Desde la cárcel estafador robó millones a tiendas de lujo en Miami

1041

(Miaminews24).- Jimmy Sabatino reconoce que es un adicto a estafar, incluso desde su celda.

Sabatino, quien ha estado entrando y saliendo de prisión toda su vida de adulto, se declaró culpable una vez más en el tribunal federal de Miami, esta vez por usar teléfonos móviles que compró a guardias de prisiones para liderar una trama con el fin de engañar a tiendas minoristas de artículos de lujo y venderlos a través de casas de empeño.

Los dueños de las tiendas creían que sus joyas, relojes y bolsos de mujer, todos de lujo, se iban a usar en videos musicales grabados en Miami.

El dueño de una joyería de Nueva York reportó al FBI que le estafaron $700,000 en joyas, entre los millones de dólares en artículos que Sabatino está acusado de estafar desde la cárcel.

Sabatino, un neoyorquino de 40 años, se quedó con parte de las ganancias ilícitas, pero le dio una parte a un aliado de la familia mafiosa Gambino, según su negociación de cargos. También ordenó a otro acusado “hacer daño o matar” a otros que participaron en las estafas.

El Departamento de Justicia está tan preocupado con el comportamiento de Sabatino (quien siguió estafando desde la prisión incluso después de ser encausado bajo cargos de fraude el año pasado) que ha impuesto una orden mordaza que restringe sus comunicaciones a familiares y su abogado, Joe Rosenbaum.

Sabatino es un estafador legendario en Miami

El abogado le dijo a la jueza federal de distrito Joan Lenard que Sabatino está en una unidad especial en el Centro Federal de Detención porque las autoridades “temen que vuelva a delinquir”

Sabatino es un estafador legendario en Miami, cuyos delitos incluyen hacerse pasar por ejecutivo del sector musical y no pagar facturas por cientos de miles de dólares en centros turísticos de Miami, y de hacerse pasar por un magnate del entretenimiento para conseguir gratis cientos de boletos al Super Bowl.

Por sus últimas fechorías, Sabatino enfrenta 20 años de prisión en la cárcel de máxima seguridad de Florence, Colorado. La audiencia de sentencia está programada para el 13 de noviembre.

Por: Jay Weaver/ Miami Herald