FBI colabora en el caso de turistas estadounidenses en República Dominicana

329

El director de comunicaciones del Ministerio de Salud de República Dominicana, Carlos Suero, informó que el FBI está tomando muestras de por lo menos un minibar en el Hotel Bahía Príncipe, como parte de la colaboración de la agencia con las autoridades de ese país, según difundió CNN

Según el funcionario de República Dominicana, cuando alguien muere en la habitación de un hotel las autoridades de su país toman una gran cantidad de muestras. Los minibares son probados para detectar bacterias y tanto el agua de las duchas como los lavamanos son debidamente examinados.

Agregó que el FBI está colaborando con las pruebas de toxicología de tres de los nueve estadounidenses que murieron en la República Dominicana el año pasado.

Como se recordará, la Embajada de los Estados Unidos anunció la semana pasada sobre la participación del FBI en el análisis de toxicología y dijo que los resultados podrían tardar hasta 30 días.

Lo cierto es que muchos estadounidenses no saben si es pertinente que cancelen sus viajes al paraíso caribeño dada la gran cantidad de muertes de compatriotas registradas en los últimos meses.

Los funcionarios de la República Dominicana, por su parte, han calificado los eventos ocurridos como muertes aisladas mientras trabajan para tranquilizar a los viajeros. Aseguran que su país no representa un peligro para ningún turista.

La familia de uno de los turistas estadounidenses que falleció en los últimos meses en ese país quiere que patólogos estadounidenses examinen el cuerpo para determinar la causa de la muerte, indicó el hermano de Joseph Allen, de 55 años, de Nueva Jersey, quien fue encontrado muerto la semana pasada en su habitación de hotel.

Se trata del noveno turista estadounidense que ha sido reportado como fallecido en un centro turístico de República Dominicana en los últimos 13 meses.

Los resultados preliminares de la autopsia sugieren que Allen sufrió un paro cardíaco, y las autoridades dominicanas sostienen que no encontraron signos de violencia en el cuerpo.

Jason Allen le dijo a CNN «New Day» que no entiende cómo pudo haber muerto su hermano tan repentinamente. La familia está haciendo arreglos para que el cuerpo sea devuelto a los Estados Unidos. «Sentimos que no estamos recibiendo la ayuda correspondiente para este tipo de casos de parte de las autoridades dominicanas; nos gustaría que los médicos estadounidenses realicen algún tipo de prueba en EEUU para determinar la causa exacta de la muerte de mi hermano «, precisó Jason Allen.

De los nueve estadounidenses que murieron durante o después de visitar un centro turístico de República Dominicana desde junio de 2018, no está claro cuántas muertes fueron producto de causas naturales. «En los últimos cinco años, más de 30 millones de turistas han visitado la República Dominicana, pero esta es la primera vez que los medios internacionales informan sobre una situación tan alarmante», dijo a principios de este mes el ministro de Turismo, Francisco Javier García. «Estos son incidentes aislados y República Dominicana es un destino seguro».

Lo que sabemos sobre la muerte de Joseph Allen es que él siempre se hospedaba en el Hotel Terra Linda, en la ciudad costera dominicana de Sosua. Estuvo allí con amigos la semana pasada, señaló Jason Allen a HLN el martes

Jason Allen considera que no hay ninguna razón para creer que su hermano fuera asesinado de manera intencional, pero se pregunta si hay algo en el hotel (en el aire o en las bebidas) que pudo haber contribuido con su muerte. «Lo que sí sé es que no le deseo a nadie lo que estamos viviendo en este momento».

También han sido reportados como muertos en República Dominicana Leyla Cox, de 53 años, de la ciudad de Nueva York; Miranda Schaup-Werner, de 41 años, de Pennsylvania; Nathaniel Holmes, de 63 años, y Cynthia Day, de 49 años, una pareja de Maryland.

El Departamento de Estado mantiene un aviso permanente de viajes para la República Dominicana, donde insta a los viajeros a tener precaución dado el incremento de la delincuencia en ese país, pero no ha emitido una alerta de viaje específica por las muertes de los viajeros. De 2012 a 2018, 128 estadounidenses murieron en la República Dominicana por causas distintas a las naturales, según las estadísticas del Departamento de Estado de EE. UU.

Fuente: Miami Diario