Etiquetas Mensajes etiquetados con "haitianos"

haitianos

La Guardia Costera estadounidense interceptó a unas 35 millas (56 kilómetros) al noreste de la isla de Tortuga (Haití) una embarcación sobrecargada con 33 haitianos a bordo, 27 adultos y 6 mujeres, que transportaba también marihuana y anfetaminas, informó ayer esta institución.

Los guardacostas divisaron una embarcación a motor de 25 pies de eslora (7.6 metros) y, en camino hacia esta, encontraron flotando en el agua seis paquetes de marihuana.

Al interceptar el barco, los guardacostas descubrieron a 33 haitianos, además de tres paquetes más de marihuana y un paquete de anfetaminas, señaló la Guardia Costera en un comunicado. Los 33 inmigrantes fueron subidos abordo de la embarcación de los guardacostas, donde se les dio alimentos, agua y atención médica básica.

La droga fue decomisada y la embarcación de los traficantes destruida, ya que “constituía un peligro para la navegación”. Los haitianos interceptados fueron ya repatriados a su país de origen.

La Guardia Costera “patrulla diligentemente el estrecho de Florida y el Caribe para garantizar la seguridad de la vida en el mar y la seguridad de Estados Unidos”, dijo el oficial James Hodges, quien recordó que “ni la migración ilegal ni el narcotráfico serán tolerados”.

Fuente: Miami Diario

(MiamiNews24).-La Guardia Costera de EE.UU repatrió el domingo a 86 inmigrantes de Haití que fueron interceptados a bordo de una embarcación a unas 26 millas náuticas al norte de Punta Maisi, en Cuba, informó la dependencia.

Los migrantes, que fueron devueltos a Cap-Haïtien, habían sido divisados a bordo de “un carguero de vela sobrecargado de 40 pies (12 metros)”, y posteriormente abordados y transportados por un buque de los guardacostas, según un comunicado.

“Si (el carguero) se hubiera volcado antes de que llegáramos a la escena, esta situación podría haber terminado de manera diferente, como hemos visto trágicamente antes”, dijo en la nota el comandante de los guardacostas, Luis Rodríguez.

Según la Guardia Costera, en lo que va del presente año fiscal, es decir desde el pasado 1 de octubre, 221 inmigrantes de Haití han intentado alcanzar las costas de EEUU a través del Estrecho de Florida, el Caribe y el Atlántico.

Entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018, durante el años fiscal 2018, los guardacostas estadounidenses interceptaron un total de 2.488 inmigrantes haitianos.

fuente:DLa.

(MiamiNews24).-Luego de una fracasada experiencia migratoria en Chile, 176 haitianos fueron repatriados el miércoles gratuitamente a su país a bordo de un avión de la fuerza aérea chilena.

La gran mayoría eran hombres solos y todos los entrevistados por The Associated Press coincidieron en que habían decidido retornar a su país porque llevaban varios meses sin trabajo. A muchos se les complicó más la situación porque carecían de visa de trabajo, no todos lograron el dominio básico del español y algunos no se acostumbraron al clima de Chile, que este año tuvo un invierno muy frío.

Louis Miracove, estudiante de ingeniería en sonido, se quejó de que “muchos chilenos son racistas” y que “toman a los haitianos como esclavos y como animales, pero los haitianos no somos esclavos ni animales”.

Al contrario de Miracove, Daniella Romulus contó que estuvo dos años en Chile trabajando como contratada en una empresa que fabrica platos plásticos y en otra de aseo, pero los últimos meses su contrato no fue renovado.

“Ustedes me estaban tratando bien a mí, sin problemas”, dijo. “Le doy gracias a Dios porque yo estaba aquí”.

Los repatriados vivieron sus últimas horas en Chile en un gimnasio municipal de la populosa comuna de Estación Central, donde hicieron el registro para el vuelo. A diferencia de los vuelos comerciales, las autoridades de la policía internacional no fueron estrictas y permitieron más de los 23 kilos de equipaje autorizados por persona, dijo a AP el alcalde comunal Rodrigo Delgado.

