Advertencia de la NASA, si va a ver el eclipse solar

1214

(Miaminews24).- Un fenómeno extraordinario y muy emocionante ocurrirá el próximo 21 de agosto y se espera que sea el evento del año, atrayendo a casi el triple de audiencia que captó el Super Bowl del pasado febrero.

Se estima que 300 millones de personas en Estados Unidos (de una población total de 325 millones) dirijan su mirada al cielo para observar el eclipse solar total que podrá apreciarse de costa a costa, un hecho que no ocurre desde 1918.

Y con la emoción y anticipación que produce el evento, algunas personas han tratado de sacar provecho monetario, vendiendo falsos o inseguros lentes para eclipses, alertó la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio (NASA).

Advertencia

Mirar directamente al sol (aún dura un eclipse) no es seguro porque puede causar daño permanente a los ojos.

La NASA está sugiriendo a todas las personas que tengan pensado ver el eclipse solar que revisen los lentes antes de comprarlos, para asegurarse que tienen los requisitos necesarios.

De acuerdo con el reporte de El Nuevo Herald, lo principal es que los lentes tengan un certificado ISO 12312-2, pero cuidado que la Sociedad de Astrónomos de EEUU advierte además que algunas compañías están imprimiendo el logo ISO y la etiqueta de certificación para engañar a sus clientes.

La NASA recomienda además que los lentes tengan el nombre y dirección del fabricante en algún lugar del producto, no usar lentes que tengan más de 3 años o que estén rayados y por supuesto, no utilizar lentes de sol convencionales.

El eclipse en el Sur de la Florida

Aunque el sur de la Florida estará fuera del tramo que podrá ver en totalidad el eclipse solar, el fenómeno astronómico se podrá ver parcialmente entre 1:26 p.m. y 4:20 p.m., cuando la luna tape un 78% del sol.

La NASA también transmitirá en vivo el eclipse en www.nasa.gov/eclipselive con una cobertura especial de casi 4 horas en las que mostrarán el fenómeno desde el espacio, incluyendo desde la Estación Espacial Internacional.

Fuente: El Nuevo Herald