Corredor de bienes raíces condenado a prisión por comentarios en Facebook

765

Un juez de Miami-Dade sentenció el jueves a Kevin Tomlinson a 364 días de prisión por infringir los términos de su libertad condicional al escribir en Facebook sobre Jill Eber y Jill Hertzberg, las destacadas agentes inmobiliarias mejor conocidas como las Jills.

El juez de circuito Milton Hirsch —quien trató con lenidad a Tomlinson originalmente al condenado a arresto domiciliario— estaba claramente molesto porque el acusado no pudo controlar sus comentarios sobre las víctimas. Los fiscales pidieron seis meses de prisión.

“Lo hubiera condenado a más si lo hubieran pedido”, dijo el juez Hirsch.

La sentencia se agrega al drama entre las Jills y Tomlinson, quien fue condenado el año pasado por extorsión en un caso que estremeció a la comunidad de agentes inmobiliarios del sur de la Florida.

Las Jills son conocidas por encontrar y vender viviendas a clientes acaudalados en el sur de la Florida. Las dos aparecen con frecuencia en los medios, como publicaciones de negocios, columnas de noticias sobre celebridades y programas de televisión. Pero su éxito ha despertado sospechas desde hace mucho entre algunos corredores inmobiliarios.

Uno de ellos era Tomlinson, con una presencia fuerte en los medios sociales y también un exitoso realtor especializado en apartamentos de lujo. En el 2015 Tomlinson fue el que descubrió que las Jills habían manipulado información computarizada de ventas de viviendas, lo que mejoró su historial y evitó que otros les quitaran clientes. Tomlinson se quejó ante la Asociación de Realtors de Miami, que inició una investigación.

Pero la fiscalía dijo que Tomlinson exigió $250,000 a cada una de las Jills, sugiriendo que llevaría las alegaciones a los medios si no pagaban.

“Esto es así: ‘Escucha, hermana, van a tener que pagarme dinero porque de lo contrario les voy a arruinar la carrera’ “, testificó Hertzberg en el juicio. “Dijo: ‘Es mejor que me escuchen. Escúchenme bien porque les voy a arruinar la reputación. Voy a llamar al Wall Street Journal y le voy a contar todo esto’ ”.

Las Jills reportaron la extorsión a la Policía de Miami Beach, que lanzó una investigación encubierta y grabó a Tomlinson tratando de sacarles dinero. Más tarde exigió $400,000 a cada una de las mujeres.

El abogado defensor de Tomlinson dijo a los jurados que era un denunciante legítimo y que el caso era sencillamente un asunto de derecho civil. En el juicio, las Jills insistieron que no conocían la amplitud de la manipulación de la información de ventas y culparon a un empleado.

Las directrices de sentencia del estado contemplaban que Tomlinson fuera enviado a prisión por lo menos 19 meses, pero el Hirsch lo sentenció a dos años de arresto domiciliario, le prohibió que trabajara en bienes raíces y que no comentara nada sobre las Jills en Internet.

Tomlinson regresó a su casa en South Beach y comenzó a trabajar vendiendo cocinas de lujo.

Pero en diciembre, el Departamento de Prisiones de la Florida hizo que arrestaran a Tomlinson porque había infringido su libertad condicional al no pagar ciertos costos del tribunal, abandonar brevemente su casa y hacer comentarios sobre las Jills en Facebook.

Los fiscales mostraron al juez las publicaciones de Tomlinson en Tomlinson, entre ellas una en que compartió un reportaje de Vanity Fair sobre el caso.

“Saldrá a relucir la verdad, se hará justicia. Se les borrará la sonrisa de esos rostros avariciosos”, escribió Tomlinson en una ocasión en Facebook.

El fiscal estatal adjunto Al Guttmann dijo que Tomlinson sabía que no debía pronunciarse en público sobre las Jills.

“Son comentarios despreciables”, dijo Guttman.

Para Tomlinson, la audiencia del jueves fue emotiva. Lloró varias veces y reconoció que estaba afectado por problemas psicológicos y dependencia de sedantes. Admitió que había publicado cosas en Facebook pero insistió en que eran sobre el “fraude de información”, pero no el caso de extorsión.

“Yo no acostumbro a amenazar a nadie. Yo creo en el sistema de justicia”, dijo Tomlinson.

Pero el juez Hirsch se mantuvo en sus trece. Después que cumpla los 364 días de prisión, Tomlinson tendrá que terminar lo que le falta de la condena de libertad condicional.

 

Cortesía:Elnuevoherald