Los primeros 176 favorecidos con el llamado “Plan de Retorno Humanitario” empezaron a formar filas en las afueras del gimnasio desde la madrugada y algunos amanecieron en la calle, dijeron varios entrevistados. Cumplidos los primeros trámites fueron trasladados en autobuses hasta el Grupo 10 de la Fuerza Aérea, donde abordaron el avión militar que llegará al atardecer a Puerto Príncipe.

Este fue el primero de más de una decena de vuelos proyectados por el gobierno, afirmó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien anunció que evalúan una política similar solicitada por grupos de ciudadanos colombianos.

“Creemos que respondemos a 176 historias humanitarias que requieren y solicitan hoy el regreso a su país. Son hombres y mujeres, en este viaje no hay niños, que lo han pedido formalmente dado que no han podido cumplir su sueño de encontrar un desarrollo o un futuro en nuestro país”, destacó Ubilla.

Hasta ahora 1.087 haitianos se inscribieron para participar en el programa de retorno gratuito para lo que es necesario no tener problemas judiciales pendientes, firmar un documento notarial que afirma que se va del país voluntariamente y tener los documentos en orden.

Ubilla dijo que durante el mandato presidencial de Michelle Bachelet (2014-2018) ingresaron unos 150,000 haitianos al país, “una gran cantidad de personas que la economía chilena no es capaz de absorber”.

En Chile hay un millón de migrantes, de los cuales unos 300,000 tienen papeles irregulares.

El gobierno del presidente centroderechista Sebastián Piñera impulsó en abril, un mes después de llegar al poder, una nueva política migratoria que frenó un negociado de mafias que traían en una aerolínea chilena de bajo costo a haitianos que en su país recibían un préstamo de $2,000. Varios de los que regresaron el miércoles a Haití deberán responder a los prestamistas.

Severe Estye vino a Chile en el 2017 y es uno de muchos que recibió el préstamo. Contó que nunca pudo enviar dinero a su esposa y sus cinco hijos que dejó en la isla. Interrogado sobre cómo devolverá el dinero, se limitó a levantar ambos antebrazos y decir “es un problema”. Una vez que llegue a Haití, agregó, tendrás que trabajar hasta dos años para pagar el préstamo.

Piñera, además de enviar al congreso un proyecto de ley sobre migraciones y extranjería, empezó a aplicar una serie de decretos para “poner orden en la casa” que expulsó a decenas de migrantes con problemas judiciales en su país de origen, prohibió que las visas de turistas pudieran convertirse en temporarias para trabajar, creó una serie de visas destinadas a captar migrantes que puedan aportar al país especialmente tratando de captar científicos e impulsó una política de regularización que impide a los migrantes trabajar hasta tener la visa respectiva.

Fuente:El Nuevo Herald.

(Miaminews24).-Un hotel de Miami Beach deberá pagar 2,5 millones de dólares a 17 trabajadores haitianos a los que despidió después de que se quejaran de que les prohibían hablar “creole” (criollo) y los llamaban “esclavos”, para resolver así una demanda por discriminación.

El hotel SLS de Miami Beach acordó con los abogados demandantes compensar a los haitianos, que trabajaban lavando los platos, informó hoy la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por su sigla en inglés) de EEUU.

Los lavaplatos testificaron que los chefs supervisores los llamaban “esclavos” y los regañaban por hablar “creole”, incluso entre ellos, mientras que los empleados hispanos podían hablar español, señaló la agencia federal que interpuso la demanda.

“La EEOC continuará luchando para prevenir estas prácticas laborales discriminatorias, especialmente contra los trabajadores vulnerables”, manifestó el fiscal regional de esa oficina en Miami, Robert E. Weisberg.

Agregó, que los empleadores no pueden usar la subcontratación como un sustituto de las prácticas discriminatorias.

Según la demanda, los lavavajillas haitianos “fueron despedidos por error en base a su raza, color y origen nacional y fueron reemplazados por una fuerza de trabajo, en su mayoría, hispana y de piel clara”.

