¿Por qué las celulitis pueden ser ocasionadas por las emociones?

50
¿Por qué las celulitis pueden ser ocasionadas por las emociones?-MiamiNews24
Foto: Freepik

Las celulitis no solo aparecen por una alimentación poco saludable, sino también por problemas emocionales como el estrés, los traumas o la ansiedad que generan acúmulo de grasa y la aparición de piel de naranja.

La celulitis, junto con la grasa localizada y la flacidez, es una de las principales preocupaciones estéticas de las mujeres –al ser un problema más relacionado con los estrógenos, tan solo un 10% de los hombres la llegan a padecer– a nivel mundial.

Te puede interesar: ¿Sabías el flequillo te hará lucir más joven?

Las celulitis afecta al 80-90% de las mujeres a partir de los 20 años y se trata de una grasa subcutánea persistente que se localiza, sobre todo, en caderas, muslos, glúteos y abdomen.

Las celulitis pueden generarse por problemas emocionales, el estrés es una de las razones

Aunque las principales causas de su aparición son factores genéticos, sedentarismo, tabaquismo, malos hábitos alimenticios, alcohol y hormonas, la falta de sueño, la ansiedad, el estrés e incluso la depresión también juegan un papel importante, ya que no saber gestionar bien las emociones puede ocasionar alteraciones en el organismo y originar su aparición.

«La celulitis emocional es una inflamación difusa de los tejidos conectivos subcutáneos, es decir, células del tejido graso. Este tejido se acumula en determinadas zonas del cuerpo, generando nódulos y hoyuelos», explica Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

Este tipo de celulitis suele afectar a las personas que se contienen y no son capaces de expresar sus sentimientos, así como a las que padecen ansiedad ante diversas situaciones de su vida, no tienen confianza en sí mismas y se obsesionan por la opinión que puedan tener el resto sobre su aspecto físico.

Pero, ¿cómo puede provocar todo esto la aparición de celulitis? Los bloqueos emocionales suelen somatizar en forma de hinchazón corporal. “La celulitis es un conflicto de comparación”, asegura Gisella Gil, naturópata y fundadora de la firma de Cosmética Emocional, a lo que Nieto añade: “La respuesta biológica de nuestro cuerpo es aumentar de tamaño para aparentar fortaleza y seguridad». Ambas expertas coinciden en que los conflictos no solucionados, como traumas o miedos, son los que producen esta acumulación de grasa.

Y, por raro que parezca, esta teoría está avalada por la neurocosmética y sus estudios, que confirman que el estrés y la inestabilidad emocional repercuten en las fibras de colágeno.

Foto: Actitud Fem

Congestión linfática y edemas

¿Sabías que todo lo que la mente es capaz de generar puede originar síntomas orgánicos y funcionales que se pueden reflejar en el aspecto físico? En este caso, en forma de congestión linfática y edemas.

“Las células madre que forman nuestra piel derivan del mismo grupo de células que en un primer momento se dividieron para dar origen a las células del sistema endocrino, nervioso e inmunológico”, afirma el doctor Nicholas Perricone, claro defensor de la conexión existente entre la piel y el cerebro.

Lo más recomendable es atacarla lo antes posible, tanto desde el exterior como desde el interior, pues si existe predisposición a padecerla y no se actúa a tiempo, puede ir avanzando de estadio hasta llegar a ser irreversible.

“El objetivo tiene que ir dirigido a realzar nuestros puntos fuertes y a llevar un estilo de vida saludable que, combinado con los tratamientos médico-estéticos de vanguardia, nos permita alcanzar un cuerpo sano, realista y basado en potenciar nuestra belleza innata, más que en alcanzar un ideal poco realista y que solo nos conducirá a la frustración», propone la doctora Natalia Ribé, directora médica de la Unidad de Medicina Estética, Nutrición y Andrología del Institut que lleva su nombre.

Para controlarla, ella misma también aconseja ponerse en marcha lo antes posible, “de un modo holístico ‘mens sana in corpore sano’, que contemple también la nutrición y la parte emocional”.

Cuidar la mente: sanar las emociones

“Solo desde una mirada interna conseguiremos cambios duraderos para activar, drenar y esculpir nuestro cuerpo. Cuando una mujer aprende a cuidarse por dentro, la piel cambia”, afirma Gil.

Lo más aconsejable es comenzar con un enfoque holístico, donde los aceites esenciales y las flores de Bach son grandes aliados. La doble función de las primeras, a nivel físico, gracias a su poder antiinflamatorio, activa el sistema linfático y la circulación sanguínea, oxigenan y tonifican los tejidos, y a nivel emocional sus aromas logran calmar la mente, reforzar la autoestima y ayudan a lidiar con las emociones reprimidas y traumas.

Foto: Mejor con Salud

Las flores de Bach, por su parte, actúan directamente en el sistema hormonal, favoreciendo su equilibrio, tanto en ciclos menstruales como en fase de cambios hormonales.

Con información de | Vanitatis – El Confidencial

Obtén información al instante, únete a nuestros grupos de:

Whatsapp y Telegram

Síguenos en Nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @miaminews24official

Twitter: @miaminews24

Facebook: Miaminews24.com