Hombre condenado a muerte insistió ser inocente en sus últimas palabras

260

Marrion Wilson, que tenía 42 años, había sido sentenciado a la pena capital en 1997, por asesinar a sangre fría a un guardia carcelario que había aceptado darle un aventón. El hombre, fue ejecutado con una inyección letal el día jueves en el estado de Georgia (EE.UU.), no sin antes usar sus últimas palabras para insistir su inocencia: “Jamás le quite la vida a nadie en toda mi vida”. Luego, dirigiéndose a sus familiares y amigos, añadió: “Los amaré por siempre, la muerte no puede detenerlo. Nada puede detenerlo”.

Marrion Wilson, que tenía 42 años, había sido sentenciado a la pena capital en 1997 por cargos de homicidio premeditado, asalto armado, robo de vehículo y posesión de escopeta recortada. Por el mismo caso fue condenado su cómplice Robert Earl Butts, quien ha sido ejecutado en mayo del año pasado

De acuerdo con la investigación, en marzo del 1996 ambos hombres se acercaron a Donovan Corey Parks —un guardia carcelario de 24 años de edad—, quien se encontraba estacionado en las afueras de una tienda Walmart de la localidad de Milledgeville y le pidieron un aventón.

Varios testigos identificaron posteriormente a los sospechosos, indicando que Butts se sentó en el asiento del acompañante y Wilson en el de atrás. Luego, tras recorrer una corta distancia, los homicidas obligaron a Parks a descender y le dispararon en la nuca, tras lo cual continuaron el viaje a bordo del vehículo de la víctima, según consta en el sumario.

Por último, aceptó que se le leyera una última plegaria. Fue declarado muerto 12 minutos después de recibir la inyección letal.

Fuente: Noticias24.