Romero Britto aclara lo sucedido con su escultura rota

1131

Esta semana se viralizó un video en donde se observa al artista Romero Britto indignado por las acciones de una mujer que rompió en frente de él, una de sus esculturas en porcelana.

La perpetradora de la obra de Romero Britto

La mujer que en el vídeo, agredió la integridad emocional del artista brasilero, expresó que sus actos estuvieron motivados a «la mala educación del artista».

“Algunos artistas pierden la humildad y se ganan la desaprobación de sus admiradores. Romero Britto, su gran ego y su rudeza pretendían humillar a la familia del restaurante Tapelia en Miami Beach ”.

Dueña del restaurante Olé Olé and Tapelia

Romero Brito, explica lo sucedido

El artista difundió a través de su cuenta en instagram, un comunicado en donde le explica lo sucedido a sus fans y aficionados a su trabajo. Al parecer, el incidente ocurrió en 2017 pero no fue hasta este año que se difundió la información.

Queridos fans y coleccionistas,

El video del incidente tuvo lugar en 2017. Fui víctima de una persona que fue a una de mis galerías y rompió intencionalmente una escultura que le habían regalado.

Una pieza pesada de porcelana como esa, cuando se rompió en pedazos, podría habernos causado daño a mí, a ella o a cualquier otra persona en el lugar. Es lamentable, pero la integridad psíquica de las personas se puso en peligro en ese momento. Desafortunadamente, hay personas que quieren hacerse famosas a costa de otras.

Mi propósito siempre ha sido llevar alegría, amor y esperanza a todos a través de mi arte. No admito la falta de respeto y nunca tuve la intención de faltarle el respeto a nadie.

Internet es muchas veces injusto y la gente no se preocupa por la verdad. Al igual que la confusión, el drama, la negatividad y hacer malabarismos sin analizar los hechos.

Continuaré mi misión de traer alegría al mundo, que como nunca antes necesita más amor, felicidad, esperanza y optimismo.

ROMERO BRITTO

Redacción de Luis Rodríguez, Miami News 24.

Con información de La patilla y El farandi | Foto de Milenio.