Covid-19: Chinos se indignan tras reporte sobre médico fallecido

124
A man takes a picture of a poster of late Li Wenliang, a Chinese ophthalmologist who died of coronavirus at a hospital in Wuhan, in Prague, Czech Republic, March 13, 2020. REUTERS/David W Cerny

Un informe chino sobre la muerte por coronavirus de un joven médico reprendido por la policía por «difundir rumores» cuando trató de dar la alarma sobre la enfermedad provocó rápidas críticas, ya que solo sugirió que se retirara la amonestación.

El equipo de investigación también denunció las etiquetas antisistema de «héroe» que algunos otorgaron al doctor Li Wenliang, quien se convirtió en una de las figuras más visibles de la crisis en los primeros días del brote cuando intentó dar la alarma sobre lo que ocurría en la ciudad de Wuhan.

La noticia de su muerte a los 34 años a principios de febrero provocó un torrente de indignación y tristeza en China.

El reporte de la Comisión Nacional de Supervisión, la principal agencia anticorrupción de China, sostuvo que un equipo enviado a Wuhan investigó cómo conoció el médico qué pasaba con el virus, cómo fue convocado a una comisaría y la forma en que fue tratado cuando estaba enfermo.

Su recomendación clave, según el informe publicado por la cadena estatal CCTV, fue decir que las autoridades de Wuhan debían encontrar al policía que reprendió a Li y responsabilizarlo por no seguir los procedimientos correctos.

Asimismo, agregó que la amonestación policial debería ser retirada.

«¿Eso es todo?» dijo un usuario en Weibo, una red social china similar a Twitter, donde las noticias del informe fueron el tema más leído, con más de 160 millones de visitas el jueves por la noche.

«Es como si no hubieran dicho nada», afirmó otro.

La forma en que la policía trató a Li generó airados pedidos para que el gobierno de Wuhan se disculpara, especialmente porque las autoridades de la ciudad fueron acusadas de encubrir el brote en sus primeros días.

Desde entonces, el virus se ha extendido a 172 naciones, infectando a casi 220.000 personas, de las cuales más de 8.900 han muerto. El brote también ha paralizado la economía global.

Los investigadores del caso dijeron que Li no había quebrantado el orden público con su accionar y lo describieron como un profesional que había luchado valientemente y se había sacrificado.

Fuente: Reuters