Cangrejos gigantes invadieron parrillada familiar en Australia

168
cangrejos gigantes

Atraídos por el olor de la comida cerca de 50 cangrejos cocoteros (Birgus latro), conocidos también como cangrejo ladrón o ladrón de palmera, sorprendieron a un par de familias que se encontraban realizando una parrillada cerca a la playa en Isla de Navidad, Australia.

Los enormes crustáceos, de aspecto un tanto rudo, pero inofensivos para los humanos, fueron grabados por algunos de los integrantes de los hogares, que al contrario de sentirse aterrorizados, se mostraron curiosos y disfrutaron del contacto con los animales, en especial los niños.

Te puede interesar: Zoológico aisló a cinco loros grises por enseñar groserías al resto

De hecho, la manera tan tranquila y jovial como recibieron a sus invitados especiales, hizo que el video se viralizara en redes sociales. Para muchos usuarios fue una muestra de que se puede compartir el mismo espacio son los animales, sin necesidad de maltratarlos.

El video muestra como varios comensales siguieron disfrutando de su plato, mientras los cocoteros intentaban hacerse con un bocado.

Tras la publicación, en la página de turismo de la isla, que compartió algunas fotografías del momento tomadas por una integrante de una de las familias, se indicó que esta especie tienen un sentido del olfato increíble y que tienden a moverse más rápido cuando hay comida alrededor, aunque generalmente se trasladan lentamente.

Cangrejos gigantes en peligro de extinción

Los cocoteros son el artrópodo terrestre más pesado que existe, ya que puede llegar a pesar más de cuatro kilogramos en su edad adulta. Puede llegar a tener una longitud corporal de 40 centímetros y una envergadura de patas de un metro, aproximadamente.

Este crustáceo es reconocido por su afición a hurtar objetos brillantes, así como su capacidad de abrir cocos con sus fuertes pinzas para alimentarse. De ahí su nombre popular.

Este cangrejo ermitaño, que puede llegar a vivir entre 30 y 60 años, se alimenta principalmente de frutos, en especial cocos e higos. Sin embargo, de su dieta también hacen parte hojas, huevos de tortuga, cadáveres de animales y sus caparazones, que se cree que le aportan calcio. Debido a su pobre visión, detectan a sus enemigos por las vibraciones del suelo.

Esta especie está catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) como vulnerable a la extinción; debido a que no existen datos suficientes para determinar si es una especie en peligro de extinción. Sus principales amenazas son la reducción de su hábitat natural por cuenta de factores como el desarrollo costero y la caza de los humanos, ya que los ejemplares adultos no tienen predadores naturales.

En algunas regiones del mundo este tipo de cangrejo es una especie protegida. Como es el caso de Isla Navidad donde está prohibida su caza; por eso allí se puede observar la mayor y mejor población conservada de cocoteros del mundo.

Información de Semana  Sostenible