¡De vida o muerte! dura decisión debe tomar el águila

108
vida muerte decisión águila-Miaminews24
Foto: Referencial

El águila tiene una dura decisión que tomar, si  rendirse a las alas de la muerte o aferrarse a la vida a través de un doloroso proceso.

Sea como sea es indiscutible que el águila, con su majestuosidad, encarna en casi todas las culturas la victoria, la grandeza o el poder.

Te puede interesar: ¡Mayoría de votos a favor! uso de máscaras en colegios de Broward

De vida o muerte: dura decisión que debe tomar el águila

Las águilas son las aves con mayor longevidad de su familia de especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, sus uñas están demasiado largas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta; su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando a su pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas por el grosor de sus plumas. Volar se hace una tarea difícil.

Entonces, tiene solamente dos alternativas: dejarse morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará unos ciento cincuenta días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido improvisado cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar; después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo.

Debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Y cuando las nuevas uñas empiecen a nacer, comenzará a arrancarse las plumas viejas.

Luego de esos cinco meses, sale triunfante en un vuelo de renovación, a vivir 30 años más.

Enseñazas que nos deja el proceso del águila

Situaciones parecidas nos suceden a lo largo de la vida, hay momentos en los que parece que ya hemos dado todo lo que teníamos; pareciera como si hubiéramos agotado nuestra creatividad y que ya no tenemos mucho que aportar a nuestra vida, a nuestro trabajo o a nosotros mismos.

Nuestra vida se torna gris y envejecida, ¡Estamos en un punto de inflexión! O nos transformamos como las águilas o estamos condenados a morir antes de lo que quisiéramos.

Si sabemos lo que hay que hacer para aprovechar la oportunidad, ya podemos considerarnos afortunados. Sólo hay que hacerlo.

La transformación exige, primero, hacer un alto en el camino, tenemos que resguardarnos por algún tiempo. Volar hacia un lugar lejano y comenzar un proceso de renovación.

Tomando decisiones que cambiarán nuestras vidas

Solo así podremos desprendernos de ese pico demasiado grande y deformado, esas viejas uñas que no nos sirven ya para nuestro trabajo; y esas plumas incómodas para mantener la altura y dirección, y realizar en unos días, ese vuelo de renacimiento y de victoria.

Y ¿cuáles son ese pico, plumas y uñas de las que tenemos que desprendernos? Cada uno puede identificarlas fácilmente en sus vidas: son aquellas actitudes, vicios y costumbres; que nos impiden el cambio, que nos atan al pasado, a la mediocridad o a la falta de ánimo para empezar a hacerlo mejor.

En otros casos puede tratarse de resentimientos, complejos, tradiciones y recuerdos que nos nublan la vista y la capacidad de ser objetivos no solo con lo que nos rodea; si no incluso con nosotros mismos.

Porque solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el valioso resultado que siempre nos trae la renovación de uno mismo.

Los cambios nunca han resultado fáciles para nadie pero si los has pensado lentamente la decisión merecerá la pena.

Con información de: EOI.es |Foto|Cortesía|Referencial

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste link https://wa.me/message/RTD2LBONJQ7AF1

También estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficial