«Buscamos una transición pacífica» Declaró Trump ante la comunidad venezolana en Miami

680

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este lunes en Miami que su país está buscando una transición pacífica en Venezuela sin descartar el uso de la fuerza, aparentemente para aumentar la presión sobre el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Buscamos una transición pacífica del poder, pero todas las opciones están abiertas», dijo Trump en su discurso ante la comunidad venezolana estadounidense en la Universidad Internacional de Florida.

Reiteró su apoyo firme al líder opositor venezolano Juan Guaidó y en una jugada paralela intentó enemistar a los funcionarios venezolanos con Maduro, advirtiendo que no deben obedecer la orden de Maduro de impedir que la ayuda de Estados Unidos ingrese a Venezuela y los persuadió a aceptar «la generosa oferta de amnistía de Guaidó».

En caso contrario, «no encontrarán un puerto seguro, ni una salida fácil ni una vía de escape. Lo perderán todo», les advirtió Trump.

«El presidente Trump tiene dos caras en el tema de Venezuela», señaló la presidenta del Partido Demócrata de Florida, Terrie Rizzo, quien agregó que Trump habló sobre la lucha contra el régimen de Maduro, pero su Gobierno siguió deportando y deteniendo a los refugiados venezolanos.

El sábado, aviones de carga militares de Estados Unidos que transportaban materiales llegaron a la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta. Al negar la existencia de una crisis humanitaria, el Gobierno de Maduro se negó a permitir que esos materiales cruzaran la frontera y calificó la operación de ayuda como un espectáculo orquestado por Estados Unidos que tiene la finalidad de una eventual invasión.

«La ayuda humanitaria se ha convertido en un espectáculo para justificar una intervención militar en nuestro país», dijo Maduro la semana pasada en una conferencia de prensa en Caracas.

El esfuerzo de Estados Unidos para distribuir toneladas de alimentos y medicamentos a los venezolanos fue más que una simple misión humanitaria, informó la National Public Radio (NPR).

«La operación también está diseñada para fomentar el cambio de régimen en Venezuela, razón por la cual gran parte de la comunidad de ayuda internacional no quiere tener nada que ver con eso», aseguró ese medio.

Washington ha intensificado últimamente la presión económica y diplomática contra el Gobierno de Maduro.

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, siglas en inglés) del Departamento del Tesoro anunció el viernes pasado sanciones sobre cinco funcionarios venezolanos, cuatro de ellos de la inteligencia venezolana y el quinto fue Manuel Quevedo, presidente de la petrolera estatal venezonala, Pdvsa.

Durante su encuentro la semana pasada en Washington con el presidente colombiano, Iván Duque, Trump dijo que los dos países y ejércitos fortalecerán su cooperación con respecto a Venezuela.

Trump también ha mostrado ambigüedad sobre la política a futuro hacia Venezuela. Al ser preguntado si considera una solución militar, Trump afirmó que hay «diferentes opciones, Tenemos en cuenta todas las opciones».

Sin embargo, el representante especial estadounidense para Venezuela, Elliott Abrams, dejó en claro la semana pasada durante una audiencia en el Congreso que Estados Unidos no intenvendrá militarmente en Venezuela.

Guaidó se proclamó «presidente interino» de Venezuela el 23 de enero, y fue reconocido de inmediato por Washington y otros países latinoamericanos.

En respuesta, Maduro anunció la ruptura de relaciones «diplomáticas y políticas» con Washington, ordenando la salida del país suramericano de todo el personal diplomático y consular de Estados Unidos.

Maduro ha acusado a Washington de fraguar un golpe de Estado a fin de instalar un régimen títere en Venezuela.

La acción de Guaidó se produjo dos semanas después de que Maduro, quien ganó las elecciones presidenciales venezolanas de 2018, juramentara para un segundo mandato.

Fuente: Xinhua español