Más de 250 trabajadores de Miami Beach fueron despedidos por crisis del coronavirus

126

La pandemia del coronavirus ha hecho estragos en el ámbito económico en distintos sectores. Los hoteles, restaurantes y otras empresas que dependen del turismo no han escapado a esta realidad, según difundió miamiherald

Sin embargo, los gobiernos que ordenaron el cierre de empresas no son inmunes a estos efectos.

Por ejemplo, a Miami Beach el cierre un estimado de $ 14.4 millones por mes, lo que se ha traducido en despidos, licencias y posibles recortes presupuestarios.

Más que la mayoría de las ciudades, Miami Beach depende de los ingresos del turismo: impuestos y facturas de servicios públicos pagados por hoteles y restaurantes y las tarifas de estacionamiento que se cobran a los visitantes.

No obstante, la ciudad ordenó a la mayoría de esos negocios cerrar o cortar sus operaciones.

Lo cierto es que la pérdida de ingresos obligará a la administración a echar mano de sus reservas de emergencia y considerar millones en recortes presupuestarios.

El alcalde Dan Gelber dijo que «la razón por la que tenemos un fondo para días lluviosos es precisamente para momentos como este».

La autoridad agregó que la ciudad tiene un excedente presupuestario de $ 16 millones en sus reservas en 2019. «Esto impedirá que tengamos que reducir servicios esenciales o críticos como bomberos y policía».

Un dato a considerar es que el administrador de la ciudad, Jimmy Morales, quien ha utilizado los poderes de emergencia que le otorga el estatuto de la ciudad para cerrar restaurantes, bares y hoteles en toda la ciudad, ya ha suspendido a 35 empleados a tiempo completo y despidió a 258 empleados a tiempo parcial. Ahora, él se tomó un permiso.

El principal administrador de la ciudad, que gana $ 305,736 al año, tomará 10 días de descanso sin pago en los próximos meses. El abogado de la ciudad, Raúl Aguila, y el secretario de la ciudad, Rafael Granado, también se tomarán permisos de 10 días. Los empleados que trabajan para Morales, Aguila y Granado tomarán permisos de cinco días.

Otro dato a evaluar es que de aquí a septiembre -donde se producirá el cierre del año fiscal- la ciudad habrá gastado hasta $ 19 millones en fondos de reserva, o alrededor del 20 por ciento de la alcancía de $ 95 millones, dijo el comisionado Ricky Arriola, quien preside las Finanzas y Economía Comité de Resiliencia.

Cortes serán probables en Miami Beach

Es de hacer notar que los impuestos a la propiedad y al turismo, junto con los ingresos por estacionamiento, constituyen la mayor parte del presupuesto operativo de $ 669 millones de Miami Beach,junto a los impuestos a la propiedad que representan el 28 por ciento. Los impuestos al turismo representan  el 14 por ciento y por el estacionamiento el 8 por ciento del presupuesto de 2020.

La administración indicó que la congelación de la contratación de la ciudad y la eliminación de las horas extra ya les ha permitido ahorrar cerca de $10 millones. Es probable que la ciudad se ahorre al menos algunos de los $ 1.7 millones presupuestados para la vigilancia durante los períodos de alto impacto, como el fin de semana del Día de los Caídos, porque es poco probable que se realicen los eventos habituales correspondientes a este año. La cancelación también le ahorraría a la ciudad $ 300,000 en servicios de baños.

Hay que resaltar que la administración ha propuesto también diferir ciertos artículos presupuestados para el próximo año, como un pago de $ 100,000 al Orange Bowl y un patrocinio de $ 100,000 para un evento de la Federación Internacional de Tenis.

En un destino turístico como Miami Beach, donde los pagos de los propietarios representan menos del 20 por ciento de los ingresos anuales por impuestos a la propiedad de la ciudad, la ciudad es vulnerable al cierre del turismo y la hospitalidad. Todo ello a partir de las normas establecidas por el gobierno, dijo el comisionado David Richardson, miembro del comité de finanzas y ex auditor federal. La ciudad tiene solo 93,000 residentes permanentes, pero recibe 6,7 millones de visitantes al año.

Richardson expresó que «es una bendición cuando tenemos algo como el Super Bowl, pero una maldición cuando tenemos una crisis como esta», dijo . «No estamos recibiendo el nivel de dinero que teníamos anteriormente para el impuesto turístico porque los hoteles están cerrados». Afortunadamente, la crisis golpeó a mediados de año, después de que la ciudad recaudara solo $ 20 millones en ingresos por impuestos turísticos en enero y febrero cuando el Super Bowl regresó al Hard Rock Stadium. «Espero que sea una combinación de recortes en el presupuesto, empujando algunos proyectos hacia el futuro y buscando cada oportunidad que tengamos para ahorrar dólares», dijo Richardson. “La buena noticia es que la ciudad tiene alrededor de $ 80 millones en reservas para el fondo general. … Tenemos un poco de cojín «.

Al anunciar una ola inicial de despidos a la comisión y al personal de la ciudad el 26 de marzo, Morales dijo que Miami Beach «planeó de antemano choques como este a través de nuestros esfuerzos generales para construir resiliencia a través de reservas y experiencias reales como la recesión del Zika».

“Si bien el impacto de COVID-19 probablemente será muy significativo, debido a una planificación financiera prudente, tenemos fuertes reservas que nos ayudarán a navegar esta crisis. Estamos comprometidos a pagar la deuda de la ciudad y otras obligaciones de los proveedores «, afirmó.

También, como muchas otras ciudades de todo el país, solicitaremos una infusión de fondos del gobierno estatal y federal para ayudar a compensar las pérdidas de ingresos que son críticas para proporcionar servicios continuos durante este tiempo».

En ese sentido, Gelber apuntó que esperaba comenzar a discutir una reapertura de la economía en mayo. Hasta entonces, dijo, los residentes pueden sentirse cómodos al saber que los servicios críticos como la policía y el rescate contra incendios no se verán afectados por la recesión. «Este es un golpe duro, pero es superable y podremos navegarlo», enfatizó. «Por ahora nos sentimos cómodos de poder reducir costos, sumergirnos en algunas de nuestras reservas y avanzar con personas que creen que nuestro gobierno es receptivo y trabajador».

Fuente: Miami Diario