El SLS Hotel también se comprometió a brindar capacitación integral para funcionarios de recursos humanos, personal administrativo y empleados por hora en seis hoteles del sur de la Florida durante un período de tres años.

Fuente:DLA

(Miaminews24).- Dos organizaciones civiles presentaron una demanda contra el Gobierno de Donald Trump por cancelar la protección especial migratoria conocida como TPS a la que están acogidas decenas de miles de salvadoreños y haitianos, alegando que se trata de una discriminación por raza, etnia y origen.

“El presidente Trump no ha hecho un secreto de sus opiniones racistas”, manifestó Iván Espinoza-Madrigal, director ejecutivo del Comité de Abogados por los Derechos Civiles y la Justicia Económica, que presentó la demanda junto a Centro Presente, una organización de inmigrantes latinoamericanos.

Además de contra el mandatario de Estados Unidos, la demanda se dirige contra el Departamento de Seguridad Nacional; su titular, Kirstjen Nielsen, y su antecesora, Elaine Duke, que desempeñó el cargo de manera interina.

La demanda fue presentada ante una corte de Massachusetts. Como prueba de la acusación de racismo que hacen, las dos organizaciones citan las declaraciones atribuidas al presidente Trump en las que llamó “países de mierda” a varias naciones, entre ellas las dos afectadas por la cancelación del TPS, y otras en las que dijo que todos los inmigrantes haitianos tienen sida.

“La Constitución no permite que la toma de decisiones gubernamental esté contaminada por este tipo de prejuicios raciales”, añadió Espinoza-Madrigal.

El Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) es prácticamente un programa de protección humanitaria: otorga permisos temporales de residencia y trabajo a ciudadanos de países con condiciones extraordinarias, como conflictos armados o naturales. La idea es que puedan estar seguros en Estados Unidos hasta que las condiciones en su país permitan su regreso.

Estados Unidos se lo concedió a El Salvador tras los dos graves terremotos de enero y febrero de 2001. En el programa han llegado a estar inscritos unos 263.000 salvadoreños, si bien en la actualidad los beneficiarios son unos 200.000.

El TPS para Haití se aprobó tras el devastador terremoto que azotó el país caribeño en 2010 y ha llegado a tener 60.000 beneficiarios. Ahora mismo son unos 46.000.

La administración de Trump anunció en noviembre la cancelación del TPS de Haití, dando de plazo a sus beneficiarios hasta el 22 de julio para que se vayan de Estados Unidos o regularicen su situación por otras vías. Si no lo hacen, podrán ser deportados a partir de esa fecha. El anuncio de la cancelación del de los salvadoreños llegó en enero. El plazo para ellos termina el 9 de septiembre de 2019.

La cancelación de estos TPS es un paso más en la restrictiva política migratoria que ha adoptado Trump desde su llegada hace un año a la presidencia. La decisión ha sido ampliamente criticada por el Partido Demócrata y organizaciones civiles, que la califican de “cruel”.

Fuente: Diario las Américas

Miaminews24.

Sabrina Joseph, de 7 años, sujeta la bandera de EEUU y la haitiana durante un acto de recordación por las víctimas del terremoto en el 2010. CARL JUSTE cjuste@miamiherald.com

(Miaminews24).- Cuando Jacques Despinosse perdió una elección primaria para la Cámara de Representantes de Florida en la década de 1990, le adjudicó su severa derrota al escepticismo que muchos electores sentían por candidatos provenientes de lo que entonces era una diáspora haitiana relativamente pequeña.

Sin embargo, desde entonces, los políticos haitianoestadounidenses han experimentado un logro tras otro en el estado, con victorias en los escaños de las comisiones de los condados que conforman la periferia de Miami, representantes en la legislatura, la alcaldía en North Miami y codiciadas judicaturas.

Despinosse, de 72 años, ahora una eminencia local en la política demócrata, terminó por ganar un asiento en el ayuntamiento de North Miami y ejerció ese puesto durante dos períodos. Así que después de que se supo que el presidente Donald Trump describió a Haití y a naciones africanas no especificadas como “países de mierda”, Despinosse no pudo evitar sonreír un poco.

