La Habana inicia toque de queda afectando la escolaridad

180

La Habana es una capital latina clásica. Mucha música, nativos buscando bromear y mucho calor. El cubano es reconocido por su gentilicio, el cual es amable, servicial y fiestero; situación que no se pudo vivenciar el pasado martes, cuando la Habana inicia toque de queda como medida de prevención para una enfermedad con pocos contagios, pero de persistente aguante.

Ante la casi estática, pero notable presencia del COVID-19 en la isla, el gobierno cubano dictó una serie de estrictas medidas para lograr contener la enfermedad. El plan será ejecutado durante 15 días, en donde desde las siete de la noche hasta las cinco de la mañana ningún peatón, o automóvil podrá circular libremente por las calles de la ciudad.

Quizás te pueda interesar: Cuba inyecta a 20 voluntarios su vacuna «soberana»

La Habana inicia toque de queda e impone fuertes medidas de seguridad

Dentro de la medida, también se restringirá el acceso hacia la ciudad y todas las entradas y salidas serán resguardadas para asegurar el cumplimiento de la norma.

Para otorgar mayor restricción, los comerciantes sólo podrán despachar mercancía a vecinos de cada municipio, y podrán laborar hasta las cuatro de la tarde. Aquellos que no son trabajadores de áreas esenciales, no tendrán permiso para poder asistir a sus trabajos, aunque se reincorparon a sus puestos en julio.

Quienes no se apeguen a la nueva medida sanitaria, podrán ser multados por unos 3000 pesos, ($150 aproximadamente). En el peor de los casos, tendrán que enfrentar medidas judiciales, todo dependerá de la gravedad de la falta. Según datan medios locales, algunas personas fueron sancionadas durante las primeras horas del toque de queda.

Una Habana sin autos y sin clases

Es curioso observar como las calles se encuentran desiertas, sin un solo automóvil. Cabe destacar que en éste país, la flota de automóviles de uso gubernamental, iguala o supera a los autos particulares o de propiedad personal.

Algunas provincias de la isla, han tenido problemas de contagio local, evitando dar inicio al periodo de clases. Es así, como más de 350.000 estudiantes estarán en sus casas por las próximas dos semanas. Las escuelas, utilizarán la modalidad de clases remotas para evitar que los niños se queden rezagados frente a otras instituciones educativas del país.

Redacción de Miami News 24, con información de El Nuevo Herald | Foto de Connectas