Alabama aprobó la ley de castración química a pederastas

247

La gobernadora del estado de Alabama, Kay Ivey, firmó el proyecto sobre castración química para condenar a a las personas que abusen sexualmente contra menores de 13 años de edad. Este proceso consiste en aplicar un medicamento que elimina el interes sexual bloqueando la testosterona,  los pederastas condenados por tal delito deberan realizarse el tratamiento hasta que el tribunal considere que ya no es necesario.

La nueva legislación estipula que los delincuentes deben pagar por el tratamiento, y que no se les puede negar la libertad condicional únicamente por la incapacidad de pagar.

De acuerdo con la ley, si un exconvicto condenado por abuso de menores decide dejar de recibir el tratamiento, estará en violación de la libertad condicional y se verá obligado a volver a la custodia.

Lo sentimos, este contenido no está disponible en tu país.
Alabama aprueba la castración química para abusadores sexuales de menores y doctor explica el proceso por el que tendrán que pasar

«Este proyecto de ley es un paso hacia la protección de los niños de Alabama», dijo Ivey, citada por CNN. El proyecto fue presentado por el representante estatal republicano Steve Hurst.

La legislación define la castración química como «la recepción de medicamentos, incluyendo, pero no limitado, al tratamiento con acetato de medroxiprogesterona o su equivalente químico, que entre otras cosas, reduce, inhibe o bloquea la producción de testosterona, hormonas u otras sustancias químicas en el cuerpo de una persona».

El pasado miércoles, Hurst declaró que no aceptaba las críticas de que tal medida era «inhumana», preguntando «qué es más inhumano» que el abuso sexual infantil.

Varios estados tienen versiones de la castración química en sus leyes. California fue el primer estado en aprobar en 1996 la castración química para pederastas condenados por ciertos delitos sexuales con niños de 13 años o menores, como la violación o la sodomía. Los estados de Florida, Georgia, Iowa, Louisiana, Montana, Oregon, Texas y Wisconsin también tienen medidas similares.

El uso de este procedimiento es internacionalmente controvertido, y los críticos dicen que su aplicación forzosa atenta contra los derechos humanos.

Fuente: Univisón.