Exilio cubano en Miami califica de «bofetada a la libertad» izado de bandera

525
Foto: EFE

Miembros del exilio cubano en Miami calificaron hoy como una «bofetada a la libertad» el izado de la bandera estadounidense en la embajada de La Habana, durante una visita que realizó el secretario de Estado, John Kerry, con motivo de la reapertura de la sede diplomática estadounidense en la isla.

«Es una bofetada a la libertad, a la democracia y a los derechos humanos», señaló a Efe Rey Anthony, portavoz de la organización Fundación Cuba Libre, grupo estudiantil que organizó esta tarde una protesta contra la Administración del presidente Barack Obama por la normalización de relaciones con el Gobierno cubano.

La concentración, que atrajo a unas tres decenas de personas, se desarrolló delante del restaurante La Carreta, un punto de encuentro de la colonia cubana en Miami (Florida), y en donde portaron fotos de cubanos desaparecidos.

Apoyados también por pancartas, los protestantes expresaron su «descontento con la política de entreguismo y concesiones unilaterales de esta administración» hacia el «régimen sanguinario de los hermanos Castro».

«El mensaje que da el acto de hoy es que Estados Unidos acepta la dictadura como un forma de gobierno legítimo», manifestó Anthony, cuyo grupo forma parte de la Asamblea de la Resistencia, una coalición de más de 50 organizaciones de dentro y fuera de Cuba.

Anthony criticó que al acto público de hoy celebrado en La Habana no fuera invitado ningún disidente ni opositor, ni que se hablara de derechos humanos.

«De lo que se habla es mucho de comercio, pero nada que vaya a beneficiar al pueblo cubano», ahondó el activista, quien señaló que los concentrados quieren poner de relieve la «ingenuidad de esta Administración de creer que el negocio del turismo va a cambiar la naturaleza represiva de régimen».

Kerry viajó hoy a Cuba para izar la bandera estadounidense en la embajada en La Habana, en la primera visita de un secretario de estado de EE.UU. a la isla desde 1945.

La visita de Kerry motivó esta mañana que varias personas se enzarzaran hoy en una pelea frente al conocido café Versailles, en la Calle Ocho de la Pequeña Habana, en Miami, por diferencias de posturas a raíz del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Por su parte, el precandidato republicano a la presidencia de EE.UU. Jeb Bush consideró hoy que la visita de Kerry es un símbolo del consentimiento de la administración de Obama a las políticas del régimen castrista y un «regalo de cumpleaños» para Fidel Castro, quien este jueves celebró su 89 cumpleaños.

«La visita del secretario de Estado John Kerry a La Habana es un regalo de cumpleaños para Fidel Castro. Un símbolo de la aquiescencia del Gobierno de Obama a su legado despiadado», dijo el exgobernador de Florida en un comunicado.

En opinión de Bush, la «política de EE.UU. ha cambiado, pero no la de Cuba», cuyo régimen sigue siendo una «dictadura inflexible» y un ejemplo de la «locura del comunismo».

Hoy mismo, líderes de la disidencia cubana llegados de su país y de otras partes del mundo se reunieron en Puerto Rico en busca de una postura común ante el nuevo escenario que se abre con el acercamiento entre los Gobiernos de EE.UU. y Cuba.

El bautizado Encuentro Nacional Cubano congregó en San Juan a un centenar de disidentes con el fin de alcanzar una estrategia única sobre los pasos a seguir para llevar la democracia a la isla, según dijo hoy a Efe el conocido opositor Guillermo Fariñas.

Cuba y Estados Unidos empezaron a normalizar sus relaciones diplomáticas en diciembre de 2014, rotas en 1961. EFEUSA