“El racismo de Trump es una consigna para los haitianos”

“El racismo de Trump es una consigna para los haitianos”, dijo Despinosse, quien se enfoca en convencer a los inmigrantes haitianos de que obtengan la ciudadanía estadounidense y voten. “Está muy equivocado si cree que está jugando con un montón de refugiados ignorantes”.

Los comentarios de Trump pudieron haber horrorizado a muchos estadounidenses, pero para los haitianos del sur de Florida, fueron otro recordatorio del estigma que han enfrentado desde que comenzaron a llegar hace décadas en grandes cantidades. Han tenido que refutar afirmaciones de que traen enfermedades, han experimentado dificultades para encontrar su lugar en una sociedad donde los latinos desde hace mucho han estado en ascenso y han enfrentado ostracismo de parte de algunos de sus vecinos afroestadounidenses.

Aun así, el insulto presidencial también les sirve a algunos haitianos como recordatorio de su capacidad de superar ese tipo de obstáculos. Además, sus líderes demócratas ahora prometen utilizar este episodio para aumentar el fomento de las ciudadanías y la participación electoral en un estado donde los resultados de las elecciones presidenciales pueden depender de un puñado de votos.

Aunque sus niveles de pobreza aún son relativamente altos –cerca de una de cada cinco familias vive por debajo de la línea de pobreza, el doble del índice nacional– la comunidad haitiana del sur de Florida emana orgullo respecto de sus médicos, abogados, ingenieros y otros profesionales con educación superior. Muchos son hijos de inmigrantes que llegaron en el éxodo de finales de la década de 1970 y 1980, para escapar de la devastación económica y la represión bajo el mandato de Jean-Claude Duvalier, el déspota gobernador haitiano asistido por Estados Unidos cuando apoyaba a gobiernos anticomunistas en el Caribe.

Quienes llegaron en las primeras olas se encontraron desde el inicio en una posición desigual a la de los inmigrantes de otro país caribeño, la Cuba comunista. En políticas que duraron desde la Guerra Fría hasta los últimos días del gobierno de Obama, Estados Unidos les dio a los inmigrantes cubanos estatus legal a su llegada, con lo que facilitó significativamente su entrada en la fuerza laboral de Florida.

Los haitianos a menudo se mantuvieron bajo la sombra.

Reflejando temor en Estados Unidos a causa de un influjo de inmigrantes haitianos, las autoridades estadounidenses rechazaron más peticiones de asilo político por parte de haitianos que de cualquier otro grupo nacional. De entre quienes lograban llegar a costas estadounidenses, a los haitianos se les encarcelaba de manera desproporcional, de acuerdo con Alex Stepick, profesor emérito de antropología en la Universidad Internacional de Florida.

Los antiguos residentes de Miami mantuvieron su distancia de los recién llegados que hablaban criollo y a veces mezclaban el catolicismo con los rituales vudú. Los miamenses nativos a veces describían a una persona con problemas psiquiátricos como alguien que “se comporta como haitiano”.

Muchos inmigrantes haitianos y sus descendientes dicen que aún los tratan peor que a otros grupos. Aun así, también pueden señalar logros en una serie de sectores, después de haber surgido como una fuente crucial de remesas para la economía haitiana y un electorado al que se debe cortejar en las elecciones estadounidenses tanto para los demócratas como para los republicanos.

Durante la campaña presidencial de 2016, Trump visitó el Pequeño Haití de Miami, un baluarte de la comunidad haitiana en la que le dijo a la pequeña congregación: “De verdad quiero ser su defensor más grande”.

Georges Sami Saati, de 65 años, un empresario haitianoestadounidense republicano que estaba entre la multitud para recibir a Trump ese día, dijo que continúa siendo simpatizante del presidente, y enfatizó la capacidad del presidente de “hablar sin pelos en la lengua”.

