Trágica muerte de Kobe Bryant y su hija en un accidente aéreo

0
80

Cuando en el año 2016 se despidió de sus fans de Los Ángeles, después de dos décadas de ofrecer un gran espectáculo con los Lakers, su único equipo, Kobe Bryant explicó sus planes:

–Empezar a vivir mi vida.kgiann

Esta otra vida, rodeado de su esposa y sus cuatro hijas –Capri, la pequeña, nació el pasado junio–, ha sido muy corta. Breve.

Bryant, de 41 años y una de las leyendas de la NBA, falleció este domingo en un accidente aéreo. Su helicóptero sufrió un fallo mecánico y se estrelló en el término municipal de Calabasas, a 65 kilómetros de la metrópolis californiana. Según los testigos, al impactar surgió “una bola de fuego”.

Kobe Bryant acompañaba a su hija Gianna a un torneo de baloncesto

Esas imágenes hicieron saltar lágrimas. En el siniestro murieron los otros ocho ocupantes. Uno era su hija, Gianna Maria, Gigi, de 13 años. En su aparato privado, el padre acompañaba a Gigi, una promesa del baloncesto, a un torneo en su academia, bautizada con su apodo, Mamba. El mazazo emocional se sintió en todo el país. En el Staples Center, el pabellón en el que desarrolló la mayor parte de su carrera, se montó un memorial.

Entre los colegas cundió el desánimo. “No tengo palabras para expresar el dolor…, he perdido al amigo, al hermano, al compañero de campeonatos…”, escribió Shaquille o’Neal, su cómplice. Otro de los tributos más sentidos fue el de Pau Gasol. El catalán compartió con Bryant el último título, el que ganaron en la final del 2010 contra los Celtics de Boston. “Mas que devastado”, escribió el de Sant Boi. “Mi hermano mayor, no puedo, simplemente no puedo creerlo”, lamentó

Ese fue el quinto de los anillos que acaparó este baloncestista de números estratosféricos. Entró en el puesto número 13 en el sorteo de 1996. No pasó por la universidad. Nacido en Filadelfia, llegó a la NBA desde el instituto (Lower Merion High School de Pensilvania), sin pasar por la universidad. Le eligieron los Hornets de Charlotte. Pero los Lakers alcanzaron un acuerdo con los Hornets ya antes de su selección.

Al estrenarse en 1996, contra Minnesota, se convirtió en ese momento en el jugador más joven en debutar. En su temporada de rookie , primerizo, jugó poco. Salía del banquillo. Pero cada vez tenía más minutos y en 1997 ganó el concurso de mates.

Sólo era el inicio. Además de los cinco campeonatos –en dos finales elegido el mejor–, participó en 18 ocasiones en el partido de la estrellas y en cuatro lo distinguieron con el MVP, reconocimiento que también recibió por su temporada 2007-2008.

En los canales de televisión por cable se acabaron los debates sobre el impeachment al presidente. Bryant, heredero natural de Michael Jordan, protagonista principal de la expansión del baloncesto a nivel global, copó todos los medios y todas las conversaciones en la calle o los bares.

Baloncestista con Oscar

Desde presidentes a gente del deporte y el arte, todos lloran a Bryant, convertido en un icono cultural

Bryant, la Mamba negra por su aguijonazo en el parquet, era más que un deportista. Se había convertido en un icono cultural. Más allá de los deportistas, muchos mensajes de condolencia salieron de figuras del cine, la televisión, la literatura –se había adentrado en la edición de libros infantiles y ganó un Oscar por un corto de animación–, los negocios o la política.

“Esta es una terrible noticia”, tuiteó el presidente Trump. “Kobe fue una leyenda en la pista y sólo comenzaba el que hubiera sido un significativo segundo acto. Perder a Gianna todavía nos rompe más al corazón como padres”, remarcó “en este día inimaginable” el expresidente Barack Obama, un enamorado del baloncesto y de Bryant.

Velas en memoria de Kobe Bryant y su hija fallecida
Velas en memoria de Kobe Bryant y su hija fallecida (Michael Tullberg / AFP)

La liga decidió suspender los partidos de la jornada, salvo los primeros. Esto hizo que los tributos se repitieran de costa a costa. “Hemos tenido una terrible tragedia. Kobe Bryant ha muerto en un accidente, descansa en paz Mamba”, dijo el speakaer en el pabellón de los Nuggets de Denver. En San Antonio, el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, ordenó a sus jugadores que en la primera posesión consumieran los 24 segundos sin mover la pelota para que todos rindieran un sonoro aplauso.

Como una premonición, LeBron James superó el sábado a Bryant (33.643 puntos) como el tercer máximo anotador en la NBA. James, que defiende su misma camiseta, se hizo una inscripción en sus zapatillas: Mamba 4 Life . Bryant para siempre.

Fuente:LaVanguardia