Director de la CIA asegura que Putin está «demasiado sano»

56
CIA Vladimir Putin sano
Foto: AFP

El director de la CIA, Bill Burns, hizo una evaluación inusualmente sincera esta semana, cuando dijo a los asistentes del Foro Anual de Seguridad del Instituto Aspen que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, está «demasiado sano».

Burns fue cuidadoso al matizar sus comentarios, aparentemente irónicos, diciendo que no constituían «un juicio formal de inteligencia».

Pero cuando se le preguntó directamente si Putin no estaba sano o era inestable, dijo: «Hay muchos rumores sobre la salud del presidente Putin y, hasta donde sabemos, está completamente, demasiado sano».

Te puede interesar: La Casa Blanca confirmó que Joe Biden tiene coronavirus

Su lenguaje corporal, su forma de hablar y su forma de andar han sido objeto de un escrutinio implacable. Y cada vez que Putin desaparece de la vista del público durante unos días, o incluso da un ligero paso en falso, como hizo recientemente después de aterrizar en Teherán, puede desencadenar una ronda de intensas especulaciones al estilo de los tabloides sobre su bienestar físico.

Director de la CIA asegura que Vladimir Putin está sano

Aseguran que el Kremlin se ha esforzado por crear un aura en torno a Putin como único solucionador de problemas del país: de hecho es el presentador de un programa anual de llamadas en el que literalmente asume el papel de solucionador oficial.

Y a lo largo de dos décadas ha consolidado el poder a través de un sistema que se rige por los caprichos y las fijaciones de una persona (caso evidente: la invasión de Ucrania).

Así que, sin un sucesor claro de Putin, Rusia está siempre a unos cuantos estornudos de una crisis política total.

El Kremlin ridiculiza habitualmente cualquier especulación sobre la salud de Putin; el jueves, el portavoz Dmitry Peskov dijo que Putin se sentía «bien» y con «buena salud» antes de describir las especulaciones en sentido contrario como «nada más que engaños».

Pero la declaración de Burns, aunque haya sido en broma, quizás nos dice mucho más sobre los políticos occidentales que sobre el estado de salud de Putin.

Foto: Sputnik

Rusia enfrenta al occidente

Para empezar, refleja un fuerte elemento de hacer castillos en el aire cuando se trata del líder del Kremlin. Sugiere que las crisis internacionales más preocupantes podrían simplemente evaporarse si una persona, Putin, desaparece de la escena mundial.

Y esa es una posible interpretación errónea de Rusia. Sin duda, la decisión de invadir Ucrania se redujo a una persona: el presidente, que parece estar impulsado por su propia lectura deformada de la historia y una dosis de ambición imperial.

Y el enfrentamiento de Rusia con Occidente ha estado impulsado durante años por los agravios personales de una persona que se lamentaba del colapso de la Unión Soviética.

Pero es ingenuo esperar que el putinismo no siga vivo sin Putin.

Casi medio año después de la invasión, las grandes pérdidas de Putin en el campo de batalla no han provocado, por ejemplo, una resistencia generalizada al reclutamiento.

La población rusa, con la excepción de los miles de detenidos en las protestas contra la guerra, ha aceptado más o menos pasivamente el dolor económico de las nuevas sanciones impuestas a su país.

Los índices de popularidad de Putin, si nos atenemos a los resultados de la encuestadora estatal WCIOM, han subido desde la invasión del 24 de febrero.

Las declaraciones del director de la CIA, que demuestran que el mandatarios ruso está sano, en su contexto, reflejan lo difícil que es entender a Vladimir Putin, alguien cuyos procesos de toma de decisiones son opacos para el mundo exterior.

Burns señaló el reducido círculo de asesores de confianza de Putin. Pero durante la pandemia, el aislamiento de Putin adquirió una dimensión muy física, como se vio en sus reuniones con algunos líderes mundiales en una mesa absurdamente larga.

Foto: Cortesía
El Kremlin proteje la salud física de Putin

El distanciamiento extremo de Putin parece reflejar hasta dónde está dispuesto a llegar el Kremlin para proteger su salud física y, por extensión, cualquier información sobre su salud.

Justo antes de la invasión, el presidente de Francia Emmanuel Macron declinó la petición del Kremlin de una prueba rusa de covid-19, dijo el Elíseo, al tiempo que se negó a comentar los informes de los medios de comunicación de que Macron no quería que los médicos rusos pusieran sus manos en su ADN.

Es justo especular que el entorno de Putin haría lo mismo para evitar proporcionar cualquier pista sobre su salud a cualquier servicio de inteligencia extranjero entrometido.

El análisis de Rusia se reduce a menudo al estudio de una persona. Pero, como recordará Burns, las políticas consensuadas del último Politburó soviético aún así cometieron un error garrafal en la desastrosa guerra de Afganistán en 1979.

Y, como muchos ucranianos se apresuran a señalar, los rusos aún no han hecho un verdadero ajuste de cuentas con su pasado imperial soviético.

Cualquier esperanza de cambio es lejana: si hay que creer a Burns, y si la historia sirve de guía, es probable que Putin esté por aquí hasta que alcance a Brezhnev.

Con información de | Katie Bo Lillis / CNN

Obtén información al instante, únete a nuestros grupos de:

Whatsapp y Telegram

Síguenos en Nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @miaminews24official

Twitter: @miaminews24

Facebook: Miaminews24.com