El petróleo registra su peor caída desde 1991

113

Los precios del petróleo sufrieron un colapso histórico el domingo por la noche después de que Arabia Saudita conmocionara al mercado al lanzar una guerra de precios contra su antiguo aliado, Rusia.

El petróleo en Estados Unidos cayó hasta un 27% a un mínimo de cuatro años de US$ 30 por barril mientras los comerciantes se preparan para que Arabia Saudita inunde el mercado con crudo en un intento por recuperar su participación en el mercado.

Recientemente, el precio del crudo se redujo un 22% a US$ 32 por barril. El crudo Brent, de referencia mundial, también cayó un 22% a US$ 35 por barril. Ambos están en camino a su peor día desde 1991, según Refinitiv.

La agitación se produce después de la implosión de la alianza petrolera entre la OPEP y Rusia el viernes.

Rusia se negó a unirse a los esfuerzos de la OPEP para rescatar el mercado de petróleo afectado por el coronavirus cortando la producción. El fracaso de la reunión de Viena dejó a la industria petrolera conmocionada, lo que provocó una caída del 10% en los precios del petróleo el viernes. Los precios del petróleo ya estaban estancados en un mercado bajista debido al brote de coronavirus que ha provocado una fuerte caída de la demanda de crudo.

Pero luego Arabia Saudita intensificó la situación durante el fin de semana. El reino recortó sus precios de venta oficiales de abril en US$ 6 a US$ 8, según los analistas, en un intento por recuperar la cuota de mercado y aumentar la presión sobre Rusia.

“La señal es que Arabia Saudita está buscando abrir el grifo y luchar por la cuota de mercado”, dijo Matt Smith, director de investigación de productos básicos en ClipperData. “Arabia Saudita se está subiendo las mangas para una guerra de precios”.

La mayor caída porcentual en un día para los precios del petróleo de EE. UU. en este siglo ocurrió en septiembre de 2001, cuando cayeron un 15%, según las estadísticas de Refinitiv, que se remontan a 2000.

Analistas dijeron que la negativa de Rusia a reducir la producción equivalía a una bofetada al productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, muchos de los cuales necesitan precios más altos para sobrevivir.

“Rusia ha estado dando indicios de que el objetivo real son los productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, porque está harto de recortar la producción y simplemente dejarlos con espacio”, escribieron analistas de la firma consultora de energía FGE en una nota a los clientes el domingo. “Tal ataque puede estar condenado al fracaso a menos que los precios permanezcan bajos durante mucho tiempo”.

El colapso petrolero de 2014-2016 provocó que docenas de compañías de petróleo y gas se declararan en bancarrota y hubiera cientos de miles de despidos. Sin embargo, la industria del esquisto estadounidense emergió de ese período más fuerte y Estados Unidos eventualmente se convertiría en el principal productor mundial de petróleo.

“Los peligros de jugar un juego de política arriesgada con Vladimir Putin se demostraron de manera dramática”, escribió Helima Croft, directora de estrategia global de productos básicos en RBC Capital Markets, en una nota a los clientes el viernes . “Es difícil ver cómo la relación se puede volver a colocar sobre una base sólida”.

Fuente:CNN