Detectives dijeron: adultos fueron responsables de disparos a niña

94

Detectives dijeron que tres adultos eran responsables de los disparos recibidos por una niña de 6 años. Arrestaron a un guardia de seguridad de 50 años y a la madre de la niña de 32 años, y están buscando un hombre.

Leonardo Morales estaba trabajando como guardia de seguridad el martes en el Distribuidor Rey Chávez en Hialeah, cuando vio a un hombre corriendo con alrededor de $ 200 en colas de langosta.

 Le dijo a los detectives que era su trabajo perseguir al ladrón que había causado un alboroto después de discutir con un cajero.

Ladrón disparó su arma

Cuando el ladrón corrió hacia el estacionamiento, subió a un automóvil y se alejó, Morales disparó su arma, dijo la policía.

Dos chicas estaban en el auto de escape. Una niña de 6 años recibió un disparo en la rodilla derecha y su hermana de 8 años sufrió un corte en el muslo derecho después de que se rompió una ventana, dijo la policía.

Su madre, Angela, Pupo, llegó al Centro de Trauma Ryder del Jackson Memorial Hospital con ambas niñas. Sus ropas estaban manchadas de sangre. Ella le dijo a los oficiales del Departamento de Policía de Miami-Dade que habían sido víctimas de un tiroteo en Brownsville.

No se hallaron los casquillos

Los oficiales dijeron que Pupo culpó a dos hombres negros. Pero cuando los oficiales no pudieron encontrar los casquillos, Pupo les dijo que el tiroteo había sido en Hialeah.

Más tarde, los detectives se enteraron de que el automóvil que conducía Pupo, de 32 años, al hospital había estado involucrado en el robo en el mercado de 780 W 17th St. Miami-Dade, los agentes de policía ya habían usado cinta de la escena del crimen para apoderarse del Toyota Corolla verde petróleo como evidencia.

Los detectives del Departamento de Policía de Hialeah arrestaron a Morales y Pupo el martes y los interrogaron durante horas. Le preguntaron a Morales por qué decidió disparar su arma, y ​​obtuvieron un video de vigilancia del tiroteo para corroborar su declaración.

Disparos

Los detectives informaron que Morales «cargó el arma de fuego mientras perseguía» al presunto ladrón y «descargó una bala en el vehículo mientras huía hacia el este por West 17th Street».

Los detectives también cuestionaron a Pupo e informaron que ella sabía sobre el plan para robar mariscos del mercado y que iba a ganar alrededor de $ 30 después de venderlo. Los antecedentes penales de Pupo en el condado de Miami-Dade se remontan a 2006 e incluyen robos, robos y casos de robo.

Victimas en peligro

Pupo admitió haber esperado en el auto con las chicas y «poner a las víctimas en peligro durante la comisión de un delito», dijo la policía.

Los correccionales de Miami-Dade reservaron a Morales y Pupo el miércoles en el Centro Correccional Turner Guilford Knight. Los detectives están buscando a «Mark», el hombre que Pupo y Morales dijeron que robó las colas de langosta.

Morales enfrenta dos cargos de intento de homicidio involuntario con un arma mortal y un cargo de disparar un misil mortal. Pupo enfrenta dos cargos de negligencia infantil y robo menor.

MiamiNews24