Preparado, sistema tributario para enfrentar a Trump

827

(Miaminews24).- El Servicio de Administración Tributaria (SAT) se declaró listo para combatir planes agresivos de empresas que quieran transferir utilidades de México a Estados Unidos, pues eso podría llevar a la erosión de la base de contribuyentes que pagan el Impuesto sobre la Renta (ISR).

Asimismo, el fisco advirtió a las empresas que aunque muden su domicilio fiscal a Estados Unidos, deberán cumplir con sus obligaciones de pago del ISR en México, porque es aquí donde se genera la actividad económica.

Esto luego que el presidente Donald Trump promulgara la reforma fiscal que tiene como eje central una reducción a la tasa corporativa de 35 a 21 por ciento, que entrará en vigor a partir del primer día de 2018, una baja que de acuerdo con diversos analistas podría provocar salida de inversiones de México.

“Nosotros estamos listos para combatir cualquier práctica o planeación agresiva que erosione la base de pago del ISR en nuestro país (…) con la disminución de la tasa del ISR corporativo se pondrá especial atención para que las grandes empresas no transfieran sus utilidades”, afirmó el jefe del SAT, Osvaldo Santín.

En entrevista con El Financiero, señaló que si bien es “relativamente” sencillo cambiar el domicilio fiscal de México a Estados Unidos, el hecho de cambiarlo no significa que el impuesto se pague donde está el domicilio fiscal, el impuesto se paga donde se genera la actividad econó- mica y las utilidades.

“No es suficiente con cambiar el domicilio fiscal, lo que tiene que suceder es que la actividad económica se realice en otro país para que la tributación se realice en el otro país, pero mientras las empresas estén establecidas o estén produciendo en México, cuando la actividad económica se esté llevando a cabo aquí, el valor y las utilidades se estén generando en México, entonces el impuesto tiene que ser pagado en México”, sostuvo.

Explicó que hay un marco institucional que se ha desarrollado en los últimos años en el seno de la OCDE, que es conocido como BEPS (Proyecto Erosión de las Bases y Transferencias de Beneficios, por sus siglas en inglés), que es una serie de medidas y acciones a nivel internacional que buscan que los impuestos se paguen donde se genera la actividad económica.

Santín dijo que BEPS y la ley fiscal vigente son lo “suficientemente claros” para asegurar que el pago de impuestos se realice en México.

Aun así, el SAT fortalecerá el área de Grandes Contribuyentes a cargo de la Unidad de Precios de Transferencia, que es la encargada de verificar las transacciones entre empresas relacionadas en distintas jurisdicciones y asegurar que no se estén trasladando las utilidades de un país a otro de manera “artificial”.

Fuente: Informador.MX

Miaminews24.