Encarcelan a joven de Miami-Dade por fraude millonario

561
Phyllistone Termine

(Miaminews24).- Phyllistone Termine tenía  en su casa ubicada al norte de Miami-Dade, el plan de las fechorías, cuando las autoridades registraron el lugar.

Pero esa no fue la única razón por la que Termine, de 19 años, fue sentenciado la semana pasada a cuatro años y medio en una prisión federal por robo de identidad con agravantes y acceso a un dispositivo para cometer fraude.

El plan contemplaba convertir la popular estafa de declaraciones tributarias falsas en otra para conseguir beneficios por desempleo, que consiste en amasar una gran cantidad de nombres y números del Seguro Social para recibir beneficios con un gran número de registros fraudulentos, reconoció Termine en documentos del tribunal.

Con más de mil nombres y números, este “emprendedor” consiguió fraudulentamente $1, 019,859 en beneficios entre marzo del 2015 y mayo del 2016.
Foto de un arresto de Phyllistone Termine (izq.) en febrero. A la derecha, su lista de cosas por hacer que escribía en el momento que la policía llegó a su casa con una orden de registro. Miami Herald

 

Cuando la policía entró a la casa de Termine con una orden de registro el 20 de mayo del 2016, lo encontraron en su habitación escuchando música con unos auriculares y escribiendo lo que parecía ser una lista de tareas en una libreta.

Lista de fechorías

La lista incluía cosas como “comprar en línea, Merrick BNK & CCV” y “comprar 3 teléfonos, 1 limpio 2 sucios”.

La primera frase significa comprar números de tarjetas de crédito de Merrick Bank, con sus correspondientes números de seguridad, en páginas digitales dedicadas a los fraudes.

Termine tenía la lado en la cama tres teléfonos móviles y una laptop. Y escondidas debajo del colchón había varias tarjetas de crédito que no eran ni de él ni de ninguna persona que viviera en la casa. Además, las autoridades encontraron tarjetas de crédito en blanco con sus correspondientes tiras magnéticas. Termine también contaba con el equipo para codificar las tiras magnéticas de tarjetas de crédito y débito.

Fuente: Miami Herald