MERCOSUR ¿ESTARÁ EN SUS BUENOS O MALOS MOMENTOS?

952

(Miaminews24).- Algunos de los factores que atentan contra las ambiciones del Mercado Común del Sur están fuera de su control, pero otros obstáculos son puestos por sus propios miembros: Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

En su visita por Bruselas, París y Berlín, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha sido recibido en los últimos días como portador de buenas noticias; no sólo sobre el proceso de apertura económica que tiene lugar en su país, sino también sobre la disposición de los socios del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) a retomar la negociación de un tratado de libre comercio con la Unión Europea (UE), estancada desde 2004 y relanzada a paso lento en 2010. Pero el hecho de que el liderazgo de Macri en esta materia fuera elogiado en el bloque comunitario no significa que la consumación de ese pacto birregional sea inminente. Al contrario.

En entrevista con DW, Detlef Nolte, vicepresidente del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA), y Günther Maihold, subdirector de la Fundación Ciencia y Política (SWP), coinciden en que estos tiempos no son auspiciosos para un acuerdo de libre comercio MERCOSUR-UE. “Los cambios políticos recientes en Argentina y Brasil favorecen la búsqueda de un convenio, pero tan pronto la mayoría de los británicos votó porque el Reino Unido abandonara la UE, las cosas se hicieron más difíciles”, dice Nolte, recordando que, de cara a Bruselas, Londres compartía un interés estratégico con los integrantes del MERCOSUR.

Tanto a los productores agropecuarios británicos como a los sudamericanos les conviene que la UE liberalice el mercado comunitario. Tras el “brexit”, los mercosureños tienen menos apoyo en Bruselas en su pugna con el robusto lobby agrario de España, Francia, los Países Bajos, Polonia y otros cinco Estados. “Aparte de lidiar con la retirada del Reino Unido, la UE tiene dos megaproyectos en marcha: la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, sus siglas en inglés) y el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA), que negocia con Canadá. Abrirse ahora al MERCOSUR sobrecargaría a las instituciones europeas”, acota Maihold.

Miaminews24.