Tres de cuatro expertos confirman que Trump cometió faltas

0
69

El proceso de juicio político al presidente Donald Trump continúa en el Comité Judicial, presidido por Jerrold Nadler (D-Nueva York), donde cuatro expertos justificaron si el mandatario cometio faltas que lo coloquen en ruta a ser destituido.

Los expertos en procesos constitucionales y juicio político Noah Feldman, de la Escuela de Leyes de Harvard; Pamela S. Karlan, de la Escuela de Leyes de Stanford, y Michael Gerhardt, de la Escuela de Leyes de la Universidad de Carolina del Norte, consideran que la evidencia recabada por el Comité de Inteligencia apunta a que el mandatario republicano abusó de su poder para obtener un beneficio político personal, pero Jonathan Turley, de la Escuela de Leyes de la Universidad George Washington consideró que ninguno de los argumentos son suficientes para procesar al presidente Trump.

La justificación de Turley se sustenta en que la destitución de un alto funcionario o juez debe realizarse con base en pruebas, no presunciones, como calificó las pruebas y testimonios presentados en el reporte de 300 páginas del Comité de Inteligencia.

“Las destituciones deben basarse en pruebas, no en presunciones”, aseveró, al tiempo que consideró que el juicio político iniciado por los demócratas está siendo “rápidamente” y agregó: “El problema es que el abuso de poder es un motivo para destituir… pero ustedes no lo han demostrado”.

Los representantes cuestionaron al experto sobre los nueve señalamientos contra el mandatario por solicitar al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, investigar al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter, así como apoyar la teoría de que ese país intervino en las elecciones de 2016, no Rusia. Esto para apuntalar el abuso del poder al que podría haber incurrido el presidente Trump para beneficiarse en las elecciones 2020.

Turley aseguró que ninguna de las afirmaciones han sido demostradas y advirtió al Comité Judicial que podría cometer la falta de la que acusa al presidente Trump si procede con el juicio político para su destitución, aunado a que –desde su punto de vista– el Congreso no puede hacer una acusación formal. Marcó las diferentes ramas gubernamentales como ejemplo, dejando a la judicial la venia para acusaciones.

“Si destituyen a un presidente, si comete un alto delito y un delito menor al ir a los tribunales, es un abuso de poder. Es su abuso de poder”, consideró Turley. “Están haciendo precisamente lo que están criticando al presidente. Tenemos una tercera rama que se ocupa de los conflictos en las otras dos ramas. Lo que sale de ahí y lo que haces con él es la definición misma de legitimidad”.

Los otros expertos fueron en sentido contrario en la interpretación de las pruebas y de la aplicación de la Constitución para proceder contra el mandatario. Cabe recordar que sus posturas ayudarán a los representantes a redactar los artículos con los que se iniciaría el proceso formar contra el presidente Trump, es decir, se explicarían las faltas cometidas, como abuso de poder, soborno y obstrucción de la justicia.

Michael Gerhardt, por ejemplo, dijo que no estaba de acuerdo con el argumento de Turley sobre que la Cámara no puede acusar al presidente de obstrucción al Congreso, mientras los tribunales deciden sobre la negativa de Trump a cumplir con todas las citaciones.

“Su negativa a cumplir con esas citaciones es un evento independiente”, expuso Gerhardt. “Está aparte de los tribunales. Es un asalto directo a la legitimidad de esta investigación, que es crucial para el ejercicio de este poder”.

La intervención extranjera

La profesora Pamela Karlan defendió la legitimidad del juicio político al presidente Trump y apuntó que hay pruebas suficientes para continuar con el proceso, además de alertar que, de no hacerlo, se pondría en riesgo el proceso electoral 2020 y se abriría la puerta a la intervención de un gobierno extranjero en el proceso, como ocurrió en 2016.

“Si concluye, como creo que la evidencia hasta este punto muestra, que el presidente está solicitando participación extranjera en nuestra elección, deben actuar ahora para evitar la interferencia extranjera en las próximas elecciones como la que tuvimos en el pasado”, dijo Karlan en respuesta a al representante Hank Johnson (D-Georgia).

El demócrata aprovechó la respuesta para enfilar su opinión sobre la conducta del presidente y sus intenciones de solicitar un favor a los ucranianos, contra lo cual se merecería un “remedio drástico”, en referencia al juicio político.

“Porque ha invitado a los ucranianos al proceso y porque sugirió que le gustaría que los chinos también participaran en el proceso”, dijo Karlan, quien previamente expuso que la llamada del 25 de julio del presidente Trump con su homólogo ucraniano era una de las pruebas suficientes para perseguirlo.

“La llamada del 25 de julio… Creo que lo que hay que preguntar, ¿cómo encaja en el patrón de comportamiento del presidente?… Esto se trata de evidencia circunstancial así como evidencia directa”, sentenció.

El profesor Noah Feldman se sumó a esa postura y calificó cualquier interferencia de gobiernos extranjeros en el proceso electoral como “un desastre”.

“Sería un desastre para el funcionamiento de nuestra democracia si nuestros presidentes regularmente, como lo ha hecho este presidente, piden a los gobiernos extranjeros que interfieran en nuestro proceso electoral”, apuntó.

¿Y la defensa?

El presidente Trump fue defendido por los republicanos, quienes intentaron descalificar las preferencias políticas de los expertos, pero el mandatario no envió a su abogado para cuestionarlos, algo que destacó Nadler.

“Observo que este es el momento en que la Casa Blanca habría tenido la oportunidad de interrogar a los testigos, pero rechazaron nuestra invitación”, recordó Nadler en referencia a la carta enviada por el abogado Pat A. Cipollone, consejero del presidente Trump, quien declinó la participación del mandatario, al considerar que será una reunión donde académicos solamente discutirán tecnicismos del proceso.

Será el viernes cuando Cipolline responda a Nadler si la Casa Blanca participará en las siguientes audiencias del Comité, aunque primero necesitaría respuesta a algunas condiciones, incluyendo testimonios de los “testigos de hecho”.

Fuente:La Opinion