La Pequeña Habana recibió las populares «jabitas» navideñas

781
La nicaragüense Rosa Garcia, al centro, sale sonriente de la sede de Camacol en La Pequeña Habana, llevando consigo la cena navideña y un poco más, gracias a la generosidad de comerciantes y empresarios de Miami. MATIAS J. OCNER For the Miami Herald

(Miaminews24).-  El miércoles la Cámara de Comercio Latina (CAMACOL) entregó tres mil canastas  de alimentos gratuitas a las personas menos favorecidas.

Esta iniciativa de CAMACOL, que se realiza desde hace más de tres décadas se realiza, es popularmente conocida como las «jabitas de comida» y se trata de varios contenedores que incluyen carne, arroz, condimentos y hasta productos de limpieza.

«Esto tiene un gran significado para la comunidad, porque es la única manera en la que muchas personas pueden contar con una cena para las fiestas. Tratamos de ayudar como mejor podemos», dijo la mañana del miércoles Mercy Saladrigas, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio, poco después de que empezara la distribución, a las 7:00 a.m. «La mayoría de los productos son donaciones de empresas locales, como Publix, Sedano’s y Sam’s Club».

Según la nota de El Nuevo Herald, el valor de las jabas se estima en unos $300 y son tan codiciadas que en los últimos años miles de personas han acampado por hasta dos días en la acera de la cuadra del edificio de CAMACOL, hacia el final de noviembre, para recibir uno de los 3.000 cupones que luego canjean por los alimentos en diciembre.

El gobernador Rick Scott, a la izquierda, y su esposa ayudan a Guillermo Rodríguez a llenar su carrito con los productos donados por supermercados locales. MATIAS J. OCNER For the Miami Herald
El gobernador Rick Scott, a la izquierda, y su esposa ayudan a Guillermo Rodríguez a llenar su carrito con los productos donados por supermercados locales. MATIAS J. OCNER For the Miami Herald

El día de la repartición, que usualmente se lleva a cabo hacia mediados de diciembre, se ha convertido en una especie de feria, con música en vivo y puestos de información pública. Varios políticos acuden a repartir canastas y dar entrevistas a los medios, incluyendo en esta ocasión al gobernador de Florida Rick Scott. También estuvieron presentes el alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez y los comisionados de Miami Willy Gort, Frank Carollo y Francis Suárez.

«Para mí el mejor regalo es ayudar a otros. Espero que estas canastas sean una bendición para todas las familias que las necesitan», dijo Scott en español. El gobernador, quien andaba acompañado de su esposa Ann, comentó que ha notado que el evento de repartición de CAMACOL es «cada vez más grande».

Más allá de la generosidad de las compañías que hacen donaciones, las largas filas son también una muestra de la pobreza en el Condado Miami-Dade, en el que la vivienda es cada vez más cara, mientras que la clase media se reduce según varios reportes.

En el condado viven 2.6 millones de personas y el 20 por ciento de estos viven bajo el nivel de pobreza establecido por el gobierno federal. Eso quiere decir que una familia promedio en Miami-Dade, de unos cuatro miembros por hogar, gana unos $24.000 al año. El ingreso promedio por hogar en el condado es de $43.000 y está por debajo del promedio estatal, que es $45.000 y del nacional que es casi $52.000, de acuerdo con las cifras más recientes del Censo de Estados Unidos.

El gobierno estatal ha destacado una recuperación económica y que el índice de desempleo en Florida es de 4.7 por ciento, pero varias encuestan y análisis han mostrado que la falta de dinero y de empleos es la principal preocupación de los residentes.

Con información de Miamidiario.