EEUU sufre interrupción de los servicios por ómicron

32
EEUU sufre interrupción de los servicios por ómicron
Foto: cortesía

EEUU atraviesa nuevamente un momento complicado en torno a la pandemia del Covid-19, con ómicron haciendo de las suyas algunos servicios empiezan a interrumpirse.

En Nueva York la escasez de empleados provoca retraso en servicios como de metro y basura, también disminuye las filas de bomberos.

Te puede interesar: Primeras fotos del casamiento de Stefi y Ricky Montaner

En Kansas las ambulancias aceleran a los hospitales y tienen que cambiar de dirección ya que esto centros de salud se encuentran abarrotados.

Los funcionarios del aeropuerto cerraron los puntos de control de seguridad en la terminal más grande de Phoenix y las escuelas de todo el país luchan por encontrar maestros para sus aulas.

Reporta AP News que la explosión actual de infecciones por coronavirus impulsadas por omicron en los EE. UU. está provocando un colapso en las funciones y servicios básicos: la última ilustración de cómo COVID-19 sigue trastornando la vida más de dos años después de la pandemia.

“Creo que esto realmente les recuerda a todos cuando apareció por primera vez el COVID-19 y hubo interrupciones tan importantes en cada parte de nuestra vida normal”, dijo Tom Cotter, director de respuesta y preparación ante emergencias en Project HOPE, una organización sin fines de lucro de salud global. “Y la desafortunada realidad es que no hay forma de predecir lo que sucederá a continuación hasta que aumentemos nuestros números de vacunación, a nivel mundial”.

Los socorristas, los hospitales, las escuelas y las agencias gubernamentales han empleado un enfoque de manos a la obra para mantener la seguridad del público, pero les preocupa cuánto tiempo más podrán mantenerlo.

EEUU con instalaciones médicas golpeadas por ómicron

En el condado de Johnson en Kansas, los paramédicos trabajan 80 horas a la semana. Con frecuencia, las ambulancias se han visto obligadas a alterar su curso cuando los hospitales a los que se dirigen les dicen que están demasiado abrumados para ayudar, lo que confunde a los familiares de los pacientes que ya están ansiosos y que conducen detrás de ellos. Cuando las ambulancias llegan a los hospitales, algunos de sus pacientes de emergencia terminan en las salas de espera porque no hay camas.

El Dr. Steve Stites, director médico del Hospital de la Universidad de Kansas, dijo que cuando el líder de un hospital rural no tenía adónde enviar a sus pacientes de diálisis esta semana, el personal del hospital consultó un libro de texto y “trató de colocar algunos catéteres y calcular saber cómo hacerlo”.

Las instalaciones médicas han sido golpeadas por un “doble golpe”, dijo. El número de pacientes con COVID-19 en el Hospital de la Universidad de Kansas aumentó de 40 el 1 de diciembre a 139 el viernes. Al mismo tiempo, más de 900 empleados se enfermaron con COVID-19 o están esperando los resultados de las pruebas: el 7% de la fuerza laboral de 13,500 personas del hospital.

“Lo que es mi esperanza y lo que vamos a cruzar los dedos es que cuando llegue a su punto máximo… tal vez tenga la misma caída rápida que vimos en Sudáfrica”, dijo Stites, refiriéndose a la rapidez con la que el número de casos cayó en ese país. “No sabemos eso. Eso es solo esperanza”.

Con información de: Miami Diario / Foto: Cortesía.

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste https://wa.me/qr/JBQICRYC7TZAN1

Estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficia

Comparte esto: