Costas del Mar Caribe fueron afectadas por el sargazo

0
92

Las costas del Mar Caribe fueron afectadas por el sargazo, toneladas de algas marinas de olor fétido que afecta de manera grave al ecosistema de las playas. Este fenómeno se presenta debido a los cambios climáticos, y está afectando críticamente a la costas mexicanas, principalmente en Cancún, Playa del Carmen y Tulum.

El sargazo comenzó a verse en México a mediados de 2014, pero motivado por el cambio climático, contaminación derivada por el uso de fertilizantes y flujos y corrientes oceánicas, el fenómeno se ha esparcido por las costas caribeñas.

La mortalidad estaría relacionada con la descomposición de las mencionadas algas, que generaría un deterioro de la calidad del agua que acabaría afectando a otros seres vivos, indicó Rosa Elisa Rodríguez, investigadora en la unidad académica de la UNAM en Puerto Morelos, en el suroriental estado de Quintana Roo, en conferencia de prensa.

“Esta situación se comenzó a observar de forma masiva a partir del pasado verano”, aseguró Rodríguez, quien pidió tranquilidad a la ciudadanía ya que “no es un alga tóxica” para el ser humano.

Sin embargo, el sargazo también afectaría a otras especies del ecosistema, ya que “los arrecifes coralinos y los pastos marinos” estarían sufriendo el paso del alga, indicó Brigitta van Tussernbroek, investigadora del Laboratorio de Pastos Marinos en Puerto Morelos.

Por ello, se está trabajando en la cuantificación del problema, una labor en la que han recibido el apoyo de los hoteles de la zona, “que limpian la playa a diario”.

De hecho, en 2018 se obtuvo por primera vez información completa del volumen del sargazo que está llegando anualmente hasta las playas del municipio de Puerto Morelos, en México.

Se juntaron ese año 275.000 metros cúbicos del alga en apenas seis kilómetros de playa. “Si esto lo extrapolamos a todo el municipio, que tiene 17 kilómetros de litoral, supuso casi 800.000 metros cúbicos”, una cifra que se correspondería con unas 300 piscinas olímpicas, señaló Rodríguez.

Pero el problema del sargazo “no se trata de una cuestión local de las costas mexicanas, ya que abarca a todo el Caribe e, incluso, al Atlántico Ecuatorial”, apuntó Jorge Zavala Hidalgo, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, en Ciudad de México.

Entre las condiciones que pueden estar influyendo en la proliferación actual del sargazo se hallan “la temperatura del mar, el incremento de la evaporación frente a la precipitación, así como la contaminación de las aguas”, dijo Zavala Hidalgo.

ibeña “se repetirán o son esporádicas”, señaló Raúl Aguirre, del Instituto de Geografía de la UNAM.

Por ello se están empleando diversas tecnologías para analizar el problema, como imágenes de satélite para realizar un monitoreo de la evolución de la mancha de sargazo.

En cuanto a la instalación de barreras marinas, “pueden ser muy efectivas para contener el alga y facilitar su recolección”, señaló Van Tussernbroek, así como para “proteger playas muy sensibles en términos ecológicos y económicos”.

Pero se trata de una medida muy costosa y que requiere un mantenimiento constante, ya que el sargazo que se retiene en las mismas debe ser recogido periódicamente.

Además, “es imposible poner barreras en 400 kilómetros”, que es el espacio en que se extienden los ecosistemas de Quintana Roo, por lo que estas infraestructuras sólo pueden constituirse como “una solución local”.

El sargazo se origina en el Mar de los Sargazos, en el océano Atlántico, entre las costas de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, desde hace más de un lustro se desprendió una gran porción de este y se ubicó entre las costas de África y Brasil, desde donde las corrientes marinas lo trasladan hacia el Caribe.

Además de esto, el fenómeno tiene un gran impacto económico, pues en el caso de México, la mitad de sus ingresos provienen del turismo, que puede tender a disminuir, pues uno de sus mayores atractivos son sus playas.

“Se trata de uno de los mayores retos que enfrenta el mundo como consecuencia del cambio climático”, dijo el Gobierno del estado de Quintana Roo. “Dicho desafío requiere de la suma de esfuerzos multinacionales y de un compromiso global para encarar los efectos del desarrollo económico sobre el medio ambiente”.

De igual manera, Van Tussenbroek reveló que los hoteles de Quintana Roo gastaron el año pasado alrededor de un millón de pesos (unos 52.089 dólares) al mes para retirar el sargazo de las playas.

El sargazo: el fenómeno que amenaza gravemente a las playas del Mar Caribe