«Don Alonso» el perro que viaja en el transporte municipal

287

El paso del tiempo se nota en las canas que han empezado a asomar en su pelaje negro, lo que no resta ni un poco que “don Alonso”, un perro mestizo boliviano; siga gozando sus viajes en los “PumaKatari”, los autobuses del sistema de transporte municipal de La Paz que le adoptó hace un quinquenio.

Alonso pasó de vivir en las calles a ser el consentido del Patio Caja Ferroviaria; el garaje de los autobuses que cubren la ruta del transporte municipal entre ese barrio y la plaza Alonso de Mendoza en el centro histórico paceño.

El idilio entre el perro llamada «Don Alonso» y los “PumaKatari” se remonta a 2016, cuando el can apareció en la plaza que le dio el nombre, explicó Alejandra Blanco; encargada de Bienestar Social y Cardex en la Unidad del Servicio de Transporte Municipal (Setram) de La Paz.

Te puede interesar: Empresas deben reforzar seguridad tras ciberataque contra Kaseya

“El perrito aparentemente fue abandonado en inmediaciones de la plaza Alonso de Mendoza; en el centro de la ciudad y pues nosotros estábamos iniciando operaciones en esa ruta”, comentó.

Poco a poco, el animalito tomó cariño a los conductores, los anfitriones que asisten a los pasajeros en los autobuses y los despachadores; quienes le solían dar comida.

El apego hacia los funcionarios le llevó a probar suerte y subirse un día a uno de los “Pumas” que le llevó hasta Caja Ferroviaria; comentó Blanco.

Alonso fue adoptado oficialmente tras lograr; “las autorizaciones necesarias” de las entonces autoridades municipales y; tras un “proceso difícil” de adaptación, logró “dejar la vida callejera”, indicó.

Perro Don Alonso es un «Un viajero conocerdor»

El can aprendió a conocer las paradas de la ruta, “subía en una parada, se trasladaba a otra” para hacer todo el recorrido y luego volver a casa, según Blanco.

“Ahora, cuando se lo suelta, él sube a la parada Siete Lagunas (la última del trayecto). Sube a uno de los buses;los anfitriones le colocan el bozal como corresponde y él hace toda la ruta”, explicó.

En la plaza, da unas “vueltitas de popularidad” y aprovecha de saludar a varios conocidos suyos, entre vecinos y vendedoras de comida callejera; y cuando ya es hora de almuerzo vuelve a subir a uno de los buses” para volver a casa.

Alonso ya debe tener unos diez años y algunos achaques por la edad, por lo que ya no le permiten salir mucho. Y si lo hace; es “siempre con monitoreo”, es decir; alguien lo despacha y lo esperan tanto en la parada de la plaza como en la de Caja Ferroviaria para vigilar además que no pelee con otros canes callejeros.

Con información de | EFE | Foto: Cortesía |

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste link https://wa.me/message/RTD2LBONJQ7AF1

También estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficial