¡Partidazo! Djokovic destronó a Nadal en su paraíso

310

Djokovic destronó a Nadal en un partido intenso. Rafael Nadal y Novak Djokovic protagonizaron este viernes un épico partido por la tarde, correspondiente a las semifinales del Roland Garros 2021 y finalmente la victoria fue para el serbio luego de  cuatro sets.

Con parciales de 3-6,6-3,7-6,6-2, el número uno del mundo accedió a la final en donde enfrentará al griego Stefanos Tsitsipas este domingo.

Asimismo, se trató de un partido que duró más de cuatro horas y seguramente será recordado como uno de los mejores de la temporada, donde el mismo Novak Djokovic reconocio que: “ha sido mi mejor juego en Roland Garros”.

Djokovic destronó a Nadal

 Y es que derrotar a Rafael Nadal en este terreno es  una tarea difícil, contando con esta oportunidad, solo ha pasado en tres ocasiones en 108 encuentros.

En donde Robin Söderling le había derrotado en los octavos de 2009 y el propio Novak Djokovic en los cuartos del año 2015.

Te puede interesar: El Tribunal Supremo de Brasil dió luz verde a Copa América

Por otra parte, el público pudo permanecer en el evento  hasta el final, porque las autoridades lo permitieron pese al toque de queda. Nadal sacó la apisonadora desde el inicio, levantó dos bolas de rotura y puso la directa para colocarse 5-0.

El inicio del partido fue favorable para el español, quien acarició un 5-0 en el primer set, pero Djokovic supo reponerse y terminar en un ajustado 6-3.

Para el segundo set, el actual número uno estuvo más enfocado y logró sacar algunas imprecisiones de Nadal y colocar el marcador a su favor 6-3, pero ambos luchando con mucha intensidad.

Mientras en la tercera manga, ya que Djokovic parecía que se llevaría con comodidad este set al tener hasta cuatro puntos para llevarselo, sin embargo, Nadal no se amilanó y también logró una bola para el set. Finalmente todo se decidió en un dramático tie break a favor del serbio que logró colocarse 2-1.

En el cuarto, Djokovic se vio mucho más entero y no le dió muchas oportunidades al manacorí de reponerse, sumado a algunas dolencias adicionales de Rafa en su tobillo. De esta manera el rey del Roland Garros demostró que si se le puede vencer.