Ciclón Ambali en el índico sur se intensifica en 24 horas.

0
159

Los trópicos andan plagados de ciclones tropicales, una vez más, durante esta temporada récord en el Océano Índico. Un fenómeno similar a un fuerte El Niño en el Pacífico, mantiene las aguas cálidas cerca de África.

Tres ciclones tropicales continúan girando en el Océano Índico occidental: la tempestad ciclónica Pawan, el ciclón Belna, y el ciclón Ambali. Este último, estableciendo un récord muy significativo para el Hemisferio Sur.

¿Qué está provocando la gran actividad de ciclones tropicales en el Océano Índico?

El trío de ciclones tropicales de esta semana ha sido generado por una sinergia entre condiciones atmosféricas y climáticas muy favorables.

Primero, la parte del mundo donde estos ciclones se han disparado, está experimentando algo similar a El Niño en el Océano Índico: la fase positiva de una característica llamada Dipolo del Océano Índico (DOI).

El DOI+ ha extendido temperaturas del agua muy superiores a la media en gran parte del Océano Índico occidental y el Mar Arábigo. Estas aguas más cálidas no solo son más favorables para el desarrollo de ciclones tropicales, sino que también estimulan un realce de las precipitaciones en partes del este de África.

Pero al DOI+ también se le suma la Oscilación de Madden Julian (OMJ), como bien indica el científico atmosférico Philippe Papin en un análisis que publica en su cuenta de Twitter.

Anomalías de temperatura de las aguas superficiales oceánicas (Sea Surface Anomaly, SST). Valores a 5 de diciembre de 2019. Crédito: NOAA.

Un patrón climático relevante que ha ayudado al desarrollo de estos ciclones. La fase favorable de la Oscilación Madden-Julian, que se está extendiendo hacia el este a través del Océano Índico.

La OMJ es una perturbación atmosférica de nubes, lluvia, viento y presión en los trópicos que se propaga hacia el este alrededor del mundo durante un período de 30 a 60 días.

Los ciclones tropicales pueden formarse, desarrollarse e intensificarse más fácilmente cuando la fase favorable de la OMJ cruza un océano. Por lo general, la mitad del planeta verá una oscilación ascendente en la lluvia, mientras que la otra mitad verá condiciones más secas.

Se espera que esta onda de mayor movimiento ascendente llegue a la Bahía de Bengala y el Océano Índico oriental hacia mediados de mes, lo que significa que podríamos ver más actividad de ciclones en esas regiones.

El clima local y las condiciones oceánicas también han sido favorables para el desarrollo de ciclones en el Océano Índico occidental. La cizalladura vertical del viento, el cambio en los vientos con la altitud, es leve a moderada por ahora. La humedad alrededor de cada ciclón es alta y, como se mencionó anteriormente, las temperaturas del agua están por encima del promedio.

El Dipolo del Océano Índico.

Al igual que con El Niño / Oscilación del Sur, el DOI presenta un transporte semicíclico de agua cálida a través del Océano Índico. Cuando el DOI es positivo, el agua inusualmente cálida se extiende hacia el oeste hasta el Mar Arábigo, mientras que las aguas cercanas al sudeste asiático y Australia son más frías que la media.

El índice DOI casi récord de octubre hace que 2019 sea uno de los tres años en registros que se remontan a 1982 para ver un valor mensual de DOI superior a +2.0°C.

«El DOI generalmente se manifiesta a principios del verano y se fortalece a un máximo a fines del otoño», dijo el Dr. Saji N Hameed, profesor de la Universidad de Aizu de Japón y uno de los principales expertos mundiales en DOI, a weather.com India en septiembre.

El DOI actual también sigue este patrón, que alcanzó el máximo valor en octubre, pero desde entonces comenzó a enfriarse. El patrón sigue siendo muy positivo con temperaturas oceánicas muy por encima del promedio cerca de África y temperaturas del agua muy por debajo del promedio cerca de Indonesia.

En septiembre, Hameed advirtió que esta fase del DOI podría traer problemas de inundaciones al este de África antes de que las aguas se enfriaran.

Este miedo se materializó en octubre y noviembre.

Las precipitaciones desde octubre hasta mediados de noviembre fueron hasta un 300% superiores al promedio en el Cuerno de África, según la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna. Las áreas más afectadas incluyen partes de EtiopíaSomalia y Kenia. El aumento de las precipitaciones y sus inundaciones resultantes ha acabado con la vida de, al menos, 250 personas y ha desplazado a millones más.

En el extremo opuesto del espectro, se sabe que el dipolo causa condiciones más secas que el promedio para el sudeste asiático y Australia.

Más de 7000 incendios se han quemado en todo el estado australiano de Nueva Gales del Sur desde julio. El área de quema combinada de estos incendios es aproximadamente del tamaño del área de tierra de Hawai.

Temporada ciclónica hiperactiva en el Océano Índico.

El norte del Océano Índico, que incluye la Bahía de Bengala y el Mar Arábigo, ha tenido un ritmo que rivaliza o incluso supera el ritmo extremo de las tormentas tropicales y los huracanes establecidos por la temporada de huracanes del Atlántico de 2005, que es ampliamente considerada como una de las estaciones más extremas jamás registradas en cualquier cuenca oceánica del mundo.

Hasta ahora en 2019, ha habido un récord de seis tempestades ciclónicas muy severas, que son aproximadamente equivalentes a un huracán de categoría 1 en el Atlántico. Esto se compara con un promedio anual de una o dos de estas tormentas.

En términos de Energía Ciclónica Acumulada (ACE, en abreviatura en inglés), el Océano Índico Norte ha tenido casi 88 unidades hasta el 4 de diciembre. Eso es casi cinco veces el promedio de aproximadamente 18 hasta esa fecha.

ACE es la suma de la energía producida por el viento para cada tempestad y tiene en cuenta el número, la fuerza y ​​la duración de todas las tempestades tropicales en la temporada.

Como referencia, la temporada de huracanes del Atlántico de 2005 tuvo 15 huracanes, mucho más que el promedio de seis. Tenía un ACE de 250 unidades, o casi tres veces el promedio de 88.

A diferencia de la mayoría de los océanos del mundo, el norte del Océano Índico tiene una temporada de ciclones tropicales con dos picos de actividad. La temporada atlántica tiene un pico, en septiembre.

Los dos picos son en mayo y en octubre, o a ambos lados del monzón indio.

A medida que el monzón alcanza su punto máximo durante el verano, los vientos de nivel superior en el norte del Océano Índico se vuelven demasiado fuertes para que se desarrollen fuertes ciclones tropicales. En cambio, depresiones monzónicas débiles, o sistemas de baja presión, con fuertes lluvias se forman a veces.

Por lo general, justo antes de que comience el monzón (de abril a junio) y justo después de que se desvanezca (de septiembre a diciembre), hay una ventana para que la cizalladura vertical del viento se relaje lo suficiente como para un posible desarrollo fuerte de ciclones tropicales en la zona.

Aunque hay períodos de tiempo más favorables, los ciclones tropicales se pueden formar en cualquier momento del año en el Océano Índico.

Fuente:Cazador De Tormenta