Despiden a jefe policial de North Miami tras demandar a la ciudad

Despiden a jefe policial de North Miami tras demandar a la ciudad

0 146
Miami
El comandante de la policía de North Miami, Emile Hollant (izq) y su abogado Michael Pizzi conversan durante una conferencia de prensa. Roberto Koltun rkoltun@miamiherald.com

(Miaminews24).- Emile Hollant, quien era el jefe de la policía de North Miami durante el tiroteo accidental en que salió herido el especialista en conducta Charles Kinsey, fue despedido de su cargo el viernes, casi 16 meses después que la ciudad argumentó que abandonó su puesto durante la confrontación policial con un hombre autista. El episodio provocó una sonada polémica a nivel nacional.

Hollant, de 55 años, llevaba suspendido con derecho a salario desde el incidente ocurrido en agosto de 2016. Hollant terminó siendo despedido después que Larry Juriga, jefe interino de la policía de North Miami, y el administrador de la ciudad, Larry Spring, determinaron que el comandante declaró falsamente que no había presenciado el incidente.

Ambos tomaron la decisión a pesar de que Hollant había sido exonerado por la Oficina de la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade, que concluyó que Hollant había ido a su automóvil para buscar un par de binoculares y tener un mejor ángulo de lo que sucedía. En ese momento, Kinsey resultó baleado.

“El administrador de la ciudad me autorizó a despedirlo”, escribió Juriga en un memorando que mandó a Holland el viernes. “Hemos determinado que ya usted no encaja en su cargo”.

El despido de Hollant, que presentó una demanda por $5 millones en contra de la ciudad hace dos semanas, donde argumenta que la ciudad violó sus derechos civiles, le ha causado trastornos emocionales y lo castigó por haber dicho lo que de realmente sucedió, chocó de inmediato con los abogados de Hollant, Michael Pizzi y Ben Kuehne.

“En un flagrante acto de represalia, la ciudad de North Miami ha caído aún más bajo y despidió al jefe de la policía Emile Hollant”, escribieron. “Hollant fue completamente exonerado por todas las investigaciones relacionadas con el trágico incidente donde salió herido un guardián desarmado, y es lamentable que la Ciudad lo despida por haber dicho la verdad y revelar lo que en realidad sucedió”.

Hollant era quien dirigía las operaciones cuando Arnaldo Ríos, un hombre que padece de un severo autismo, se fue de la instalación de North Miami donde vivía y comenzó a vagar por la zona. Un automovilista lo vio sentado en medio de la calle y llamó a la policía, preocupado de que podría resultar dañado.

Cuando la policía llegó, ya Kinsey había encontrado a su paciente, que seguía sentado en la calle y jugaba con un camioncito de juguete. La policía les ordenó a ambos que se acostaran en el suelo. Un video que se tomó desde un apartamento cercano con un teléfono celular captó el intercambio con la policía. Kinsey, que estaba vestido con shorts y una playera de color amarillo brillante, obedeció la orden, se acostó de espaldas, y levantó las manos al aire. Pero Ríos continuó erguido y jugando con el camioncito.

En el video puede escucharse a Kinsey pedirle a la policía que no disparara y explicar que Ríos era autista y no entendía lo que le decían.

Kinsey también le pidió varias veces a Ríos que se acostara en la calle. Sin embargo, Ríos lo ignoró y no dejó de jugar con el pequeño camión. Fue en ese momento que el agente del Equipo de Armas y Tácticas Especiales (SWAT) Jonathon Aledda disparó cuatro veces, y una bala alcanzó a Kinsey en una pierna.

Durante el enfrentamiento, Hollant dijo que corrió a su auto patrullero para buscar un par de binoculares y tener una mejor perspectiva de lo que pasaba para y así saber si Ríos tenía en realidad un arma. Pero el agente Aledda disparó antes de que él regresara. A pesar de que la fiscalía exoneró a Hollant, North Miami lo despidió.

Fuente: Miami Herald

Loading...

SIN COMENTARIOS

Responder