EE. UU.: Ventas minoristas cayeron un 16%

56

EE. UU. ha sido golpeado en su economia, por la pandemia mundial actual. El informe del Departamento de Comercio del viernes sobre las compras minoristas mostró un sector que se ha derrumbado tan rápido que las ventas en los últimos 12 meses han disminuido un 21,6%.

La severidad de la disminución no tiene rival para las cifras minoristas que se remontan a 1992. La disminución mensual en abril en EE.UU. casi duplicó la caída récord anterior de 8.3%, establecida solo un mes antes.

EE.UU
Ventas minoristas en los EE.UU. cayeron un 16% a causa del covid-19

«Es como si llegara un huracán y nivelara toda la economía, y ahora estamos tratando de que vuelva a funcionar«, dijo Joshua Shapiro, economista jefe de la consultora Maria Fiorini Ramírez.

Shapiro dijo que cree que las ventas minoristas deberían recuperarse un poco a medida que los estados y las localidades reabran sus economías. Pero dijo que las ventas totales seguirían deprimidas «porque habrá una gran parte de los trabajos perdidos que no regresan».

Los mayores descensos de marzo a abril se registraron en tiendas de ropa, electrónica y muebles. Se está acelerando una larga migración de consumidores hacia compras en línea, y ese segmento registra una ganancia mensual de 8.4%. Medido año tras año, las ventas en línea aumentaron un 21,6%.

EE. UU. ha sido golpeado en su economía por el COVID-19

Aparte de en línea, no se libró una sola categoría minorista en abril. 

Los concesionarios de automóviles sufrieron una caída mensual del 13%. Las tiendas de muebles absorbieron una caída del 59%. Las tiendas de electrónica y electrodomésticos cayeron más del 60%. 

Los minoristas que venden materiales de construcción registraron una caída de aproximadamente el 3%. Después de las compras de pánico en marzo, las ventas de comestibles cayeron un 13%.

Las ventas en tiendas de ropa cayeron un 79%, los grandes almacenes un 29%. Los restaurantes, algunos de los cuales ya están comenzando a cerrar permanentemente, sufrieron una disminución de casi el 30% a pesar de cambiar agresivamente a pedidos de comida para llevar y entrega.

Para un sector minorista que ya se había tambaleado, una caída libre consecutiva en el gasto representa un grave riesgo. Los grandes almacenes, restaurantes y concesionarios de automóviles están en peligro. 

Casi $ 1 de cada $ 5 gastados en minoristas el mes pasado se destinó a minoristas que no son tiendas, evidencia de que la pandemia ha acelerado el cambio hacia las compras en línea.

Los minoristas están en peligro no solo por el cierre de negocios por mandato de los estados y las localidades, sino también por una pérdida récord de 36 millones de empleos en los últimos dos meses. Los despidos y la reducción de horas han alentado un retroceso en el gasto.

¿Los hábitos en EE.UU. han cambiado para los ciudadanos?

Lindsay Fulton, una joven de 29 años del suburbio de Richmond, Virginia- EE. UU., que fue suspendida de su trabajo de ventas a fines de marzo, dijo que las pocas compras que hace ahora están en línea. Ella no tiene planes de visitar las tiendas pronto.

«He hecho más compras en línea que nunca antes», dijo. «Siento que, en general, los hábitos de todos han cambiado».

En las últimas dos semanas, J.Crew, Neiman Marcus y Stage Stores han solicitado protección por bancarrota. JC Penney aparece a punto de seguirlos. UBS estima que aproximadamente 100,000 tiendas podrían cerrar en los próximos cinco años.

«Todo el modelo económico se está desmoronando», Neil Saunders, director gerente de GlobalData Retail. “Esto va a ser muy doloroso. Para algunos, va a ser fatal «.

Un análisis realizado en abril por un grupo de economistas académicos descubrió que un cierre de un mes podría acabar con el 31% de los minoristas.

Un cierre de cuatro meses podría forzar el cierre del 65%.

La caída en el gasto minorista es una razón clave por la cual la economía estadounidense se está contrayendo.

EE.UU. no es el único País afectado por el covid-19

Las ventas minoristas representan aproximadamente la mitad de todo el gasto de los consumidores, lo que alimenta aproximadamente el 70% de la actividad económica total.

El resto del gasto del consumidor incluye servicios como contratos de teléfono celular e internet, membresías de gimnasios y cuidado de niños.

Con pocos estadounidenses comprando, viajando , comiendo o gastando normalmente, los economistas han estimado que el producto interno bruto, el indicador más amplio de la actividad económica, se está reduciendo en el trimestre abril-junio a una tasa anual de aproximadamente 40%. Esa sería la caída trimestral más profunda registrada.

Las presiones que se ejercen sobre el comercio minorista también se sienten a nivel mundial. Entre los países europeos que comparten la moneda del euro, las ventas minoristas cayeron un doloroso 11.2% de febrero a marzo.

El gasto registrado por Opportunity Insights en EE.UU. sugiere que el gasto del consumidor podría haber tocado fondo a mediados de abril antes de comenzar a aumentar ligeramente, al menos en las categorías de ropa y mercancía general. Pero el gasto en transporte, restaurantes, hoteles y artes y entretenimiento sigue muy deprimido.

Incluso con la disminución de las ventas, la pandemia está forzando cambios en lo que las personas compran a medida que se adaptan a trabajar en casa.

Los productos que más salen, son los de estar en casa.

CSolutions, que supervisa las ventas de productos envasados, ha notado un cambio hacia la comodidad y la conveniencia. Las ventas de harina para hornear, salsas de tomate, helados, cócteles premezclados y salchichas para el desayuno han aumentado desde hace un año.

Quizás quieras leer: UE acuerda la primera parte del rescate económico del coronavirus.

La compra de pijamas se disparó 143% de marzo a abril, según Adobe Analytics, que monitorea a los minoristas en línea. Por el contrario, las ventas de pantalones, chaquetas y sostenes han disminuido.

Miami News