Transporte público en Miami-Dade mejorará para 2017

1247

(Miaminews24).- Para acabar con el congestionamiento del tráfico hay un nuevo proyecto de semáforos inteligentes, otro de vías rápidas para autobuses y la ampliación del Metrorail

El próximo año podría traer importantes cambios que ayudarían a resolver la congestión del tráfico en Miami-Dade. Hay incluso resoluciones concretas que ya reflejan un impacto positivo y que serían ampliadas en 2017.

Así lo definió la directora del departamento de transporte y obras públicas, Alice Bravo, en entrevista exclusiva con Diario las Américas, al delinear un plan con diferentes etapas y ritmos, que ofrecerá soluciones a corto y mediano plazo para una población que se acerca rápidamente a los 3 millones.

Según Bravo, la manera de enfrentar el congestionamiento del tráfico ha cambiado. “Hace unos años, para calcular el costo de los corredores, se establecía una especie de rangos. Entonces decían que el costo de una milla [de vías] podría estar entre los 60 y 120 millones de dólares. Esa es una diferencia enorme cuando se habla, por ejemplo, de un corredor de 20 millas. ¿Cómo se podía hacer un plan financiero basado en esos rangos?”, cuestionó la directora del departamento.

Ahora, tras varios años aplicando ese tipo de fórmula, se trata de hacer un trabajo mucho más minucioso, fomentar alternativas más realistas con el equipo condal de ingenieros.

“Cuántos puentes se necesitan, cuántas calles se van a cruzar, cuántos semáforos se requieren. Se sacan entonces cálculos con costos reales. Haciendo eso, hemos desarrollado alternativas que no se habían tenido en cuenta en el pasado y, de esta manera, hemos reducido los costos de manera significativa”, indicó Bravo, quien lleva menos de un año en su cargo y tiene la tarea, en estos momentos, de concebir todo el diseño financiero que haga realidad el plan estratégico del área de Miami-Dade para el transporte rápido (SMART, por sus siglas en inglés).

El llamado plan Smart Plan está compuesto por seis corredores de tráfico que fueron aprobados por el MPO (la autoridad que planea la estrategia y establece las políticas del transporte en Miami-Dade), con vistas a transformar el mapa vial y ofrecer soluciones de transporte público masivo en el condado.

Bravo insistió en que lo más importante es que ya no se habla de un corredor u otro, como proyectos independientes propuestos y considerados de “alta prioridad” por un comisionado o un alcalde, sino de un plan integral que deberá financiarse con fondos procedentes de los gobiernos municipales, estatales y federales, y que tendrá una proyección de desarrollo a 30 años.

Asimismo, Bravo destacó que percibe la voluntad de la comisión especializada de sacar adelante este proyecto como un todo.

Ampliación del Metrorail

Siempre se ha dicho que debido a sus costos astronómicos por milla construida, es imposible expandir la línea del Metrorail, que actualmente cubre el recorrido entre Dadeland, centro de Miami y Hialeah, además del Aeropuerto Internacional de Miami.

Sin embargo, la actual dirección de transporte del Condado asegura que ha encontrado respuestas más económicas y creativas para extender el recorrido del metro.

Por ejemplo, al sur, a la altura de la estación de Dadeland, hay dos circunstancias importantes: hay rieles a ras de tierra y se encuentra la vía por donde circulan de manera exclusiva los autobuses. La idea es acabar con esa vía y convertirla en una línea del Metrorail. Los nuevos trenes, que reemplazarán a los existentes a partir del año entrante, tendrán también la posibilidad de alimentarse con una línea de corriente aérea, como los tranvías que existen en algunas ciudades de Europa.

De igual manera sucedería hacia el norte del condado, en la avenida 27 del noroeste, a la altura del estadio de los Dolphins y el North Campus del Miami Dade College. Esa vía es de cuatro carriles y de seis por donde no pasa el Metrorail. La idea allí es tender los rieles del tren a ras de la tierra y dejar ese corredor vial de cuatro carriles. “Vamos a crear un plan financiero, lo vamos a llevar al MPO y ahí es donde se puede dar la orden para construir estas soluciones, que podrán ser a corto plazo”, puntualizó Bravo.

Los semáforos

El pasado viernes, 9 de diciembre, se estableció el día del transporte público en Miami-Dade. Con esta iniciativa, la actual administración busca que haya una mayor conciencia sobre las distintas alternativas de movilización de pasajeros.

“[Ese día] es el principio de una conversión que va a requerir mucho tiempo. Somos una comunidad que se ha establecido basada en el uso del carro. Ahora estamos llegando a un punto de madurez y desarrollo que requiere más transporte público y si pensamos que el transporte sólo es posible con automóviles no vamos a progresar como comunidad”, señaló Bravo, quien especificó cuáles son los avances que los residentes de Miami-Dade podremos ver en materia de transporte y tráfico, para el próximo año, que ya está a la vuelta de la esquina.

Uno de esos avances es el punto crítico de los tiempos en el cambio de luces de los semáforos. Hay 12 corredores viales que están sincronizados de manera “manual”, como lo califica Bravo, mediante la programación, a través de computadoras. En el trayecto de la US1 que va de la calle 152, del suroeste, hasta la avenida 17, donde empieza la autopista interestatal I-95, se ha reducido el tiempo de congestión en un 25% y las horas pico combinadas, de mañana y tarde, de nueve a seis horas, según comentó la directora de transporte.

En caso de accidentes los técnicos pueden reprogramar los semáforos, gracias a las cámaras conectadas a éstos, que transmiten imágenes a los monitores instalados en el centro de administración de tráfico.

En el curso de un año y medio, los semáforos localizados en esos 12 corredores tendrán instalados sensores que les permitirán ajustar, de manera electrónica, sin intervención de la mano humana, la frecuencia de los semáforos adaptativos. Y en cuatro años todo el condado tendrá instalada esta nueva tecnología.

Otros proyectos

En 2017 también estará listo el plan financiero del Smart Plan, al igual que las diferentes etapas de su construcción, de acuerdo con los cálculos de la directora del departamento de transporte. También empezarán los procesos de licitación para los corredores que se quieran construir.

Para el año que viene habrá 50 nuevos vagones del Metrorail en funcionamiento. También habrá 100 nuevos autobuses -movidos con gas natural- en circulación por el condado, de un total de 300 que se adquirirán en un plazo de dos años. Esto reemplazará casi en un 50% el total de los 850 autobuses que ruedan por las calles de Miami-Dade.

La autopista 836, mejor conocida como Dolphin Expressway, tendrá un carril expreso para autobuses que rodarán a una velocidad de 35 millas por ese carril rediseñado y ayudarán a evitar la congestión. Además, en la calle 12 del noroeste se construirá un sitio de parqueo para 500 vehículos, con el propósito de que quienes quieran utilizar los autobuses para recorrer esa autopista sin interrupción, puedan dejar sus autos en el estacionamiento.

Los peajes que se pagan a lo largo de la 836 financiarán en un cien por ciento el proyecto del bus express, según adelantó la directora condal de transporte.

Bravo, que es ingeniera civil, con una carrera de 25 años en el difícil tema de vías y fórmulas para agilizar el desplazamiento de la población en Miami-Dade, cree que “un sistema de transporte bueno conecta el trabajo con la vivienda. Queremos que las personas experimenten más con el transporte público”.

Se trata de un gran proyecto de mejoras que no sólo requiere inversiones, sino, además, un amplio proceso educativo que demuestre al público las ventajas de dejar el automóvil en casa para trasladarse por la ciudad.

Por: Sergio Otálora/Diario las Américas