Conserjes de Miami protestaron por bajos salarios y maltrato

406

Ayer por la tarde, los conserjes de dos contratistas de limpieza con sede en Miami se reunieron en el centro de Miami para organizar su propia protesta en conmemoración del 30 aniversario. Tres décadas después de la marcha de Los Ángeles, los salarios siguen siendo abismalmente bajos para los trabajadores de limpieza.

En medio de la crisis de salud mundial que es el coronavirus, los trabajadores, considerados esenciales, dijeron que continúan siendo mal pagados, se les niega la baja por enfermedad y no se les respeta.

Hace treinta años, los trabajadores de limpieza en Los Ángeles fueron atacados por la policía mientras protestaban pacíficamente por sus bajos salarios. Pero la respuesta violenta de los oficiales no aplastó el movimiento; en cambio, los eventos de junio de 1990 desencadenaron la campaña Justicia para los conserjes, una cruzada que ha seguido luchando por condiciones laborales justas para algunos de los trabajadores peor pagados del país.

Unos 20 conserjes, muchos de ellos inmigrantes latinos, marcharon fuera de la estación central de trenes de Virgin Miami con cánticos de » Sí se puede » y » Sin respeto no hay justicia » en inglés y español

El Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, Local 32BJ, coordinó la protesta con los conserjes locales de Greene Klean y SFM Services. La portavoz Ana Tinsly dijo que el sindicato ha estado en contacto con los trabajadores durante algún tiempo, aunque aún no se han sindicalizado.

Jackeline Bonett, una trabajadora de Greene Klean, dijo que gana $8.25 por hora y no recibe licencia por enfermedad pagada.

Léase También: Caravana de trabajadores atravesó Miami exigiendo justicia económica

«Me autoestablecí cuando un compañero de trabajo pensó que podrían dar positivo, y mis empleadores dijeron que no me iban a pagar y que me iban a decir si aún tenía trabajo cuando volviera», dijo. «Mientras tanto, aún tenía gastos. Tuve que pagar la medicina de mis padres en Colombia».

Bonett también dijo que su compañía no ha proporcionado equipo de protección personal adecuado durante la pandemia. En cambio, dijo que a los trabajadores se les dan guantes baratos que a menudo se rompen, y tuvieron que coser sus propias máscaras faciales.

Mientras tanto, los trabajadores de SFM Services señalan un incidente el mes pasado como un claro ejemplo de maltrato. Un equipo de unos 20 limpiadores dijo que mientras limpiaban una oficina en el rascacielos de la Torre de Miami, fumigadores también contratados por SFM entraron y rociaron el lugar con productos químicos.

El conserje Elsa Romero dijo que le resultaba difícil respirar y casi se desmaya.

«Vinieron a fumigar y no nos advirtieron, lo cual fue terrible para mí», dijo Romero. «Somos personas, no animales, e incluso respeto a los animales más. Cuando limpio con Clorox, saco a mis mascotas afuera».

Los trabajadores presentarán una queja de OSHA contra SFM, según un comunicado de prensa de la SEIU. La compañía ha recibido quejas anteriores de prácticas laborales injustas del sindicato en 2018 y 2019, dijo Tinsly.

En una declaración a New Times, SFM negó las acusaciones de que sus trabajadores estuvieron expuestos a productos químicos de fumigación.

Léase También: DeSantis prometió grandes recortes al presupuesto de Florida

«Con respecto a la supuesta fumigación de un edificio de oficinas, SFM Services no realiza fumigación de plagas en ninguno de los edificios de oficinas que limpia y mantiene», dijo la compañía. «El presunto incidente al que se hace referencia debe haber sido cuando un técnico desinfectaba electrostáticamente un elevador y otro empleado de limpieza la empujó fuera del camino para ingresar al elevador. La desinfección electrostática es segura para la persona que solicita y todas las personas presentes durante el servicio».

La compañía también dijo que «se adhiere estrictamente a la ley con respecto a todas las áreas de las relaciones con los empleados».

«Pagamos a nuestros empleados por encima del salario mínimo, y siempre hemos proporcionado el PPE necesario, incluidos guantes y máscaras a todo el personal de limpieza durante la pandemia», declaró SFM.

Después de cantar y expresar sus preocupaciones afuera de la estación de tren ayer por la tarde, los conserjes se subieron a sus autos y condujeron por el centro tocando sus bocinas. La caravana condujo hasta la Torre de Miami, donde se les unió el senador del estado de Florida, José Javier Rodríguez, un demócrata del condado de Miami-Dade.

Léase También: Empresas afectadas por el corte de agua demandarán

Rodríguez dijo que el estado depende de los conserjes como trabajadores esenciales, por lo que merecen más que el mínimo respeto

«La recuperación económica aquí no puede ser respaldada por los trabajadores más vulnerables. Estos trabajadores se quejan de no tener las protecciones de seguridad más básicas», dijo Rodríguez. «Están ganando un salario mínimo y no tienen licencia por enfermedad remunerada, y son trabajadores esenciales».

Rodríguez dijo que ha tratado de aprobar una legislación que permita a los municipios exigir licencia por enfermedad remunerada, pero la legislatura estatal ha evitado tales medidas. Ayer, el senador envió una carta al Departamento de Oportunidades Económicas y al Departamento de Salud del estado para obligarlos a redactar estándares mínimos para reabrir negocios para proteger a los trabajadores esenciales de bajos salarios.

A partir de ahora, los contratistas en el condado de Miami-Dade no están obligados a dar a sus empleados licencia por enfermedad pagada. Los comisionados del condado rechazaron una ordenanza propuesta para exigir a las compañías con contratos del condado que otorguen tiempo libre pagado a los trabajadores enfermos el  mes pasado.

Redacción de MiamiNews24 con información de NewsTime