Políticos haitianoestadounidenses ejercen una influencia en el sur de Florida más grande que nunca

“Mira, no estoy de acuerdo con todo lo que dice”, dijo Saati, y agregó que sus comentarios acerca de Haití “son algo que mucha gente dice todos los días”.

No obstante, ahora que los políticos haitianoestadounidenses ejercen una influencia en el sur de Florida más grande que nunca, los líderes políticos de la comunidad, que es fuertemente demócrata, están forjando estrategias para contrarrestar lo que consideran hostilidad por parte del gobierno de Trump hacia ellos.

Señalan la decisión del gobierno en noviembre de terminar con un programa humanitario que permite que más de 45,000 haitianos vivan y trabajen en Estados Unidos desde el terremoto de 2010 en Haití; un informe de diciembre acerca de que Trump dijo que “todos los haitianos tienen SIDA”; y, esta semana, la remoción de Haití de una lista de países admisibles para obtener un pequeño número de visas temporales y tener empleos estacionales o agrícolas. Entre otras de las razones de la decisión, el gobierno citó el historial que tienen los haitianos de quedarse más tiempo del que indican sus visas.

Trump negó haber denigrado a Haití y hacer comentarios acerca del SIDA, aunque el episodio les recordó a algunos la manera en que los haitianos se manifestaron en contra de su inclusión en la década de 1980 en la lista del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de grupos que tienen el riesgo más alto de contraer SIDA.

“Trataban a los niños haitianos como si nosotros hubiéramos creado el VIH”, dijo Francesca Menes, de 32 años, una activista política haitianoestadounidense que nació en Miami. “Fue una época muy desafiante para crecer siendo haitianos”.

Los haitianos innegablemente están ejerciendo influencia en la política local y del condado, incluyendo a North Miami, una ciudad con cerca de 60,000 residentes donde la gente de ascendencia haitiana conforma uno de los bloques electorales más grandes.

“Es absolutamente claro por qué Trump y los republicanos quieren que muchos de nuestros hermanos y hermanas sean deportados, y todo se trata del poder político”, dijo Smith Joseph, de 56 años, un médico haitianoestadounidense y alcalde demócrata de North Miami.

Fuente: Simon Romero/ The New York Times

inmigrantes

(Miaminews24).- Veinticuatro inmigrantes, en su mayoría latinoamericanos, fueron interceptados por agentes federales cerca de la costa de West Palm Beach cuando intentaban llegar al territorio estadounidense.

Agentes de Aduanas y Protección Fronteriza y el Servicio Guardacostas informaron que el grupo de inmigrantes fue detectado el sábado a bordo de una embarcación de 25 pies a 9 millas al este de la costa de Lake Worth Inlet.

Las personas encargadas del barco son un ciudadano estadounidense y otro bahameño, según un comunicado de prensa. Podrían ser acusados de contrabando de personas.

Por su parte, los inmigrantes son seis haitianos, seis ecuatorianos, cuatro chinos, tres bolivianos, dos azerbaiyanos y un dominicano.

“Estas redes de contrabando humano intentan explotar continuamente nuestra proximidad a las Bahamas y traficar ilegalmente personas a nuestras costas”, dijo el capitán Al Dante Vinciguerra, jefe de respuesta del Distrito 7 del Servicio Guardacostas.

Todos los involucrados en el caso fueron transferidos a la Patrulla Fronteriza y de Investigaciones de Seguridad Nacional.

Fuente: El Nuevo Herald

(Miaminews24).- Tras la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para haitianos y nicaragüenses, grupos defensores de los inmigrantes prevén un éxodo de ‘tepesianos” hacia la costa oeste del país —donde tendrían mayores posibilidades de legalizarse debido a una decisión judicial.

“Los beneficiados [del TPS] que están fuera de California están llamando cada vez más por información sobre la decisión de la corte y cuánto tiempo tienen para moverse”, indicó Teresa Tejada, directora de la Asociación de Salvadoreños en Los Angeles (Asosal).

El “éxodo” que prevén los grupos a favor de los inmigrantes tiene su fundamento en el hecho de que ciertos inmigrantes amparados con TPS pueden favorecerse de una decisión del Noveno Circuito de Apelaciones, que los clasifica como personas admitidas en el país de manera legal.

