Mascarilla casera de avena y huevo para eliminar poros abiertos

761

Uno de los problemas más comunes de la piel mixta o grasa son los poros abiertos. Afortunadamente la industria de la cosmética y la belleza han creado productos para nuestra rutina de belleza que nos ayuda a eliminar poco a poco el problema de los poros abiertos.

Uno de los productos que se suelen usar para tener una piel con el acabado perfecto para nuestro maquillaje es el primer, sin embargo, existe una mascarilla casera que está lista para terminar con nuestro problema de los poros abiertos. Tener los poros abiertos, logra que la piel posea una textura desigual visualmente.

Además de la aparición de los puntos negros en la nariz y mejillas. Una de las consecuencias de estos problemas en la piel es debido a una dieta poco saludable y poca ingesta de agua natural. Por eso, uno de los secretos que contiene esta mascarilla es que ayuda a tener una piel limpia y saludable, dejando un acabado liso en nuestra piel con solo dos ingredientes: Avena y huevo.

Esta mascarilla casera es perfecta para cuidar de la piel con poros abiertos y la piel grasa. Esta sirve como un neutralizador del pH, capaz de purificar y limpiar los poros a profundidad, además de que si la usas constantemente, verás que una considerable reducción en la aparición de puntos negros.

¿QUÉ SE NECESITA PARA PREPARAR LA MASCARILLA?

Avena licuada, un huevo, un tazón y una cuchara para la aplicación y evitar ensuciarte de más.

MODO DE PREPARACIÓN:

Licúa media taza de avena aproximadamente durante 3 minutos. Posteriormente, agrega una yema de huevo y licúa nuevamente por 40 segundos, ya que logrará una textura pastosa, que es lo que estamos buscando. Vacía la mezcla en un tazón y utiliza una cuchara para aplicarla sobre tu rostro (recuerda que también puedes utilizar tus manos).

Aplicar la mascarilla y esparcirla de modo homogénea, masajea tu cara con movimientos circulares hacia arriba y aplica mayor producto en las zonas con mayor número de poros abiertos. Deja reposar por 20 min sobre tu rostro. Al terminar enjuaga tu rostro con agua tibia (no caliente). Utiliza esta mascarilla de una a dos veces por semana, según veas resultados.

Fuente: soycarmin.com