Alcalde niega «conflicto de interés»

252

Francis Suárez forma parte de la junta de ISG World y despierta tanto admiración como inquietud acerca de sus labores como funcionario público electo.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, se une a la junta de asesores del grupo de bienes raíces de lujo ISG World y despierta por el nombramiento tanto admiración como inquietud acerca de sus labores como funcionario público electo.

“Como parte de mis funciones (como abogado particular) en DaGrosa Capital, soy miembro del directorio de ISG World, uno de sus miembros”; comentó el alcalde a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Es un honor y un privilegio formar parte del directorio de una empresa que tiene visión de crecimiento a nivel nacional e internacional; que ayuda a facilitar la venta de inmuebles a todos los niveles, asequibles y de lujo”, añadió.

Te puede interesar: Miss Paraguay Nadia Ferreira favorita a ganar la corona Miss Universo

Para el abogado Luis Martínez, del bufete Martinez & Associates “es una magnífica noticia para un aún joven político que sube como la espuma y piensa en una ciudad; aún más moderna, acorde al siglo XXI”.

La firma, con sede en Aventura, al norte de Miami; y dirigida por Craig Studnicky, se especializa, tal como plantea, en representar “con orgullo a algunos de los urbanizadores e instituciones financieras más prestigiosas del país”.

ISG World, según plantea, ha manejado más de 12.000 millones en ventas y mercadeo desde 1992 y cuenta en su haber con emblemáticas edificaciones; como ECHO Aventura; Brickell City Centre y ECHO Brickell.

Los supuestos conflictos son por unirse a grupo de bienes raíces de lujo

No obstante, hay quien cuestiona la relación que pudiera haber entre el nombramiento y el cargo público que ostenta el joven político de 44 años; en una ciudad donde prácticamente cada pie cuadrado es muy apetecido para construir nuevas edificaciones.

“No dudo de su honestidad, pero últimamente han sucedido cosas en Miami que me preocupan”, opinó José Mendoza; vecino de Coconut Grove; donde yace el ayuntamiento de la ciudad.

Mendoza se refería al “apuro” con el que “trató de aprobarse la construcción del (complejo deportivo comercial) Freedom Park”; más conocido como el estadio de Beckham, del que el alcalde Suárez fue defensor, y la premura con que Art Acevedo “fue nombrado jefe de Policía” y “meses después fue despedido”.

El comisionado de Miami Manolo Reyes opinó que “para haber conflicto de intereses tiene que haber una razón” y que el alcalde “no vota en las decisiones de la Comisión”; que es el cuerpo legislativo que falla a favor o en contra de una construcción.

“Hay un comité de ética (Miami-Dade County Ethics Commission) que define qué está mal hecho. Ellos son los que dicen”; subrayó el comisionado.

Este medio contactó al director ejecutivo de la autoridad condal de ética, José Arrojo, pero no estaba disponible para abordar el tema y prometió conversar al respecto en las próximas horas.