Parejas posponen bodas en Italia por Covid-19

74

La crisis sanitaria obligó a algunos novios a cambiar la fecha de su unión. Otros cambiaron la sede de su ceremonia

La villa romana está reservada, los huéspedes están invitados y sus habitaciones de hotel reservadas. Se compra el vestido, se pagan los depósitos para la luna de miel en África.

Sin embargo, ahora Dan Salganik, socio de una agencia de marketing digital en Chicago, no está tan seguro de que vaya a casarse en Italia en junio.

Pero no es porque le hayan entrado las típicas dudas de última hora. Un intruso no invitado, el coronavirus, lanzó un balde de agua fría sobre sus planes de boda y los de muchas otras parejas en el mundo.

«Probablemente estoy en ese punto en el que tengo que empezar a replantearme las cosas», dijo.

Ciudades costeras, palacios decorados con frescos e iglesias que rezuman arte e historia han hecho de Italia uno de los principales destinos mundiales para bodas. Pero la crisis del coronavirus ha golpeado al país con más fuerza que a otros de Europa, castigando al sector de hotelería y turismo tanto como al de la organización de bodas desde Milán a Minnesota.

Melanee Shale y Raphe Wolfgang, ambos de Los Ángeles, esperaban celebrar su boda en una bodega en la ciudad de Orvieto, en la región italiana de Umbría, el próximo 18 de abril. El virus les obligó a posponerla hasta el 3 de octubre.

«Primero pensamos en cancelar y hacer una celebración local en Los Ángeles. Pero después de hablar con nuestro organizador de boda y con el local de la celebración, vimos que no es una opción, ya que hemos pagado la mayoría de nuestros depósitos», dijo Shale. «Seguimos rezando y esperando que esta crisis termine para octubre… De lo contrario, no sabemos qué hacer».

La crisis ha golpeado al multimillonario sector de la organización de bodas y a negocios vinculados como el de los fotógrafos de boda, los equipos de vídeo, la floristería, la pastelería, la joyería.

«Todo se ha detenido», dijo Tiziana Marra, una organizadora de bodas del centro de Italia. «Nuestro negocio de restaurantes se ha paralizado y tenemos que despedir a la gente».

Las parejas estadounidenses que pensaban casarse en el extranjero ahora lo piensan dos veces. Algunas dicen que aunque la crisis del coronavirus remita no quieren exponer a sus familiares e invitados de mayor edad a un viaje arriesgado.

«Muchos de los que iban a celebrar sus bodas en Italia, Francia o Europa las están trayendo de vuelta a casa», dijo Lauren Grech, cofundadora de LLG Events, una firma con sede en Nueva York especializada en realizar bodas en destinos de lujo.

Pero a medida que el brote se extiende por EU, las parejas consideran la posibilidad de celebrar «bodas virtuales» para que los mayores puedan quedarse en casa y seguir la ceremonia a través de internet.

Fuente: Reuters