El fallo de esta corte aplica en concreto a los beneficiarios con TPS que residan en California, Idaho, Montana, Nevada, Oregon, Washington, Arizona, Alaska, Hawai y Guam.

Para quienes cumplan con ciertos requisitos y residan en alguno de esos estados o islas se les abre el camino a la residencia permanente sin tener que salir del país, de acuerdo a abogados.

No obstante, hay ciertos requerimientos.

Uno de los primeros pasos es contar con la petición familiar de un ciudadano estadounidense, “puede ser un cónyuge, un padre o un hijo mayor de edad”, según especifica el abogado en inmigración Fernando Romo.

“Sabemos que hay centenares que clasifican para hacer el ajuste”, añadió.

Uno de ellos es Wilson Pleites, un salvadoreño amparado con el TPS desde 2001 y con un hijo de 23 años nacido en suelo estadounidense que puede presentar la petición, aunque antes debe resolver el hecho de que reside en el estado de Colorado.

“Tengo toda una vida hecha aquí y no me había preocupado pero con esto que está pasando es mejor buscar una solución y rápido, así que nos vamos a California”, confesó Pleites.

Tejada, directora de Asosal, asegura que tras la cancelación del TPS de Haití y Nicaragua por parte de la Administración de Trump, el temor se ha esparcido entre los salvadoreños y hondureños ante la posibilidad de que el Gobierno anule el amparo para estas otras dos naciones. Ello ha empezado a propiciar ya que unos cuantos se trasladen a California.

Hay casos de algunos estados tan lejanos como Florida, donde vive Álex Banegas —de 46 años— que optó por dejar su negocio de dos años en Orlando para mudarse con su familia a Los Ángeles.

“El mismo Gobierno ha recomendado en un memorándum que los amparados por el TPS busquen formas legales de permanecer en el país”, indicó Alex Gálvez, el abogado de Banegas.

El inmigrante es consciente de la necesidad de obtener la residencia permanente y no dejar a sus cuatro hijos estadounidenses.

“Donde me tenga que mover lo voy a hacer, así sea a la luna. Estoy haciendo esto por mi familia”, manifestó.

En 2013, el Sexto Circuito de Apelaciones tomó una decisión similar, y los residentes de Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee con TPS elegibles, fueron habilitados para hacer las peticiones familiares —una oportunidad de la que no se hizo tanto hincapié, según reconoce Tejada.

“Estábamos pensando en que una reforma migratoria iba a ser aprobada y que todos los grupos con TPS se iban a hacer residentes, sin distinción alguna pero ahora todo ha cambiado”, señaló.

Casi 5,000 nicaragüenses perderán el amparo el 5 de enero de 2019 y los cerca de 60,000 haitianos a mediados de ese año.

Con información de EFE.

Miaminews24.

Arzobispo

(Miaminews24).- El arzobispo de Miami, Thomas Wenski, dijo hoy que el Congreso tiene la “obligación moral” de trabajar en una opción que garantice la ciudadanía a los inmigrantes haitianos tras la decisión el gobierno de no renovarles el Estatuto de Protección Temporal (TPS).

Wenski instó al Legislativo federal a garantizar a los haitianos su permanencia definitiva en Estados Unidos y hacerlo antes de julio de 2019, cuando vence el TPS para estos inmigrantes.

Aseguró que para muchos haitianos, “regresar a Haití realmente no es una opción”.

“Si estás en los Estados Unidos durante ocho años, estás haciendo tu hogar aquí”, matizó.

El gobierno de Donald Trump anunció este lunes el fin del TPS para Haití y dio un margen de 18 meses a sus beneficiarios para que regresen a su país o se busquen una alternativa a partir del 22 de julio de 2019.

“Necesitamos que el Congreso les dé un futuro de esperanza al poner en marcha una legislación que los saque del limbo en el que ahora están”, expresó.

