Nuevo Congreso arrancó con el primer choque entre Trump y los republicanos

643
(Imagen: Xinhua/Yin Bogu)

(Miaminews24).- Encabezados por el legislador de Virginia Bob Goodlatte, un grupo de republicanos inició anoche una pequeña rebelión en una reunión a puerta cerrada.

El nuevo Congreso arrancó el martes su nuevo periodo de sesiones con el primer choque entre el presidente electo, Donald Trump, y sus correligionarios del Partido Republicano por una propuesta de algunos legisladores para debilitar una entidad de ética independiente.

Encabezados por el legislador de Virginia Bob Goodlatte, un grupo de republicanos inició anoche una pequeña rebelión en una reunión a puerta cerrada en la que votaron a favor de una iniciativa para restar poder a una entidad de ética independiente que investiga a los congresistas y su personal.

La iniciativa, retirada el martes, buscaba acabar con la “excesiva intrusión” de la Oficina de Ética del Congreso (OCE) y colocar a la entidad, ahora independiente, bajo la jurisdicción del Comité de Ética de la Cámara Baja, acusado en el pasado de ignorar acusaciones creíbles contra congresistas.

Desde su creación en 2008, tras varios escándalos de corrupción, la OCE ha contado con su propio equipo de investigadores que pueden examinar denuncias anónimas y hacer públicas sus investigaciones directamente, unos puntos ideados para preservar la independencia del órgano y que querían cambiar algunos republicanos.

Sin embargo, la iniciativa chocó de frente con el liderazgo del partido republicano en la Cámara Baja, que en una reunión de urgencia consiguió sofocar la rebelión y hacer que la polémica propuesta fuese retirada de un paquete de medidas que está previsto que se vote hoy en el primer día del nuevo Congreso.

El líder de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, mostró a primera hora de hoy su rechazo a la iniciativa y aseguró que la oficina de ética iba a seguir siendo independiente.

“Quiero dejar muy claro que la Cámara Baja exigirá a sus miembros cumplir con los más altos estándares éticos y que la Oficina de Ética del Congreso continuará operando independientemente para asegurar la rendición de cuentas del Congreso”, aseguró Ryan, que hoy fue reelegido como presidente de la Cámara Baja.