La lotería de visas, una realidad que año tras año hace ganadores a 50 mil personas

204

Para muchos, ganarse la lotería de visas de los Estados Unidos es prácticamente lo mismo que ser el ganador del premio mayor de cualquier lotería que reparte grandes cantidades de dinero. Según cifras del Departamento de Estado, cada año se registran 14 millones de extranjeros en búsqueda de una de las 50 mil tarjetas verdes que adjudican. Tres ganadores nos cuentan su historia y parte del proceso luego de salir seleccionados. 

Rodney Pradet y Laima Sanz, ambos de nacionalidad venezolana, quisieron probar suerte en 2015 y participaron en la lotería. Él, quien vivía en la ciudad de Valencia, estado Carabobo, lo hacía por segundo año consecutivo; ella, desde Caracas, fue inscrita por su esposo y era su primera vez. El caprichoso azar estuvo de su lado y, unos meses después, ambos comprobaron que habían sido seleccionados para recibir la tan deseada ‘Green Card’.

Recuerdo que en esa oportunidad participamos alrededor de 12 millones de personas, pero al final salimos sorteados menos de 50 mil. Es decir, la probabilidad de haber ganado esa lotería era de menos del 1%. En cuanto a los venezolanos, recuerdo que ese año participamos 137 mil y los que salimos sorteados fuimos 1.134. Fuimos los más beneficiados”, comenta Pradet, quien llegó a la ciudad de Miami en 2017 junto a su esposa e hija.

Rodney Pradet acompañado de su familia

Acerca del proceso, Sanz confiesa que fue sencillo: “lo hizo mi esposo por la página del gobierno de los Estados Unidos. Se inscribió él y al final de la inscripción le sugerían que me inscribiera a mí también, porque tendría el doble de posibilidades, de hecho, la que salió seleccionada fui yo con mi grupo familiar”. Rodney coincide respecto a la sencillez del proceso: “lo único que piden son datos personales como nombre, edad, número de pasaporte; lo más complicado, pero que al final no es gran cosa, es cargar las fotos porque tienen ciertas especificaciones”.

Cada vez que se acerca un nuevo proceso, comienzan a verse un gran número de empresas que prestan sus servicios para inscribir a la gente, y hasta ofrecen planes que le aseguran a la persona participar en los próximos cinco o diez años. No fue el caso de estos dos venezolanos. “No recomiendo ninguna guía ni empresa, pues es muy sencillo. Además, es la misma probabilidad de acierto, no es que ellos tengan alguna ventaja por ser una empresa”, agrega Rodney, quien se enteró de la existencia de la lotería por unos amigos en 2014, año que participó por primera vez.

Sanz recuerda que la buena noticia la recibieron en mayo de 2016 y, de inmediato, les llegó un listado con todos los trámites que tenían que hacer. “Nos apoyamos en un gestor y en ese momento no fue tan difícil conseguir los papeles a pesar de la situación país. Lo que dejamos para el final fueron los exámenes médicos, porque éstos debían tener al menos seis meses de vigencia para el momento que saliéramos del país. El 6 de febrero de 2017 fue la entrevista y después de la entrevista, que fue muy sencilla, salimos aprobados y teníamos seis meses para salir de Venezuela”. Laima, su esposo y sus dos hijos, quienes fueron beneficiados por ser menores de 21 años, aterrizaron en Miami en junio de 2017

Laima Sanz y su esposo

Para Pradet, el proceso no fue fácil ni difícil, sino estresante: “Que salgas sorteado no quiere decir que ya tienes tu Green Card, pero para mí es un 80% de seguridad de que ya pasaste esa prueba; el otro 20% depende de si llenaste bien la planilla de aplicación, si no te equivocaste en nada. Es una etapa donde hay que ser muy meticuloso. Luego están los exámenes médicos que tú nunca vas a ver, pues te los entregan en un sobre cerrado y no puedes abrir, porque lo entregas una vez estés en los Estados Unidos. La otra parte es la entrevista que te hacen en la embajada, que es muy parecida a una entrevista para una visa de turista, solo que te hacen preguntas relacionadas a lo que llenaste en la planilla. En nuestro caso, fue muy sencilla”. De igual forma, Rodney recomienda tener en esa etapa a una persona o empresa que pueda asesor y guiar luego de ser seleccionado en la lotería.

Un año antes de que Pradet y Sanz fueran seleccionados, el español Javier Carratalá resultó ganador de la lotería. La noticia la recibió en su natal Valencia, en España, lugar desde donde se inscribió. “Fue un proceso largo, porque tienes que llenar muchas cosas online, cargar fotos. No es un proceso imposible, pero a una persona mayor que tiene conocimientos mínimos de Internet, le parecerá difícil. A mí nadie me ayudó ni me asesoró. Sé que hay agencias que se dedican a eso y, de hecho, conozco gente que lo ha pagado, pero no te garantizan nada”.

Javier recuerda que para la entrevista tuvo que viajar de Valencia a Madrid con muchos papeles, para asistir a la embajada de los EE.UU. “Te piden antecedentes penales, movimientos bancarios, estudios. Luego de aprobar esa entrevista, debes aprobar otra más aquí en la aduana que es donde te dan el OK y ya luego te mandan la Green Card. Me vine en 2016 y aprobé, pero me devolví a España, porque no puedes tirar todo lo que tienes en tu país y venirte, porque te puedes encontrar que cuando vengas no pases la entrevista. Mucha gente en el camino se cae porque no llega a reunir todos los requisitos”. Carratalá finalmente se mudó en 2018 junto a su familia.

Javier Catarrala y sus hijos

Este año, el proceso arrancó el pasado 2 de octubre y culminará el 5 de noviembre próximo. Para esta ocasión, los participantes deben aportar un requisito más: datos del pasaporte vigente como fecha de emisión, país donde fue emitido el documento y fecha de expiración. ¡Suerte a todos!

Por Patrick Torres / MiamiNews24