Wenski señaló que esa legislación debe ayudar tanto a haitianos como a los “soñadores” beneficiarios de la Acción Diferida (DACA) y a muchos otros inmigrantes.

Recordó que Haití no está en condiciones de recibir a los 58.706 beneficiarios de este amparo migratorio que viven en el país y que recibieron el TPS tras el terremoto.

El líder católico señaló que en Haití “las cosas no han vuelto a la normalidad” después del catastrófico terremoto sufrido en 2010 y que provocó que unas 300.000 muertes y desplazó a un millón y medio de habitantes.

“Después de muchos años en este país, la gente se integra de forma natural, la gente se americaniza. Tiene hijos aquí que son estadounidenses”, expresó.

La decisión de poner fin al TPS para Haití llega apenas dos semanas después de que EE.UU. también lo decidiera con Nicaragua, al que están acogidos 5.349 inmigrantes, a los que dio, en ese caso, 12 meses para preparar su regreso antes del 5 de enero de 2019.

En los próximos meses el gobierno de Estados Unidos deberá pronunciarse además sobre el TPS a 86.000 hondureños y 263.000 salvadoreños, según los últimos datos oficiales disponibles, de finales de 2016.

Fuente: EFE

TPS

(Miaminews24).- Haití sigue siendo el país más pobre del hemisferio occidental. Aun no se recupera del terremoto de 2010, que dejó alrededor de 250.000 muertos, y del paso del huracán Matthew que volvió a sacudir la frágil infraestructura de esa nación. Ahora otra mala noticia sacude a cerca de 60.000 haitianos que viven en Estados Unidos, damnificados de esas tragedias naturales, que viven bajo la protección migratorio temporal o TPS.

El presidente Trump anunció que no habrá más extensiones de ese beneficio migratorio. Estas víctimas tendrán hasta el mes de julio de 2019 para empacar sus maletas y regresar a un país devastado. En el sur de la Florida viven 24.000 haitianos. Ellos han tenido hijos, trabajan, han echado raíces.

Como lo afirmó Jean Monestime, comisionado del Condado Miami-Dade por el distrito 2, nacido en Haití, “Terminar el TPS para miles de haitianos respetuosos de la ley, que han vivido en Estados Unidos por muchos no los afectará a ellos y han tenido familia en ese país, sino a la economía de las comunidades donde trabajan, compraron casas, criaron a sus hijos y van a la iglesia”.

Monestime, al igual que otros analistas, cree que regresar a esos damnificados va a complicar la recuperación del país, “y sin duda traer más desestabilización y generar otro éxodo masivo”.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) calificó la decisión del Gobierno de Trump de “cruel”. Afirmó que esa medida va a dividir muchas familias, que viven en este país y que tendrían que regresar que ha sido asolado por epidemias de cólera, y ahora por los huracanes Irma y María que golpearon Haití.

De acuerdo con Melba Pearson, subdirectora de ACLU, “hay un apoyo bipartidista en el Congreso para solucionar la situación de los haitianos con TPS y es hora que nuestros representantes pasen un proyecto de ley que abra un camino hacia la ciudadanía para esas personas”.

Este martes, en las afueras del distrito escolar de Miami-Dade, y por iniciativa del superintendente Alberto Carvalho, se reunieron miembros de la bancada bipartidista de la Florida en el congreso federal (el republicano Carlos Curbelo y la demócrata Frederica Wilson, más los miembros de la junta escolar y otros líderes de la comunidad, para dar su apoyo al TPS.

Carvalho, en un tuit, afirmó que esa reunión era la “prueba de que hacer lo correcto no requiere partidismo, sólo humanidad. No podría ser superintendente, padre, ciudadano inmigrante si no apoyara a los cerca de 18 mil niños y adultos impactados por el TPS”. Curbelo, por su parte, dijo que el sur de la Florida está unida en una solución permanente para quienes reciben ese beneficio migratorio.

Fuente: Diario las Américas

VARIEDADES

Lorraine Warren, la reconocida investigadora paranormal, murió a los 92 años por causas naturales. La noticia fue confirmada por su nieta, quien a través...