Legisladores se muestran poco entusiastas por la implementación de marihuana médica en la Florida

745
(Imagen: La Web)

(Miaminews24).- La Enmienda 2, la cual se aprobó con el 71 por ciento de los votos, permite a la Legislatura estatal establecer regulaciones que gobiernen una nueva industria de la marihuana médica en la Florida.

Más floridanos votaron a favor de la marihuana médica que a favor del presidente electo Donald Trump. Ahora, el futuro de la droga en el estado está en las manos de líderes legislativos que no estuvieron entre sus partidarios más entusiastas.

En un momento en que empieza ya a haber visibles diferencias entre el presidente de la Cámara de Representantes Richard Corcoran y el presidente del Senado Joe Negron, ambos republicanos, la marihuana es un punto en que ambos hombres parecen estar ya de acuerdo, al menos en la superficie.

“Lo único que tengo que decir al respecto es que vamos a honrar la voluntad de los votantes, vamos a proteger la Constitución y vamos a proteger a las personas del estado de la Florida”, dijo Corcoran, republicano de Land O’Lakes.

Él se opuso a la Enmienda 2 en noviembre, pero dijo que esperaba que la Cámara aprobara una propuesta para implementar la Enmienda 2.

Corcoran es un partidario abierto de la política pública a favor del mercado libre, particularmente en la atención médica, pero no ha dado detalles sobre cómo se reflejaría eso en una industria estrictamente regulada para la marihuana médica.

Negron, republicano de Stuart, guardó silencio acerca de la Enmienda 2 durante toda su campaña. Un aliado de su confianza, el senador Jeff Brandes, republicano de St. Petersburg, planea presentar un proyecto de ley de marihuana médica en el Senado que abriría el mercado a la competencia entre un gran número de cultivadores y vendedores.

Negron se hace eco del llamado de Corcoran a cumplir con la voluntad de los votantes e implementar la enmienda “al pie de la letra”.

“En mi opinión, los votantes tenían la clara intención de expandir el número de condiciones médicas para las cuales la cannabis médica podría ser parte del tratamiento, y por lo tanto deberíamos expandir tanto la letra como el espíritu de la ley”, dijo Negron.

Lo que no está claro es la manera exacta en que Negron y Corcoran quieren dirigir la política en esos temas.

Y grupos acaudalados de intereses especiales ya están contratando cabilderos para influir en el resultado de sus gestiones.

Cultivadores licenciados bajo un pequeño programa de cannabis médica ya aprobado por las leyes estatales se han registrado para hacer cabildeo en la Cámara. Ellos tienen un número limitado de clientes bajo el programa actual, el cual permite a ciertos pacientes, como es el caso de niños que sufren de epilepsia severa, el uso de una cepa de marihuana que no causa una nota eufórica. Además, el programa permite a las personas con enfermedades terminales el uso de marihuana de fuerza completa.

Otras compañías que podrían solicitar licencias en el futuro también han contratado cabilderos.

Y Florida for Care, el grupo que está detrás de la Enmienda 2, contrató esta semana sus propios cabilderos.

“Queremos ser extremadamente razonables… y hacer todo lo que esté en nuestras manos para no dejar que los perfectos sean los enemigos de los buenos”, dijo Ben Pollara, gerente de campaña del grupo.

Florida for Care alega que los votantes se propusieron permitir la marihuana para tratar más condiciones médicas, incluyendo el cáncer y el VIH, y expandir la industria para incluir más competencia de más cultivadores. Pero su objetivo principal el año próximo será aprobar una ley que evite una batalla judicial, dijo Pollara.

No se ha presentado todavía una legislación para el uso de la marihuana, pero aún se han presentado pocos de cualquier tipo. La temporada anual de sesiones legislativas no empezará hasta el 7 de marzo.

Algo que complica aún más las cosas, el Departamento de Salud de la Florida se ha mostrado ambiguo sobre cómo regulará la marihuana cuando entre en vigor la enmienda constitucional el 3 de enero.

El departamento tiene seis meses a partir de esa fecha para aprobar regulaciones para el programa, pero su página en internet afirma que “la Enmienda 2, y la expansión de las condiciones médicas que califican para la misma, se pondrá en vigor el 3 de enero del 2017”.

Funcionarios del departamento de salud están guardando silencio sobre qué es lo que eso significa exactamente.

“Hasta el 3 de enero, la ley existente estará en vigor”, dijo la portavoz Mara Gambineri.

Al pedírsele más información sobre si eso significa que más personas podrán empezar a hablar con sus médicos sobre el uso de marihuana, Gambineri dijo: “En estos momentos no tengo respuesta a esa pregunta”.

Por: Michael Auslen