Cómo llevarnos bien con nuestro sistema digestivo

21
Cómo llevarnos bien con nuestro sistema digestivo
Cómo llevarnos bien con nuestro sistema digestivo

La gran mayoría de los problemas digestivos que padecemos suelen estar relacionados con alteraciones en la digestión de los alimentos. No es difícil encontrar personas con algún problema de este tipo. Sin embargo, son trastornos fáciles de evitar.

Si queremos aprender a llevarnos bien con nuestro sistema digestivo y que no nos juegue malas pasadas, debemos conocer algunos detalles sobre él. SISTEMA DIGESTIVO, A JORNADA COMPLETA Y SIN DESCANSO El sistema digestivo hace referencia a un conjunto de órganos fisiológicamente muy complejos.

Te puede interesar: Tom Holland, ¿será el nuevo presentador de los Óscar 2022?

Es el encargado de procesar los alimentos para que podamos extraer los nutrientes que guarda. Trabaja casi sin descanso y se pasa día y noche quitando el embalaje y guardando celosamente los nutrientes que permiten nuestro bienestar.

Además, en él existe una amplia comunidad bacteriana, la llamada microbiota intestinal, a la que debemos cuidar con especial cariño porque es pieza fundamental en la digestión. Además, ejerce un papel esencial en la protección de nuestra salud. Es como si fuera un órgano más de nuestro cuerpo.

De hecho, se implanta al nacer y nos abandona cuando fallecemos. Pasa toda una vida a nuestro lado. Nuestro ritmo de vida y nuestras rutinas también influyen sobre nuestros pequeños aliados intestinales. Muchos investigadores están poniendo de manifiesto que nuestro comportamiento alimentario y hábitos de vida pueden influir sobre la microbiota y mejorar o empeorar nuestra salud en general.

La microbiota intestinal como oro en paño Debemos saber que la composición de la población microbiana que vive en nosotros viene dirigida por nuestra genética pero se altera fácilmente por el entorno. De esta manera, puede variar a mejor o a peor.

Tanto es así que algunas enfermedades que sufrimos (como la obesidad o la hipertensión)

Por eso, es importante tener presente qué comportamientos podrían afectar al proceso digestivo. Así, identificaremos la manera de evitar síntomas de malestar o procesos patológicos relacionados con la digestión. Una dieta saludable, equilibrada y variada será adecuada para conseguir que nuestra microbiota esté bien constituida y evitemos problemas.

También es conveniente llevar unos correctos hábitos alimentarios para regular los procesos digestivos. Entre otras cosas, porque de lo que comemos también se alimentan nuestros microscópicos huéspedes.

Algunos ejemplos alimentarios que nos benefician y ayudan a la digestión podrían ser: yogur, verduras, especialmente la familia de las coles, frutas, legumbres, cereales integrales… Todos ellos aumentan la riqueza en fibra de nuestra dieta, favoreciendo su fermentación por parte de la microbiota y volviéndola más fuerte.

Por otra parte, es importante mantener una buena higiene intestinal, evitando el estreñimiento y otros daños a nuestro organismo. Así impediremos dañar a nuestros pequeños “amigos”, a quienes los residuos y otros elementos tóxicos les afectan enormemente.

Con información de: El Nuevo Herald. / Foto: Cortesía.

Periodista, Grelys Vargas.

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste https://wa.me/qr/JBQICRYC7TZAN1

Estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficia