Polémica en Arizona: Reclusas son obligadas a parir en contra de su voluntad

76
parto obligado reclusas arizona
Foto Referencial

El Departamento de Correccionales de Arizona está induciendo el parto obligado a las reclusas embarazadas, según tres mujeres actualmente encarceladas en la Prisión Perryville en Buckeye.

Las mujeres aseguran que fueron forzadas y les indujeron el parto, a pesar de querer tener un alumbramiento espontáneo.

Parto obligado a reclusas en Arizona

Los registros médicos revisados por el periódico The Arizona Republic muestran que las tres mujeres fueron inducidas antes de la fecha prevista para su parto. Las prisioneras dieron su consentimiento para que se divulgue su información médica.

Te Puede Interesar: EEUU anuncia plan para dar entrada hasta 30,000 migrantes al mes…

A Stephanie Pearson y Desiree Romero se les indujo el parto a las 39 semanas de gestación en el 2022. Jocelyn Heffner fue inducida en la semana 37 de gestación en dos ocasiones distintas durante encarcelamientos separados en el 2020 y el 2022.

Las investigaciones han demostrado que se puede inducir el trabajo de parto de manera segura a las 39 semanas si se trata de un procedimiento electivo, y los expertos en atención médica afirman que se puede inducir el trabajo de parto de manera segura antes de las 39 semanas si existe una razón médica para hacerlo.

Pero las tres mujeres señalaron que los proveedores médicos de la prisión les dijeron que estaban siendo inducidas porque era una política del Departamento de Correccionales de Arizona para todas las mujeres embarazadas encarceladas, no debido a sus condiciones individuales. Las prisioneras dicen que no les dieron ninguna explicación sobre la política, pero creen que se está implementando para reducir la responsabilidad del sistema penitenciario.

El Departamento de Correccionales de Arizona no respondió

El Departamento de Correccionales de Arizona no respondió a múltiples solicitudes de comentarios. NaphCare, el actual contratista de atención médica en prisiones del estado, negó tener una política de inducciones forzadas. El contrato de NaphCare comenzó el 1 de octubre del 2022.

Centurion, el anterior contratista de atención médica de la prisión, no respondió a las preguntas sobre las mujeres que afirman que su parto fue inducido en contra de su voluntad durante el mandato de esa empresa en Arizona.

Desde que asumió el contrato en octubre, un portavoz de NaphCare apuntó que una paciente encarcelada fue inducida “por órdenes de un especialista del hospital como medida de seguridad materno-fetal debido a una condición preexistente”. Actualmente hay seis pacientes embarazadas en las prisiones de Arizona, según NaphCare.

Si bien el portavoz de NaphCare comentó que «cualquier decisión de inducir es únicamente la elección de la paciente», las tres mujeres sostuvieron que no se les dio a elegir. Les dijeron que les iban a inducir el parto.

Inducen el parto a todas si excepción

“Afirmaron que inducen a todas porque no quieren que nadie se ponga de parto aquí”, relató Stephanie Pearson sobre la explicación que le dio un obstetra de la prisión. “Simplemente me comentaron que alguien en un patio diferente hace unos años se puso de parto en su celda y tuvo a su bebé en la celda, y es por eso que ahora inducen a todas”.

En el 2019, los abogados de Prison Law Office y ACLU documentaron un caso de una mujer con una enfermedad mental grave que dio a luz, sola, en el baño de su celda en Perryville. Los abogados descubrieron que la mujer había sido enviada al hospital después de que rompió la fuente, solo para ser devuelta a la prisión por razones desconocidas antes de dar a luz.

Política establecida

Desiree Romero relató que el proveedor médico del Departamento de Correccionales le dijo repetidamente que es una política establecida el inducir a todas las prisioneras embarazadas una semana antes de la fecha de parto.

“Nos inducen a todas ahora para que no entremos en trabajo de parto en la cárcel”, afirmó.

Romero dijo que nunca tuvo elección en el asunto. Si lo hubiera hecho, Romero asegura que habría esperado a tener el bebé de forma espontánea.

“Estoy bastante acostumbrada a que la prisión tome todas estas decisiones por nosotras, porque todavía somos propiedad del estado”, reclamó.

“Sentí que me veían como un lastre y caminar por el patio de una prisión con nueve meses de embarazo no le gustaba a esta institución estatal”, afirmó Jocelyn Heffner. Heffner dijo que cuestionó la decisión de inducir su trabajo de parto durante dos embarazos separados mientras estaba en Perryville, solo para ser negada cada vez.

“La mayoría de las embarazadas son inducidas aquí, me he dado cuenta”, relató.

Con información de | AzCentral

Obtén información al instante, únete a nuestros grupos de:

Whatsapp y Telegram

Síguenos en Nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @miaminews24official

Twitter: @miaminews24

Facebook: Miaminews24.com