán, Jamaica y las islas Caimán están en peligro por esta enfermedad que destruye el tejido de los corales (el animal en sí) y hace que se despegue de la estructura sólida que es su esqueleto y quede suelto en el agua, dijo a un medio de comunicación la especialista Erinn Muller.

Se sabe que la enfermedad, que parece ser nueva, bacteriana y originada en el agua, apareció en 2014 en Cayo Virginia, en Miami, y se extendió rápidamente desde allí hacia el norte y el sur.

Actualmente está presente en un tramo de unos 430 kilómetros de largo en la costa este de Florida, que va desde el condado Martin hasta Cayo Hueso, extremo sur del estado.

El índice de mortalidad supera el 80% en algunos arrecifes, señala el Laboratorio Marino Mote en un artículo colgado en su web.

“No hay nada que detenga el curso de esta plaga. Es altamente improbable que nuestras devastadas colonias de coral puedan ser capaces de llevar a cabo una recuperación natural por sí mismas”, dice el presidente y director gerente de Mote, Michael P. Crosby.

El especialista descarta que solo con medidas conservacionistas se pueda revertir lo que no duda en definir como un “desastre medioambiental“.

La enfermedad no solo amenaza el importante ecosistema de la barrera coralina del sur de Florida, la tercera más grande del mundo, sino también a una “locomotora económica” de 8.500 millones de dólares en la que se sustentan 74.000 empleos relacionados con el turismo, según un documento publicado por Mote Marine Laboratory.

Un misterio

Erinn Muller señala que el origen de esta enfermedad “devastadora y sin precedentes” es todavía un “misterio” que otros científicos están tratando de aclarar para dar con una solución.

La situación es crítica, “hemos perdido el 99% de nuestros corales en los últimos 50 años”, dice la especialista en “restauración” de los arrecifes.

Por ese término se conoce la tarea de recoger pequeños fragmentos de coral y criarlos en viveros especiales para cuando alcanzan el tamaño adecuado trasplantarlos a los despoblados arrecifes.

El índice de supervivencia de los corales con los que los científicos del Mote repueblan los arrecifes -han colocado unos 43.000 hasta ahora- es del 95%, dice orgullosa Muller.

Actualmente está enfocada en identificar especies que sean resistentes a la enfermedad que mata a los corales.

De las aproximadamente 50 especies de corales de Florida, unas 20 están afectadas y entre ellas están las más comunes y las que más contribuyen a crear las estructuras de los arrecifes, señala.

Hay esperanzas

Un motivo de esperanza -dice Muller- es que “tenemos la capacidad de hacer restauración a gran escala” y que la respuesta de las autoridades y las universidades y entidades sin ánimo de lucro de Florida, así como las agencias federales, está siendo “fuerte”.

El Laboratorio Marino Mote ha puesto en marcha una iniciativa para dar respuesta a esta y otras de las “múltiples amenazas” que acechan a los corales, animales de la familia Cnidaria.

La genética tiene un gran papel en la Iniciativa de Restauración y Respuesta a la Enfermedad del Coral en los Cayos de Florida lanzada por Mote en conjunción con otras muchas instituciones como el Departamento de Protección Medioambiental de Florida y organismos de la Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos (NOAA).

De hecho, uno de los proyectos de Mote a largo plazo es crear un banco genético que pueda “acoger los genotipos representativos de cada especie de coral que exista en Florida” y luego ampliarlo a todos los corales de EE UU, según Crosby.

 

Efecto “Lázaro”

En los próximos tres años los socios de la iniciativa se proponen “plantar” aproximadamente 70.000 fragmentos de coral de variedades diversas y endémicas, especialmente de las que se haya probado que son mas resistentes a la enfermedad y al cambio climático, “otra amenaza grave y extendida” para estos seres vivos.

Además, se ocuparán de avanzar en las investigaciones para identificar las especies endémicas más resistentes y “cruzarlas” de una manera que se cree una diversidad genética saludable.

Actualmente hay un proyecto de ley a discusión del Congreso de Florida para financiar parte de la iniciativa y se busca introducir a nivel federal una extensión de cinco millones de dólares en el presupuesto de NOAA con el mismo fin.

Frente a los científicos que consideran imposible reemplazar en una década a corales muertos después de 50 o 100 años de vida, Crosby dice que sí es posible si se invierte tiempo y recursos.

Los científicos de Mote han desarrollado una nueva técnica que permite “volver a la vida” a los corales en solo “uno o dos años en lugar de los centenares de años que emplearía la naturaleza para reconstruir un arrecife”.

Es algo como un “efecto Lázaro” en los corales, dice Muller.

EFE