DeSantis anuncia otra muerte por el coronavirus en Broward

219

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, anunció el martes por la mañana en una rueda de prensa en Tallahassee que el estado había registrado su sexta muerte por el COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus.

El fallecido fue un hombre de 77 años que vivía en una instalación de vida asistida en el Condado Broward, en el sur de la Florida, y tenía condiciones médicas subyacentes, según DeSantis. El resto de las personas de la tercera edad que vivían en ese centro están siendo examinadas.

El alcalde de Fort Lauderdale, Dean Tantalis, dijo en su propia rueda de prensa el martes por la tarde que tres ancianos han muerto en la ciudad. Se ha confirmado que uno de ellos dio positivo al COVID-19, y se espera el resultado de las otras dos personas.

El número de casos positivos del nuevo coronavirus subió a 192, de los cuales 173 son residentes de Florida, dijo DeSantis desde el Capitolio estatal.

El lunes se habían registrado 160 casos, lo que implica que el número incrementó en un 20% durante la noche del lunes.

El Departamento de Salud de Florida indicó en su página web el martes por la mañana que de los nuevos casos se registraron cuatro en el Condado Broward, lo que aumentó el número ahí —donde se ha confirmado evidencia de propagación comunitaria— de 39 a 43 casos.

Por su parte, en el Condado Miami-Dade también se registraron nueve casos más, lo que aumentó el total de 23 a 32.

Desantis también informó que cuatro de los casos positivos en Florida son estudiantes de la Universidad de Florida, ubicada en Gainesville, al norte de la península. Al menos uno de ellos hizo un viaje internacional recientemente, según DeSantis.

A raíz de eso, DeSantis dijo que le recomendó a la Junta de Gobernadores que le pida a los presidentes de cada una de las 12 universidades estatales que cierren sus instalaciones por el resto del semestre de primavera y en vez de dar sus clases en persona, las den en línea.

La Junta ya le había pedido a las instituciones educativas públicas que lo hicieran y muchas habían obedecido por al menos dos semanas, contando su receso de primavera.

Además del cierre de las universidades, DeSantis implementó nuevas medidas para combatir la enfermedad. Dijo que su administración había decidido tomarlas después de que el presidente Donald Trump sugirió el lunes reglas más estrictas, entre ellas que las reuniones no debían ser de más de 10 personas.

DeSantis cerró todos los bares y discotecas de Florida durante 30 días a partir del martes a las 5 p.m. y le ordenó a los restaurantes reducir la capacidad en un 50 por ciento y separar las mesas por al menos seis pies de distancia una de otra.

En cuanto a las playas, dijo que los que decidan ir deben hacerlo en grupos de un máximo de 10 personas y sentarse con al menos seis pies de distancia de otros.

El gobernador aclaró que las nuevas directivas son el mínimo que los condados deben hacer, pero que si los gobiernos locales deciden ser más estrictos, pueden hacerlo.

En el sur de la Florida, que ha sido reconocido como el foco de la epidemia estatal y en donde DeSantis envió a la Guardia de la Florida a asistir, muchas ciudades han decidido ya cerrar sus playas y establecimientos, permitiendo solo servicios a domicilio o por la ventanilla.

Fuente: elnuevoherald