El comercio mundial se atasca por bloqueos en la cadena de suministros

47
comercio mundial atasca
Foto: Cortesía

La naviera más importante del mundo Maersk, asegura que no se ve el final de la crisis de contenedores; mientras la empresa danesa, apodada la dueña de los mares, publica sus mejores resultados financieros desde 2014.

Con el pasado trimestre siendo el más rentable de su historia, no parecen vislumbrar el final de esta crisis de suministros a medida que todas las empresas quieren aumentar sus stocks para intentar paliar los efectos de la falta de suministros.

Te puede interesar: Las nuevas empresas del sur de la florida recaudan un récord de $ 24 mil millones en 2021

La naviera más grande del mundo en número de contenedores ha visto como el número de estos en circulación crecía sólo un 7 %, pero una vez en los puertos, tardan en ser descargados y distribuidos.

 No es solo una cuestión de contenedores, es un problema de toda la cadena de suministros.

El año pasado, la economía mundial se paralizó. Este año ha vuelto a ponerse en marcha; según el último informe de Bloomberg Economics, no se ve el final de la crisis a corto plazo, “por la incapacidad del mundo para encontrar una solución rápida y cómo en algunas regiones la crisis de 2021 sigue empeorando”.

La falta de suministros lleva a un aumento de los precios. Los supermercados con estantes vacíos, puertos donde los barcos están atascados lejos de la costa o fábricas de coches donde la producción se ve frenada por la falta de microchips.

 En todos estos casos, el aumento de los precios de casi todo es inevitable.

Detrás del atasco de la cadena de suministros se encuentra una mezcla de redes de transporte sobrecargadas, escasez de mano de obra en puntos clave donde se produce un cuello de botella, como en los puertos estadounidenses, y una demanda en Estados Unidos superior a los niveles pre-pandemia. Una demanda, además, que se centra más en los bienes que en los servicios.

Para colmo, el problema no es sólo mover productos de una parte del mundo hacia otro. El mundo sigue intentando fabricar lo suficiente como para satisfacer la demanda.

 Los fabricantes se han visto sorprendidos por la reactivación de este año, después de haber recortado los pedidos de materias primas el año pasado, cuando los consumidores dejaron de gastar. Ahora, las materias primas no llegan a tiempo.

Y por supuesto, no podemos olvidar que la pandemia no se ha declarado por terminada. Por ejemplo, China se enfrenta a nuevos brotes de Covid-19 y responde con confinamientos selectivos, paralizando a menudo fábricas.

La crisis energética aumenta el precio del transporte

Si ha eso le añadimos su preocupante crisis energética (ha empezado a racionar los combustibles), es normal que los precios de sus fábricas estén aumentando a un ritmo anual del 10%, el más rápido desde la década de 1990.

Hasta ahora, el patrón era conocido. El aumento de la demanda impulsa el comercio, lo que hace subir el precio del transporte, las empresas de logística terminan por aumentar en exceso su capacidad, debido a la bonanza de la situación, y se produce un colapso y un descenso. Pero la pandemia ha alterado este ciclo. Incluso en medio de los signos de ralentización del crecimiento, el canal del comercio internacional nunca ha estado tan atascado.

«Para que la cadena de suministro se recupere, va a ser necesaria una cierta dosis de suerte» -evitar catástrofes meteorológicas o nuevos focos de covid- «además de tiempo e inversión para añadir más capacidad logística», asegura Simon Heaney, director de investigación de contenedores de Drewry en Londres.

Con información: bizjournals | Foto: Cortesía | Referencial

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste link https://wa.me/message/RTD2LBONJQ7AF1

También estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficial