Aaron Judge, encaminado a seguir haciendo historia

451

(Miaminews24).- En apenas tres meses, el jardinero de los Yankees de Nueva York, Aaron Judge, pasó de ser un novato a la gran esperanza de estrella que tanto parece necesitar la MLB.

“Puede convertirse en la cara de este deporte”, reconoció el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, durante el receso del Juego de las Estrellas, donde precisamente el toletero dio un espectáculo al ganar el Derby de Jonrones. “No sólo tiene un talento tremendo para jugar, sino que también es alguien atractivo fuera del terreno”.

Lo que hizo Judge en la primera mitad es prácticamente incomparable con nada. De hecho, según FanGraphs.com, terminó con un WAR de 5.1 en los meses de abril, mayo y junio. Desde 1974, ningún otro novato ha logrado acumular una cifra semejante en ese lapso, y apenas uno, Chris Sabo en 1988, logró llegar a cuatro.

Además llegó al clásico de mitad de temporada en Miami como el líder jonronero, segundo en impulsadas y tercero en promedio de bateo.

Ahora bien, para la segunda parte hay números que evidencian que un posible slump a la vista. Ya ha pasado antes. Devon White, por ejemplo, tuvo una gran primera mitad en su año de novato, para luego decaer bastante en los meses restantes. Lo mismo le sucedió a Tim Raines en 1981 y a Joc Pederson en 2015.

Judge, por ejemplo, terminó con un BABIP de .426, un número excesivamente alto al tomar en cuenta que el promedio suele ser alrededor de .300. Además un 42% de sus elevados terminaron abandonando el parque, un porcentaje extraordinariamente alto al compararlo con el de 25 a 30 de los toleteros más poderosos. Y todo esto sin mencionar su gran cantidad de ponches.

Gran proyección

Aun dando sus primeros pasos en la gran carpa, el muchacho de 25 años, ya está siendo comparado con históricos de la gran carpa. Por ejemplo, las proyecciones que lleva lo colocaría con alrededor de 57 jonrones, cifra que sería más alta que el tope que dio Mickey Mantle (54), uno de los más grandes en los anales de los Yankees.

De momento, Judge, quien se unió a Roger Maris y Alex Rodríguez como los únicos peloteros de los Yankees en haber disparado al menos 30 estacazos antes del Juego de las Estrellas, pudiera amenazar la marca de más bambinazos para un novato en poder de Mark McGwire con 49.

Para Joe Girardi, mánager de los Yankees, Judge tiene capacidad para eso y mucho más.

“Es demasiado fuerte”, apuntó el estratega. “Algunos de sus elevados terminan siendo jonrones. Las pelotas a las que no le pega bien, terminan siendo jonrones. Esa es una ventaja que muchos bateadores no tienen. Muchas líneas que conecta, que a cualquier otro bateador serían capturadas, terminan cayendo en las tribunas. Tiene un poder increíble”.

Sólo resta saber si en el último día de la temporada, Judge seguirá rompiendo más récords. Pero todo parece indicar, que más allá de la posibilidad real de un bajón, la de la joven promesa del béisbol, terminará siendo una campaña inolvidable en la pelota.

El efecto del juez

*El nombre de Aaron Judge ha sido buscado más en Google en cada uno de los meses de esta temporada que el nombre de la súper estrella Mike Trout en cualquiera de los meses de su carrera.

*La cadena YES Network, que transmite todos los partidos de los Yankees, ha tenido un 57% mayor de sintonía este año en comparación a la contienda pasada.

*Fue adoptado por Patty y Wayne Judge el día que nació. A los 10 años fue que supo que había sido adoptado. Su hermano mayor, John, también es adoptado.

*En el high school fue estrella en tres deportes, béisbol, fútbol americano -era wide receiver- y baloncesto, en donde jugaba como centro.

*Cuando firmó para los Yankees para convertirse en pelotero professional, tras ser seleccionado en el draft de 2013, recibió un bono de 1,8 millones de dólares.

*En 2015 estuvo en el equipo de Estados Unidos en el Juego de Estrellas del Futuro.

*En 2016, se convirtió en el segundo pelotero en la historia de los Yankees en conectar de jonrón en los dos primeros juegos de su carrera, uniéndose a Jim Lefevbre.

Por LUIS E. RANGEL/Diario las Américas